23 oct 2020

Ir a contenido

QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Nits amb ritme: una visita a la Casa de les Punxes y un concierto al aire libre

La Casa Terradas, obra de Puig i Cadafalch, ofrece esta interesante propuesta todos los viernes de verano

Actuarán grupos de jazz, soul, rumba, boleros o manouche mientras paseamos por la azotea

Eduardo de Vicente

Aspecto de la azotea en una de las ’Nits amb ritme’.

Aspecto de la azotea en una de las ’Nits amb ritme’. / CASA DE LES PUNXES

Dentro del selecto grupo de edificios históricos modernistas barceloneses hay uno que es menos conocido que el resto porque ha sido el último en abrir sus puertas. Se trata de la Casa Terradas, más conocida como la Casa de les Punxes, una obra de Josep Puig i Cadafalch que fue rehabilitada en el 2016, año en el que también se permitió el acceso al público. Y cada verano organizan una actividad todos los viernes, Nits amb ritme, que se inicia hoy y que consiste en una breve visita por el lugar que culmina con un concierto en su espectacular azotea.


   

La hora ideal de entrada son las siete de la tarde, ya que así se puede deambular por la planta principal con tranquilidad. El recorrido está pensado para que sea un apasionante viaje por el tiempo en los aspectos artístico y cultural, a través de la historia de Catalunya y el modernismo. En otras visitas (en esta no da tiempo) hay guías de texto y audioguías en múltiples idiomas, que explican la evolución de la casa y de la familia Terradas, que la promovió, representativa de la burguesía catalana del siglo XX.

Es uno de los principales edificios modernistas de la ciudad. / RICARD FADRIQUE

Visita a una casa con un siglo de vida

La casa Terradas fue diseñada en 1905 y tiene el aspecto exterior de un castillo medieval coronado por seis torres acabadas en otras tantas agujas puntiagudas que inspiraron su denominación popular. Fue encargada por Bartomeu Terradas con la intención de que incluyera una casa para cada una de sus tres hijas: Ángela, Josefa y Rosa. De ahí que tenga tres puertas de entrada.

Todas las habitaciones del piso son diferentes. / CASA DE LES PUNXES

Durante la visita veremos el domicilio donde vivía Ángela que pasa de los 450 metros cuadrados. Podemos contemplar sus espejos, sus techos decorados con rosas, sus columnas y vitralls  mientras unos plafones nos explican la historia del edificio. Es muy luminosa y pensada para que pueda verse lo que ocurre en la calle (se ve que la familia era algo chafardera) y cada estancia es diferente. Se muestra la leyenda de Sant Jordi, sus orígenes e interpretaciones, mediante la fusión del vídeo y la animación que recrean espacios y personajes. Hay imágenes de hace un siglo y en unos paneles interactivos podemos jugar a asociar héroes con los respectivos monstruos o serpientes, buscar dónde se encuentran los dragones en los edificios modernistas o hallar dos fotos relacionadas en un memory.

Las estancias son muy luminosas y se ve perfectamente el exterior. / CASA DE LES PUNXES

Recorriendo los rincones de la azotea

Tras deambular por sus originales habitaciones estancias subiremos a la azotea, donde el modernismo llega a su máxima expresión. Vale la pena recorrerla fijándose en los detalles y subiendo a las escaleras que llevan a lo alto de les punxes, ya que cada una de ellas esconde una sorpresa como adivinar por medio del tacto los objetos que se esconden en una caja oscura o su relación con el compositor Richard Wagner. Y, sobre las 20 horas es mejor haber acabado porque empieza el concierto, que podemos disfrutar con una consumición incluida en el precio.

Podemos ver imágenes de la casa en el siglo pasado. / CASA DE LES PUNXES

Hoy inaugura el ciclo Monica Mussungo, joven cantante angoleña que dejó el mundo de la moda para dedicarse al jazz y el folk y ha sido vocalista de los grupos Nu Epoque y Salt & Soul. En esta ocasión está acompañada por el guitarrista Rubén Campo e interpretan un repertorio acústico muy variado con temas como el Glory box (Give me a reason to love you) de Portishead. La mayoría de artistas actúan un par de días, así que repetirá el 9 de agosto.


   

Rumba, boleros, soul y jazz

El viernes próximo (día 21) y el 30 de agosto podremos ver a Canela N’Drama. Es un dúo que sorprende con sus versiones y temas propios que emocionan y que conectan rápidamente con el público. Se atreven con distintos estilos: el bolero, la bossanova, la rumba o el pop. Tocará moverse. Atenea Carter (28 de junio y 26 de julio) es una cantante y compositora formada en el Taller de Músics y en la escuela JamSession de Barcelona. Una catalana con raíces sudamericanas que destacó enseguida por su extraordinaria voz. Lo suyo es el soul y el rhythm and blues.


   

El 5 de julio y el 16 de agosto subirá a las Punxes Casi el mejor trío de tu vida. No es una calificación ni una opinión, es que se llaman así. Se trata de una banda internacional compuesta por dos chicos y una joven de países diferentes: Mikha Violin (banjo y voz), Artem Zhuliev (saxo) y María Puertas (tuba). Esta combinación provoca una curiosa mezcla de estilos musicales con temas de jazz y dixieland, blues y la influencia afroamericana. De Nueva Orleans a la música de los gitanos. Su actuación es divertida y harán bailar a los asistentes. Seguro.


   

Conciertos originales y sorprendentes

Tina & Joe (12 de julio y 23 de agosto) es un dúo que interpreta un repertorio cuidadosamente seleccionado para cada ocasión. Los géneros musicales de su espectáculo varían con estilos clásicos como retro, moderno, soul, jazz, pop y rock, además de canciones más contemporáneas adaptadas a su peculiar estilo. Scaramouche no solo es el título de una novela, una película y un musical, también es una banda que podremos conocer el 19 de julio. Se reunieron en el 2016 con la intención de dar un nuevo impulso al jazz manouche. Su reto consiste en intentar aportar aires nuevos al género sin perder algunas de sus grandes virtudes, como lo son la fuerza rítmica, la improvisación y el carácter alegre y festivo de esta música de origen popular. Y todo ello con clásicos como The lady is a tramp de Rodgers y Hart.


   

La última artista seleccionada es la cubana Yadira Ferrer (2 de agosto). Tiene una formación clásica, pero aporta una gran fuerza en directo debido a su delicada voz y su estilo caribeño. El bolero es su estilo favorito y está considerada una de las voces jóvenes cubanas más prometedoras. Una estupenda propuesta para pasar el viernes aprendiendo un poco más del modernismo, disfrutando al aire libre de un buen concierto con una copita y en buena compañía. Todo muy romántico, ideal parejas.


   


   

        item
   

   

       

'Nits amb ritme'

Lugar: Casa de les Punxes (avenida Diagonal, 420).

Horarios: todos los viernes de verano de 19 a 21 horas.

Precio: de 19 (residentes en Catalunya) a 25 euros.

Más información: www.casadelespunxes.com