Ir a contenido

FINALISTA DEL MAN BOOKER

'Sabrina', el gran retrato en cómic de la paranoia conspirativa de EEUU

La obra de Nick Drnaso, primera novela gráfica nominada al premio Man Booker, refleja la angustia de la sociedad actual, dominada por el poder de las redes sociales e internet

Anna Abella

El dibujante Nick Drnaso, autor de Sabrina, en su casa de Chicago.

El dibujante Nick Drnaso, autor de Sabrina, en su casa de Chicago. / CHESTER ALAMO-COSTELLO

Una joven de 27 años desaparece. Pero no es su secuestro, o su posible asesinato, la búsqueda del culpable ni los motivos del crimen lo que importa en 'Sabrina' (Salamandra Graphic), sino la devastación que su ausencia causa en las vidas de su hermana, su novio y un viejo amigo de este, tres víctimas colaterales que ven impotentes cómo las redes sociales, internet, los medios de comunicación sensacionalistas y la opinión pública se ceban en su desgracia y explotan el morbo mientras ellos experimentan en carne propia cómo cualquier desconocido se siente con derecho a opinar, juzgarles e, incluso, amenazarles. Desasosegante, tenso y asfixiante reflejo de la actual sociedad americana, la de las 'fake news' y las teorías de la conspiración, sobre todo las nacidas después de los atentados del 11-S, este segundo cómic de Nick Drnaso (1989, Palos Hills, Illinois) hizo historia el año pasado al convertirse en la primera novela gráfica nominada al Man Booker, el prestigioso premio literario a la mejor novela en lengua inglesa (que en casi medio siglo de historia han ganado autores como John Banville, Margaret Atwood e Ian McEwan). 

No ganó, pero el prestigio de codearse de igual a igual con la mejor literatura se sumó a la bendición de la crítica para aupar a este joven creador, quien desde su casa de Chicago, donde vive con su "mujer y tres gatos", responde, con timidez y modestia, que no cree merecer ese reconocimiento. "Tiendo a avergonzarme ante cualquier tipo de elogios. Irónicamente, tienen el efecto contrario en mí. Me hacen sentir peor por lo que he hecho en lugar de hacer que lo valore más". E, intentando apaciguar a quienes aún minusvaloran el mundo de la viñeta, opina que "cómic y literatura son dos formas de arte diferentes" y que sería mejor que concurrieran a los premios en categorías separadas "porque así los cómics no serían percibidos como una amenaza para la literatura".   

Paranoia, ansiedad y pesadillas

Con un dibujo minimalista, contenido, rígido y, acorde con la atmósfera emocional que transmite, de fríos colores pastel, 'Sabrina' surge del miedo que dominó a Drnaso a que su novia pudiera ser secuestrada cuando acababa su cómic anterior, 'Beverly' (Fulgencio Pimentel, Premio Revelación del festival de Angulema del 2018 y Premio Literario a Mejor Novela Gráfica de 'Los Angeles Times'). Le dominaron la paranoia y la ansiedad, y sufrió pesadillas recurrentes, que crecieron mientras investigaba para el cómic. 

Viñetas de 'Sabrina' / nick drnaso

Los tres protagonistas -Sandra, la desconsolada hermana que no sabe cómo lidiar con el dolor; Teddy, el deprimido novio que se encierra en sí mismo y no quiere saber nada del mundo, y el antiguo amigo de este que le acoge en su casa, Calvin, que acaba de separarse y es militar en una base aérea de Colorado- sufren las consecuencias de la desaparición y ejemplifican las angustias y terrores de muchos ciudadanos de a pie. La narración avanza a través de cómo viven a partir de entonces y cómo afrontan el acoso y la difusión de un morboso vídeo viral.      

"Personalmente tengo una curiosidad morbosa -admite Drnaso-, así que me considero culpable de caer en ese frenesí por el interés por ciertos temas espantosos, que a su vez inspiran al próximo terrorista a actuar movido por la notoriedad alcanzada. Pero si un vídeo de un asesinato aparece en internet no lo buscaré. No sé qué lleva a la gente a caer en el morbo".
 

"A pesar de la justificada antipatía hacia las teorías de la conspiración, ser escéptico y buscar explicaciones alternativas debería ser un esfuerzo noble en el contexto correcto"

En el cómic cita casos reales como las muertes sospechosas de Danny Casolaro Bill Cooper, que han alimentado las teorías de la conspiración que afirman que fueron eliminados porque sus investigaciones eran peligrosas o incómodas para poderes gubernamentales ocultos. 'Sabrina' refleja cómo la paranoia colectiva, retroalimentada en internet, cree que esos poderes oscuros son por ejemplo culpables de atentados falsos y montajes para generar miedo en los ciudadanos y así justificar políticas de limitación de libertades en pro de la seguridad. "Se ha generado una antipatía agresiva hacia las teorías de la conspiración en los últimos años, lo cual está ampliamente justificado porque desafortunadamente han sido secuestradas por charlatanes y matones extraños; pero algo que no pude abordar en el libro es que ser escéptico y buscar explicaciones alternativas debería ser un esfuerzo noble en el contexto correcto", lamenta el dibujante.

Algunos de esos charlatanes, como también aparece en 'Sabrina', han llegado al extremo de, en el tiroteo real en la escuela de primaria Sandy Hook, amenazar a los padres de los 20 niños asesinados acusándoles de ser actores en un montaje, de acusar a las víctimas de mentir. "No sé si una sociedad capaz de eso está enferma. Siempre ha habido cierta histeria, ansiedad y desconfianza, pero es natural pensar que nuestra época es única y diferente". 
 

Viñetas de 'Sabrina' / NICK DRNASO

Drnaso no está en Twitter, Facebook ni en ningna red social. "Aunque el año pasado surgieron cuestiones importantes y complejas sobre la la censura, la seguridad y la autenticidad en esas plataformas, y algunas de ellas son bastante alarmantes, aún soy optimista y creo que la generación más joven será más sensible y sensata cuando entre en las redes". Tampoco cree que fomenten, paradójicamente, la soledad entre quienes las usan por el hecho de que el contacto sea mayoritariamente virtual. "No estoy seguro de que las personas hoy estén más solas que las de generaciones pasadas y que las redes sean las culpables. Yo no estoy en esas plataformas, pero a veces me siento muy solo y desconectado, así que tal vez las redes sociales sean un mal necesario que solo necesita ser perfeccionado".

Y, a pesar del panorama que muestra 'Sabrina', no ve inquietante el uso continuo de las redes por parte de los jóvenes. "De niño, yo veía televisión todo el día, y cuando era un adolescente, pasaba todas las noches charlando en línea y navegando por Myspace. Ahora, en cambio, no tengo televisor ni teléfono inteligente, así que creo que es inútil preocuparse por los efectos a largo plazo en la vida de las redes sociales cuando la gente va a descubrirlo por su cuenta". 

Temas: Cómic Libros