CRÍTICA DE CINE

Crítica de '¡Shazam!': mitología y comedia superheróica

El filme consagrado a este personaje de DC Comics parece que nunca acaba de definirse, primando por lo general el tono cómico, cuando no abiertamente paródico

Estrenos de la semana. Tráiler de ’¡Shazam!’ (2019)

1
Se lee en minutos
Quim Casas

¡Shazam! ★★

Dirección:  David F. Sandberg

Reparto:  Zachary Levi, Jack Dylan Grazer, Mark Strong, Asher Angel, Grace Fulton

Título original:   'Shazam!'

País:  Estados Unidos

Duración:  132 minutos

Año:  2019

Género:  Superhéroes

Estreno:  5 de abril del 2019

El nombre de este peculiar superhéroe procede de la mitología: S de Salomón y su sabiduría; H de Hércules y la fuerza; A de Atlas y su resistencia; Z de Zeus, el dios más poderoso; A de Aquiles y su coraje, y M de Mercurio y la velocidad. En la película tiene fuerza, resistencia, poder, bastante coraje –aunque le cuesta darse cuenta– y una increíble velocidad, pero de sabiduría, lo que se dice sabiduría, escasea.

El filme consagrado a este personaje de DC Comics, conocido previamente como Capitán Marvel –antes de que DC entrara en litigio con Marvel por el nombre– y gran rival en ventas en los años 40 de los tebeos de Superman, parece que nunca acaba de definirse. Prima por lo general el tono cómico, cuando no abiertamente paródico, desde la elección del actor que encarna al protagonista, Zachary Levi, hasta el carácter bufonesco que tiene el villano de la función.

Noticias relacionadas

Este tiene otro poder, el de convocar criaturas horrendas que representan a los siete pecados capitales. Pero la pugna entre unos y otros termina siendo lo de menos. Como si fuera una de las películas de Sam Raimi sobre Spider-man, en la que exploró a conciencia las indecisiones adolescentes del alter ego del hombre araña, '¡Shazam!' se bifurca entre las heroicidades de Shazam, el pretendido mundo siniestro de su rival y los problemas de adaptación de Billy, un adolescente que ha pasado por muchas casas de acogida antes de obtener los poderes mitológicos.

El carácter más liviano que otorga la comedia, lejos de la severidad trágica de Batman o los mutantes X, permite, además de unas cuantas bromas a costa de 'Rocky', uno de los pocos logros del filme: asistir al duro aprendizaje del protagonista, a quien al principio le cuesta horrores volar, correr o controlar su fuerza. El aprendizaje resulta mejor que el superpoder.