Ir a contenido

UN GRUPO QUE ROMPE ESQUEMAS

Seward, de isla a archipiélago en su 10º aniversario

El grupo barcelonés cumple años con un programa de diez conciertos en otros tantos locales de la ciudad, rodeados de invitados, y con el estreno de su nuevo disco

Jordi Bianciotto

El grupo barcelonés Seward, fotografiados en el Teatre Antic

El grupo barcelonés Seward, fotografiados en el Teatre Antic / ÁLVARO MONGE

Hace diez años, un grupo de músicos plantaba una semilla del desconcierto con su manera distinta de enfocar la creación, la puesta en escena y el vínculo con la audiencia. Seward comenzó “como una relación entre dos personas que no está planeada y en la que van pasando cosas”, revela su percusionista, Juan R. Berbín. “Fue el público el que nos hizo continuar y convertirnos en un grupo”. Y hasta hoy, en que el cambiante artefacto celebra este 10º aniversario a su manera, con diez conciertos singulares en otros tantos locales de Barcelona.

Espectáculos distintos entre sí en los que Seward comparte el foco con una larga lista de nombres familiares. “Hemos querido dar voz a todo el mundo y trasladar el protagonismo a las personas que nos han ayudado a llegar hasta aquí”, explica Adriano Galante, cantante de este grupo que se mueve entre el rock de vanguardia y las músicas improvisadas. Seward se convierte así en un “archipiélago” regido por una tupida red de complicidades: músicos como Amidea Clotet, Iván González, Sara Fontán, Ramon Prats, Juliane Heinemann y Vicent Pérez, que se sumarán este miércoles al concierto inaugural, enfocado hacia la improvisación, en el Espai Jove Boca Nord.

Vino y postre

Le seguirán citas en Heliogàbal, la Nau Bostik, El Pumarejo, Cinemes Maldà, el Convent de Sant Agustí, Absenta del Raval, Centre Cívic Albareda, La Iguana y Vol, así como una cena de cumpleaños en Le Cucine Mandarosso en la que el grupo cocinará y se pide a los asistentes que traigan una botella de vino y un postre. Cada noche, un formato distinto y cómplices renovados: repertorio acústico, diálogo con el hip-hop, fusión con el cine..., y hasta el estreno de un grupo paralelo, Cachete. Cerrando, el día 25 presentarán el nuevo disco de Seward. En la elección de los locales hay un mensaje, ya que se trata de una mezcla de “lugares de gestión comunitaria, espacios públicos, entidades de economía social y solidaria...”, precisa Galante. “Gente independiente con la que tenemos cosas en común”.

Así ha funcionado Seward todos estos años, buscando maneras menos pautadas de ofrecer su música y asumiendo riesgos: durante un tiempo, fue aquel grupo que no tenía web. “Quedó aquella idea del grupo sin redes, pero nosotros proponíamos hacer red de otra manera”, razona Adriano Galante, convencido de que “lo que necesita la música es comunidad”. El medio fue mensaje y el público se les acercó como si se tratase de un material clandestino, compartiendo su idea de fondo: “tocar para expresarnos y encontrarnos, sin una necesidad de vender, ni de hacernos famosos, ni de abrir un Instagram”.

Con Meritxell Neddermann

Ahora, al núcleo inicial integrado por Galante, Berbín y el guitarrista Pablo Schvarzman, se suman Marcel·lí Bayer (vientos) y, desde hace unas semanas, Meritxell Neddermann (teclados y efectos sonoros), quien había compartido con miembros del grupo experiencias con Paula Grande, Martin Leiton (un ex-Seward) o Indee Styla. “Siempre oía hablar de ellos y un día los vi en directo y me impactó su energía y su libertad ordenada”, explica Neddermann, que este invierno ha publicado un disco con su hermana Judit y anuncia su debut en solitario para marzo.

Su ingreso se plasmará en el nuevo disco, que todavía no tiene título y en el que intervendrán antiguos miembros de la formación. “Tenemos grabado el cuerpo de las canciones, y ahora Meritxell, Martín (Leiton), Pablo, Jordi (Matas)..., tocarán por separado sin saber qué tocan los otros, y luego eso lo mezclaremos”, informa Adriano Galante. Suena peligroso, pero Berbín aclara: “se trata de canciones, temas, y a partir de ellos podemos sentarnos a conversar”.

Temas: Música