30 sep 2020

Ir a contenido

50 años de su muerte

Las 10 mejores canciones de Jimi Hendrix

La obra del guitarrista es generosa en melodías hermosas, ritmos acelerados, demoliciones sonoras y solos de vértigo

Quim Casas

Jimi Hendrix

Jimi Hendrix

De obra corta publicada en vida, la discografía de Jimi Hendrix es generosa en momentos estelares, melodías hermosas y ritmos acelerados, demoliciones sonoras, solos de vértigo y prodigios de blues. A continuación, 10 momentos que pueden definirle.

'Get that feeling' (1965)

Una diabólica pieza de rhythm’n’blues de diez minutos de duración perteneciente a las grabaciones que el cantante de la escena de Harlem Curtis Knight hizo con Hendrix como guitarrista. No se sabe quién es más rápido, si Knight cantando o Hendrix digitando las seis cuerdas.

'Hey Joe' (1966)

Su talento para versionar temas ajenos es innegable. Esta lectura de una canción acreditada a Billy Roberts, sobre un hombre sureño que escapa a México tras asesinar a su mujer, es tan bella y personal que supera al propio original. Single de debut de la Experience.

'Foxy Lady' (1967)

El primer gran 'riff' de guitarra de Hendrix y el primero de los muchos solos agudos que vendrían. Un tema definitivo también por la manera en que Hendrix lo canta, la forma tan erótica de pronunciar las palabras ‘foxy’ y ‘lady’. Incluido en el primer disco de la Experience.

'Purple haze' (1967)

La pegada de los singles de Hendrix es incontestable. ‘Purple haze’ fue el primero en tener éxito, más en el mercado británico que en el estadounidense. Es lo más parecido a un himno hendrixiano (¡tiene tantos!) y está entre las 20 mejores canciones de la historia según ‘Rolling Stone’.

'Wild thing' (1967)

La versión de The Troggs, con sus flautas dulces, es casi un juego de niños comparado con la auténtica demolición de esta canción de Chip Taylor efectuada por Hendrix. En directo la interpretaba tirado en el suelo, tocando la guitarra con la boca y haciendo literalmente el amor con ella. Momento álgido del documental ‘Monterey Pop’, en el que acaba quemando la guitarra.

'Little wing' (1967)

Un remanso de paz en el psicodélico ‘Axis: bold as love’, segundo álbum con la Experience, y una de las más delicadas composiciones de Hendrix. De suave cadencia, corta duración, voz muy sensual, minimalista uso del xilofón y un breve solo final reducido a un espasmo de melódica belleza.

'Voodoo chile' (1968)

La más pura elegía del 'wah wah', auténtica 'jam session' grabada por la Experience para ‘Electric Ladyland’, con la contribución de Jack Casady al bajo y Steve Wimwood al órgano. Inspirada en Muddy Waters y ligada a los Black Panthers, daría pie a ‘Voodoo Child (Slight return)’.

'All along the watchtower' (1968)

Superar al original de Bob Dylan es tarea titánica, y si Hendrix no lo consiguió con esta versión, cerca estuvo de hacerlo. Su admiración por Dylan le hace interpretarla de forma reverencial, pero aportando nuevos matices. Wim Wenders realizó un corto construido alrededor de las dos versiones, ‘Alabama (2000 light years)’.

'The star spangled banner' (1969)

Piel de gallina, y no hace falta ser norteamericano ni amar la bandera de las barras y estrellas. El himno nacional estadounidense interpretado por Hendrix en solitario, con tantos efectos y disonancias como respeto, a primera hora de la mañana del último día del festival de Woodstock.

'Machine gun' (1970)

Perteneciente a uno de los discos en directo más apabullantes de la historia del rock, ‘Band of gypsys’, que recoge parte de los cuatro conciertos que Hendrix, el fogoso batería Buddy Miles y el bajista Billy Cox dieron las tardes-noche del 31 de diciembre de 1969 y el 1 de enero de 1970. Hendrix evoca con su guitarra el sonido de las metralletas en Vietnam, en plena epifanía navideña.