Ir a contenido

CITA CON LA MÚSICA CLÁSICA

Jóvenes y veteranos en la Schubertíada de Vilabertran

Rosa Massagué

El barítono alemán Matthias Goerne, en Vilabertran. 

El barítono alemán Matthias Goerne, en Vilabertran.  / M. ARTALEJO

La música de Franz Schubert llegará puntual este viernes a la cita con el público fiel que año tras año acude a Vilabertran (Alt Empordà) para el festival de ‘lied’, de canción poética, dedicados al músico austriaco, aunque no solo. También acudirán con la misma fidelidad cantantes que están presentes regularmente en la Schubertíada, como el barítono Matthias Goerne, que ya es un fijo, o la mesosoprano Sarah Connolly, las sopranos Mojca Erdmann y Anna Lucia Richter, o el tenor Christian Prégardien. Y también otros que participarán por primera vez como la mesosoprano Bernarda Fink, las sopranos Lise Davidsen y Natalia Labourdette, el barítono Andres Schuen o el pianista Igor Levit.

Esta es la 26ª edición del festival. Según Jordi Roch, fundador y presidente de la Schubertiada: “En esta edición aparece con mayor claridad su manifiesto filosófico que es la combinación entre intérpretes jóvenes y veteranos”. Esta visión estará presente desde el primer momento, el de la inauguración, con la joven soprano Katharina Konradi junto al pianista Wolfram Rieger en un recital dedicado a otros compositores además de Schubert.

Rieger es otro fiel a la causa de la Schubertíada. Además de serlo desde la vertiente interpretativa, lo es de la pedagógica. Desde 1994 dirige en Barcelona un curso de interpretación de ‘lied’ para cantantes y pianistas, una iniciativa imprescindible para crear buenos intérpretes en el tan difícil arte ‘liederístico’. Algunos alumnos de la última edición del curso estarán también presentes en Vilabertran.

Misma pieza, dos voces 

Esta combinación de juventud y veteranía tendrá una manifestación muy especial querida por Roch y por los propios protagonistas como es la interpretación de una misma pieza, nada menos que los ‘Wessendock-Lieder’, de Richard Wagner, por dos voces tan distintas como son el veterano barítono Matthias Goerne (el día 21) y la joven soprano Lise Davidsen (el día 23).

Otro fijo de la casa es el Cuarteto Casals que en Vilabertran ha presentado en el pasado grandes programas como la integral de los cuartetos de cuerda de Beethoven. Este año cerrará el festival del 2 de septiembre interpretando ‘Las últimas siete palabras de Cristo en la cruz’, de Joseph Haydn, una obra que curiosamente fue un encargo de un canónigo de la catedral de Cádiz al músico austriaco. También en el terreno de la música de cámara habrá esta combinación de veteranía, los Casals,  y juventud, con el Dalia Quartet, el Cosmos Quartet y el Trio Vibrart en una demostración del buen momento de las formaciones camerísticas.

El binomio es también aplicable al público. Roch considera con razón que la Schubertiada ha logrado atraer nuevo público al género de la canción poética en la que el texto, el canto y el piano son elementos que se funden de manera inseparable. La aparición de jóvenes intérpretes es una forma de crear nuevos públicos.

La edición de este año incorpora también novedades logísticas que facilitaran la asistencia a los conciertos. Los nocturnos empezarán a las nueve de la noche, una hora antes de lo que era habitual, y habrá un servicio de autobús de ida y vuelta a Figueres, aunque no funcionará para todos los conciertos.

0 Comentarios
cargando