Ir a contenido

CRÓNICA

Compartiendo a Gossos

El grupo de Manresa celebró su 25º aniversario en el Auditori invitando a colegas como Sopa de Cabra, Els Amics de les Arts, Txarango, Dani Macaco y Lax'n'Busto

Jordi Bianciotto

Natxo Tarrés, de Gossos, en el Auditori

Natxo Tarrés, de Gossos, en el Auditori / FERRAN SENDRA

Para conmemorar su 25º aniversario, Gossos se inventaron una fórmula original: un concierto, este jueves en el Auditori, en el que sus canciones fueron interpretadas en su mayor parte por otros artistas y cuya presencia se limitó sobre todo al tramo final. Eso les permitió celebrar complicidades con colegas de la escena, pero, sobre todo, dar a entender que su música puede ser más grande que ellos y expandirse y pervivir a través de otras voces.

El grupo de Manresa ofreció una producción compleja y difícilmente repetible, con una escenografía cuidada, invitados ‘vip’ asomando por la pantalla de vídeo (Pere Arquillué, Joel Joan con Anna Sahun, Jorge Drexler) y aditivos como la veintena de integrantes de la ‘big band’ de ‘body percussion’, SSM Big Hand, que arroparon al grupo en la primera canción, ‘Solstici’. A partir de ahí, las canciones de Gossos fueron de mano en mano a través de artistas representativos de distintos perfiles, del pop y de fuera de él, y de la generación del ‘rock català’ que les amamantó hasta las quintas posteriores: ahí estuvieron Els Amics de les Arts con un ‘Rera teu’ melodioso y con teclados juguetones.

Bienvenido Pemi Fortuny

Una de las ovaciones más gordas se la llevó Lax’n’Busto, banda que atraviesa un período de inactividad y que, para alegría de sus fans históricos, reincorporó excepcionalmente a su cantante original, Pemi Fortuny. A este se le notó su hambre de escenario, devorando con ganas ‘Un món de flors i violes’ sobre bases de reggae y rock con el desenlace aullante a lo ‘Sympathy for the devil’, de los Stones. “¡Guau, rock’n’roll!”, no pudo evitar soltar Natxo Tarrés, de Gossos, cuando estos le tomaron el relevo para aliarse con Alguer Miquel, de Txarango, en ‘Voldria dir-te’.

El grupo verbenero en pleno salió luego haciendo levantar al público de sus asientos en un ‘No és nou’ con metales y un punto de desvarío. En contraste, las pulcras formas pop de Blaumut (‘Condemnats’), las voces y guitarras acústicas de Ramon Mirabet y Judit Neddermann (‘Si torno a néixer’) y el coro Vox in Heaven (‘Pensen els dies’), precediendo a la aparición de Sopa de Cabra en el sobrio rock adulto de ‘Buscant’, coronado por Gerard Quintana con un grito de “llibertat!” que alentó la espontánea réplica del público.

Bis bajo las estrellas

Y volviendo al origen de las canciones, Gossos tomaron la palabra recordando cómo en 1993 emprendieron “una aventura sin tener muy claro el destino”. Ofrecieron un pequeño concierto en sí mismo, yendo de menos a más, a través de un 'medley' con guitarras acústicas en honor a sus inicios y hasta el ‘crescendo’ emotivo de ‘Pluja d’estrelles’, con el coro Geriona, y el jamaicano ‘Corren’ sacudido por la voz de un último invitado, Dani Macaco.

Pero, tras reunir a todos los implicados de la noche en uno de sus mejores clásicos, ‘Quan et sentís de marbre’, aún hubo más: un último bis que Gossos ofrecieron fuera de la sala, en la terraza del Auditori, mostrando su cara más rockera en ‘Zenit’, ‘Lliure com l’aire’, ‘A cada pas’ y ‘La nit s’acaba’, y transmitiendo una idea de vigor y proximidad como, quizá, consignas de futuro.

Temas: Auditori Música

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.