14 ago 2020

Ir a contenido

UN CRIMEN EN LA BARCELONA DEL REFERÉNDUM DEL 2017

La novela negra respira 'procés' de la mano de Teresa Solana

La autora barcelonesa refleja el ambiente que se vivió alrededor del 1-O en 'Octubre', un nuevo caso de la mossa d'esquadra Norma Forester

Anna Abella

La autora catalana Teresa Solana, el pasado septiembre en Barcelona. 

La autora catalana Teresa Solana, el pasado septiembre en Barcelona.  / MAITE CRUZ

Aclara Teresa Solana que ‘Octubre’ (colección Crims.cat de Alrevés) “no es una novela sobre el ‘procés’ o el 1-O”. Tampoco “un panfleto sobre el independentismo”. “Es demasiado pronto para hacer ficción sobre ello porque todavía no sabemos qué ocurrió exactamente, pero sí refleja el ambiente, sobre todo en Barcelona, desde los hechos de la ‘conselleria’ de Economía hasta el referendum. Pero pensé que sí podía mostrar esa percepción del sentimiento colectivo y el ambiente de lo que se vivió”, explica quien ha rescatado a Norma Forester, mossa d’esquadra que el lector ya conoce de 'Negres tempestes' (Premi Crims de Tinta 2009) y ‘La casa de les papallones’.

"En una novela negra, además del retrato social, el lector busca un crimen”, recuerda Solana (Barcelona, 1962). Y en ‘Octubre’ es el de un actor retirado que aparece asesinado en el barrio de Gràcia. Parece un robo, pero la víctima vivía con una identidad falsa”. De investigar el caso, en un cuerpo policial enrarecido y tensionado ante el 1-O, se encarga Forester, “una ‘outsider’, nieta de un brigadista de Manchester”, con su peculiar familia: un ‘ex’ gay, una ‘tieta’ monja y ‘hacker’, una hija de pasado okupa y ahora ‘cupaire’, un marido forense...

“La trama negra es una excusa para hablar de las relaciones familiares, de los compañeros de trabajo, con sus complicidades o animadversiones…, de la evolución de los personajes, con sus contradicciones y una gran gama de grises… eso es más interesante que el crimen”, opina. 

Reflejo de la sociedad catalana

Pero el ruido de fondo, aunque “todo es ficción”, está muy presente. “Norma es una independentista de nueva hornada, de los que nos hemos vuelto ante lo que vimos esos días, su marido no lo es. Los personajes son reflejo de la sociedad catalana. Hay mucha gente que no lo era y se ha vuelto independentista, gente con la ilusión de construir una sociedad más justa, feminista y republicana”, señala Solana, que el año pasado ganó el Roc Boronat con los relatos de ‘Matèria gris’.

"Quería desdramatizar eso de que hay familias rotas y amigos que no se hablan por el independentismo, creo que son minoría. Solo me he enfadado cuando algunos me han llamado ‘racista’ y ‘nazi’”, añade una autora que ha aparcado el humor marca de la casa desplegado en su serie de los gemelos detectives, protagonistas de ‘Drecera al paradís’ o ‘Un crim imperfecte’. “Al empezar a escribir tenía un tono serio, estaba enfadada por los presos y eso me impedía distanciarme”, aunque después, revela, sí buscó un final más humorístico.   

Solana, que vive en Oxford –“Allí, hace dos años sí se hablaba de Catalunya. Hoy solo hablan del ‘brexit’ y del cambio climático”-, viene a menudo a Barcelona. En sus novelas solo habla de barrios que conoce, “como el Eixample y Gràcia, que son más burgueses”. “No quiero escribir de barrios que no conozco donde hay más tráfico de drogas y más delincuencia”. Trabaja ahora en otra novela negra que aparcó para escribir ‘Octubre’, pero no descarta en un futuro plasmar ‘el procés’ “en un género que no sea negro”.

Andreu Martín y la atmósfera del 1-O

No es la primera autora en trasladar esa atmósfera a una trama policial. Ya se avanzaba la pasada primavera otro de los referentes del género negro catalán, Andreu Martín, que ambientaba ‘Todos te recordarán’ (Alrevés / Crims.cat) en una convulsionada capital catalana tras los atentados de las Ramblas de agosto del 2017 que transita hacia el 1-O.