Ir a contenido

UNA DOCENA DE ACTUACIONES EN FABRA I COATS

Say It Loud, un festival con red

El certamen presenta a la joven rapera Little Simz y a los legendarios cantantes de reggae Johnny Osbourne y Lone Ranger mientras reivindica el tejido de proyectos cooperativos de la ciudad que permite organizar su ya 12ª edición

Nando Cruz

La rapera Little Simz

La rapera Little Simz

“Queremos demostrar que un festival no comercial puede programar artistas de primer nivel internacional”. Con estas palabras sacan pecho los organizadores del Say It Loud. Este fin de semana se celebra la 12ª edición de un evento que no ha dejado de crecer y mutar en sintonía con su lema: ‘Ciutat-Cultura-Comunitat’. Tras unos primeros años buscando su identidad como festival de músicas negras, hoy se erige como punta del iceberg y punto de encuentro musical del tejido cooperativo y los proyectos de economía social de la ciudad.

En lo estrictamente musical, este fin de semana el recinto de Fabra i Coats acogerá una decena de actuaciones que van del reggae a la cumbia electrónica y del jazz al hip-hop. El viernes, la joven rapera inglesa Little Simz compartirá escenario con el organista de soul Delvon Lamarr, y el legendario discjockey francés Cut Killer hará vibrar el equipo de sonido de Rebelmadiaq. Y el sábado, los patriarcas jamaicanos Johnny Osbourne y Lone Ranger se turnarán el micrófono en una velada que contará con una sesión del colectivo brasileño Feminine Hifi, el sonidero mexicano de los estadounidenses Names You Can Trust y directos del joven jazzman Yussef Dayes y los colombianos Combo Chimbita.

Pocos festivales ofrecen tanta variedad de registros en apenas siete horas de programación. Y, sin embargo, no es el cartel lo que mejor define la filosofía del festival. “Say It Loud es escoger el tipo de proveedores con los que queremos tejer alianzas, es reinvindicar la Fabra i Coats como equipamiento público, es trabajar con una cerveza artesana aunque eso nos haga perder dinero al no tener ningún patrocinio privado, es hacer actividades de acceso libre el segundo fin de semana… Todo esto define nuestro modelo cultural y nuestra manera de hacer comunidad”, resume Xavi Urbano, miembro de la cooperativa Quesoni que impulsa el festival. Y, con todo ello, añade su socio Pablo Tudela, “queremos calibrar nuestro nivel de interacción con el territorio, con la ciudad”.

Antifascista y vecinal

Say It Loud es solo el buque insignia de un proyecto que expande su filosofía a lo largo del año programando conciertos veraniegos en el Pati del Districte de Nou Barris o portando la llama antifascista y vecinal de su 'sound system' a los barrios. Sus referentes no son históricos festivales extranjeros sino la librería cooperativa La Ciutat Invisible o las fiestas alternativas de Manresa. Sus aliados naturales son proyectos comunitarios como la Llobregat Block Party o el Periferia Beat; incluso festivales musicalmente tan alejados como el AM Fest. Su objetivo a corto plazo es reforzar el rol de los equipamientos públicos, cuestionando incluso si su oferta siempre tiene que ser minoritaria y localista. Su obsesión a medio plazo, contribuir a fortalecer una red de estructuras alternativas en lo económico, político y cultural. Su sueño a largo plazo, “que detrás nuestro aparezcan otros proyectos con filosofías similares”, coinciden Tudela y Urbano.

Los otros cabezas de cartel del Say It Loud son Coop 57, DiomCoop, AlterEvents, Quesoni, Sindicat de Manters, la Tremenda, La Bandolera y Garage Beer, proyectos cooperativos con los que se resuelven temas clave como la financiación, la producción, la oferta gastronómica y la cerveza artesana que se sirva. Entre la treintena de asistentes al festival que cada año se apuntan a echar una mano durante dos horas se puede encontrar al exdiputado de la CUP David Fernández o al guitarrista de la Fundación Tony Manero Lalo López. Todos estos datos definen su apuesta cultural tanto o más que su programación. Además de un festival, el Say It Loud es la gran fiesta de otoño en la que todos esos colectivos se reúnen en trno a la música, exhiben músculo y celebran un año más de resistencia en la ciudad.

Una demanda histórica

Todos estos anhelos a medio y largo plazo, topan con una cruda realidad: “Barcelona padece una falta histórica de espacios públicos en los que desarrollar proyectos no comerciales como el AM Fest o el Say It Loud, algo que ya existe en otras disciplinas”, denuncia Urbano, refiriéndose al Mercat de les Flors y a la red de teatros. Carecer de “una sala de conciertos pública con aforo para 600 en una ciudad con más de un millón y medio de habitantes” significa trabajar en equipamientos no concebidos para acoger festivales. Y eso les implica, en términos económicos, destinar el 30% del presupuesto a montar escenario y equipo de sonido, lo cual lastra toda posibilidad de rentabilidad. “Queremos demostrar que se pueden hacer las cosas de otra forma. Eso es lo que nos mueve, pero estando siempre en la excepcionalidad es mucho más difícil”, lamentan.

El lema de esta edición es ‘Ama a Coltrane. Odia al fascismo’. Y ante la presente situación política y la huelga general convocada para el viernes, el festival ha decidido retrasar los conciertos, pero no suspenderlos. Es un modo, aclaran en un comunicado, de “intentar hacer compatibles los espacios de encuentro necesarios con las movilizaciones previstas para estos días”.