Ir a contenido

LA GALA DE LOS GOYA

La historia de 'Me quedo contigo', la canción de Los Chunguitos con la que Rosalía emocionó en los Goya

El tema fue propulsado a la popularidad por la película de Carlos Saura 'Deprisa, deprisa', con cuya secuencia final se alía de forma mágica

Ramón Vendrell

Rosalía, durante su actuación.

Rosalía, durante su actuación. / REUTERS / MARCELO DEL POZO

‘Me quedo contigo’, la canción con la que Rosalía se apropió el sábado de la gala de los Goya vía discutible versión, no es una canción cualquiera. De hecho es una candidata nada desdeñable a mejor canción de amor de todos los tiempos, no solo española sino del mundo.

El número de marras formó parte de ‘Pa ti, pa tu primo’ (1980), el cuarto elepé de Los Chunguitos, si bien fue propulsado a la popularidad como consecuencia de su inclusión en la banda sonora de ‘Deprisa, deprisa’ (1981), en concreto en la devastadora secuencia final de la película, donde se alía de forma mágica con la imagen.

Película de Carlos Saura

Carlos Saura, el director de ‘Deprisa, deprisa’, dio un toque ‘arty’ al descarnado cine quinqui de José Antonio de la Loma y Eloy de la Iglesia, dos realizadores que por otro lado se parecían tanto como un curita bueno y un obispo excomulgado dispuesto a hacer saltar por los aires las convenciones morales de la España de los 80.

Toda la letra de ‘Me quedo contigo’ es inmortal, pero golpea especialmente fuerte la estrofa que dice: “Si me das a elegir / entre tú y mis ideas / que yo sin ellas / soy un hombre perdido / ay amor / me quedo contigo”.

La realeza de la rumba calorra

Junto con Los Chichos, Los Chunguitos fueron la realeza de la rumba calorra de los últimos años 70 y primeros 80, formidable género pop autóctono que todavía espera el reconocimiento definitivo. Con ellos, y muchos más, afloró con electrizante ritmo una realidad marginal.

El trío formado por los hermanos Enrique (el autor junto con Crescencio Ramos Prada de ‘Me quedo contigo’, fallecido en 1982 y sustituido por su primo Manuel), Juan y José Salazar tuvo no se sabe muy bien por qué, quizá por ser menos salvaje, más éxito allende el circuito de casetes de gasolinera que el de Jero, el del medio de Los Chichos, torrencial compositor.

Incluso llegaron Los Chunguitos a ser entrevistados y actuar largo y tendido en ‘La edad de oro’, el colmo de la vanguardia. Sí, los Salazar fueron el 5 de febrero de 1985 las estrellas del programa de TVE-2 presentado por Paloma Chamorro, emisión en la que tuvieron como secundarios a The Cars, Miquel Barceló y Azúcar Moreno, hermanas suyas. Esa posmodernidad molaba, aunque Los Chunguitos tuvieron ese día pinta de monos en la gran feria de la movida madrileña.   

Lo cierto es que ‘Me quedo contigo’ tiene poco de rumba, es más bien una canción romántica estándar interpretada solo un poco a lo bruto (nada que ver con Bambino) y con maravillosos arreglos de época (esos sintetizadores). 

Rosalía no ha sido la primera

No fue Rosalía la primera en hacer una versión de la pieza. Antes la habían versionado al menos Antonio Vega, Manu Chao, Ana D y Maria Rodés. Pero que la versionara la artista del momento para una audiencia masiva fue un acierto de la de Sant Esteve Sesrovires, no en balde funcionó como reivindicación de un episodio musical glorioso con el que España, vaya usted a saber por qué, sigue teniendo problemas de aceptación.

Solo otra canción de la misma órbita podría haber tenido en la voz de Rosalía el mismo impacto, ‘Alegría de vivir’ (1991), de Ray Heredia, formalmente emparentada con ‘Me quedo contigo’ pero mucho más sofisticada. Y con una letra (“yo la busco / y no la encuentro / alegría de vivir”) cortavenas, máxime si sabes que Heredia murió de una sobredosis de heroína al poco de grabarla.