Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'An elephant sitting still': principio y final

El joven realizador Bo Hu, que se suicidó tras hacer el filme, se desfondó al máximo para retratar el egoismo de la sociedad china contemporánea

Quim Casas

Estrenos de la semana. Tráiler de An elephant sitting still (2018)

 
item

 

An elephant stiitng still ★★★★

Dirección: Bo Hu

Reparto: Yu Zhang, Yuchang Peng, Uvin Wang, Congxi Li, Xiang Rong Dong, Jing Guo

Título original: 'Da xiang xi di er zuo'

País: China

Duración: 230 minutos

Año: 2018

Género: Drama

Estreno: 3 de mayo 2019

La visceralidad de esta película radica en sus imágenes y en los actos y decisiones de quien las concibió, el joven cineasta chino Bo Hu. A partir de cuatro personajes cuyas historias se van más o menos entrecruzando, Hu retrata una sociedad china contemporánea en la que el egoísmo ha terminado por ser un valor al alza. Uno de los personajes es un adolescente al que hacen 'bullying' en la escuela. Otro es un anciano a quien su familia intenta por todos los medios confinar en una residencia y desposeer de la casa que es suya. Una chica menor mantiene dos relaciones complicadas y un mafioso se ha hecho el dueño de un barrio.

Vivir hoy en China no es, a tenor de lo que muestran este y otros títulos, nada agradable. La sensación, viendo el filme, es que el cineasta se desnudó al máximo y se desfondó para contar todo lo que quería contar. Y de qué manera, con una fuerza y un cuidado en las imágenes difícil de ver en otros realizadores asiáticos contemporáneos, ya de por si interesantes. La forma casi telúrica de componer los planos y los movimientos de cámara, así como la extensión del metraje, son muy adecuados para el cinismo, el abuso de poder, las miserias y la nula solidaridad que estos planos exponen.

Pese a ello, la visión que tenía Bo Hu del mundo que le había tocado vivir, además de varios enfrentamientos con los productores de la película, terminaron en depresión y, ésta, en suicidio. 'An elephant sitting still' es de este modo una inusual y única ópera prima y testamento al mismo tiempo, el nacimiento de un director muy personal y el cierre de su obra, el principio y el final.