24 feb 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Javier Camarena: "Quiero trascender los círculos operísticos"

El tenor mexicano no se conforma con triunfar entre los fans de la lírica que han agotado desde hace días las entradas para su recital en el Liceu este sábado, el primero de su gira española

Marta Cervera

Javier Camarena, en el Saló dels Miralls del Liceu.

Javier Camarena, en el Saló dels Miralls del Liceu. / MANU MITRU

Ambicioso, simpático y comprometido con las nuevas generaciones de cantantes que como él aspiran a dejarse la piel en esta carrera de fondo que es la lírica. Así es Javier Camarena, aclamado tenor mexicano que este sábado cantará en el Liceu arias de Donizetti, Bellini y Verdi pero también de Gounod y Lalo. Tras agotarse las localidades, se han puesto a la venta sillas para seguir la actuación desde el escenario, como ocurrió con Pavarotti y Kaufmann. 

-En su instagram pone 'Happy tenor'. Motivos no le faltan con su éxito.

-El éxito es fruto de un largo trabajo. Las cosas pasan por algo y todo llega en su momento. Mi recital en el Liceu, que abre una gira por España que irá a San Sebastián, Oviedo, València, Madrid y Málaga celebra 15 años de carrera. Eso son 15 años de trabajo y de disciplina a los que precedieron otros 10 de estudio porque convertir la voz en algo maravilloso requiere un gran esfuerzo. 

-¿Qué aspira para el futuro?

-A seguir trabajando. Hubo una época en la que tenía que aceptar lo que me ofrecían. Ahora puedo seleccionar yo qué quiero hacer.  Mi intención es poder seguir crecendo como artista y formarme con el repertorio que considere más conveniente.

-Pero, algún sueño tendrá.

-¡Muchos! Uno de ellos es debutar en La Scala algún día. He actuado en grandes teatros pero nunca allí. También me gustaría hacer una gira por toda Latinoamérica, que requiere tiempo, y participar en proyectos al margen del cículo operístico.

-¿A qué se refiere?

-Me gustaría trabajar con otro tipo de artistas. Uno puede quedarse con los elogios de los fans de la ópera pero hay que ir más allá. Si uno está cómodo con el nicho de teatros que ya tienen un público cautivo de ópera nada cambiará. Mi idea es trascender los círculos operísticosEl público de la ópera siempre existirá pero debe renovarse. Nuestro compromiso como cantantes es hacer llegar a las nuevas generaciones la experiencia mágica de la ópera.

-Mucha gente cree que se necesita un conocimiento previo para disfrutar de este arte...

-¡Pero no es así! Si cuando vas a ver una película no eres un experto en cine o cuando vas a un concierto de pop rock tampoco sabes de música, sólo que aquello te interesa, con la ópera hay que actuar igual. Uno va al cine porque ha visto un trailer o la publicidad de un filme. Con la ópera debería ocurrir igual. Y, una vez en el teatro, basta dejarse llevar por la música porque hay subtítulos, como ocurre en el cine. Y, si uno se emocionas, si le interesa, ya irá descubriendo más. 

-¿Una buena serie de ópera con intriga y pasión para llegar a otros públicos ayudaría?

-¡Desde luego! La ópera no está de moda porque no tiene la suficiente difusión. Y material hay para una serie porque la ópera llega a todos los ámbitos de tu vida. Implica sacrificio porque te has de entregar a ella para cantar, también es arte y luego está todo el tema de la competencia. Sería interesante hacer algo así para revalorar la figura del artista. La gente en el teatro solo ve la punta del iceberg pero no todo lo que uno ha tenido que sacrificar para estar cantando una hora y media en un recital.

-Hablando de esfuerzo y sacrificio. ¿Cuál es la situación de la ópera en su país, México?

-Siempre ha estado en una situación complicada y los presupuestos siempre recortan en cultura lo primero. El aparato burocrático tampoco ayuda. No contratamos a largo plazo y es difícil ver en cartel a estrellas internacionales. 

-¿Suele ir a menudo?

-Una vez al año más o menos. Resido en Suiza aunque en realidad estoy poco allí debido a mi profesión.

-Tanto a su paso por Barcelona con esta gira como cuando estuvo en Madrid cantando 'Il Pirata' ha aprovechado para dar clases magistrales en reconocidos centros musicales. ¿Es un deber traspasar lo aprendido?

-Cantar es compartir y compartirse. Todos tenemos fecha de caducidad y hay que abonar el terreno para las nuevas generaciones, para que surjan grandes cantanres pero no solo en el aspecto técnico o de calidad como artistas e intérpretes, también me preocupa su calidad humana porque el compromiso social es clave. 

Temas Liceu