Ir a contenido

CRÍTICA DE SERIE

'Years and years': el populismo en la era distópica

La inquietante serie de Russell T. Davies dibuja la ascensión populista en un contexto de caos e inseguridad

Quim Casas

Una imagen de la serie ’Years and years’.

Una imagen de la serie ’Years and years’.

'Years and years' arranca con una escena impactante, como debe ser para que una serie enganche desde el inicio. Durante un coloquio televisado, Vivienne Rook (Emma Thompson), fundadora de un laboratorio de ideas en Manchester, dice que le importan una mierda Palestina, Israel, Qatar y Yemen. Los contertulianos y la presentadora se escandalizan, así como gran parte de la audiencia, pero Vivienne ha logrado su propósito: una repercusión brutal.

Hasta el tercer episodio de los seis que dura la serie, Vivienne es un personaje esencial pero a la vez secundario. La historia se centra en la nutrida familia Lyons. Viven en casas inteligentes de un futuro que está a la vuelta de la esquina. Vemos sus problemas cotidianos, desastres sentimentales, enamoramientos y complicadas relaciones generacionales. La abuela de los cuatro hermanos ejerce aún de patriarca desde su casa en las afueras, el lugar al que de un modo u otro vuelven todos para sentirse protegidos.

El mundo empeora

El tiempo se acelera en el primer episodio. El mundo empeora al mismo tiempo que crece el pequeño Lincoln, el hijo de una de las hermanas: muere Angela Merkel, Donald Trump llega a su segundo mandato y hay un aluvión de refugiados ucranianos en el Reino Unido. También notas cómicas: se acaba de estrenar 'Guardianes de la galaxia 4'.

La tragicomedia funciona en el contexto de una distopia cotidiana. La adolescente Bethany dice a sus padres que es trans. Pero no transexual, sino transhumana. No desea ser carne y quiere convertirse en digital, vivir como información con el cerebro descargado en una nube. Y todo ello es posible, como integrar el teléfono en su propio cuerpo. Parece un episodio de 'Black mirror', relación que se refuerza con la presencia como padre de la chica de Rory Kinnear, el primer ministro que era obligado a copular con un cerdo en el episodio inaugural de 'Black mirror'.

Creada por Russell T. Davies, responsable de 'Queer as folk' y de varias temporadas de 'Doctor Who', 'Years and years' dibuja la ascensión del populismo en este contexto de caos e inseguridad. Aunque hay momentos divertidos, como la ingesta de alcohol sintético diseñado para no dejar resaca, pero que acaba con toda la familia en un penoso estado etílico, es una serie inquietante: las comparecencias del personaje de Vivienne, su forma de ganar adeptos o la secuencia del colapso bancario son tan reales hoy como en ese futuro catódico y distópico.

Temas: Críticas Series