Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

Crítica de 'Gorrión rojo': Jennifer Lawrence y el canon del espía

Un relato al que en su parte final le sobran dos de los cuatro requiebros que realiza, lo único que altera los buenos resultados de la propuesta

Quim Casas

Tráiler de Gorrión rojo (2018)

item

Gorrión rojo ★★★

Dirección: Francis Lawrence

Reparto: Jennifer Lawrence, Joel Edgerton, Jeremy Irons, Charlotte Rampling, Matthias Schoenaerts

Título original:  'Red sparrow'

País: Estados Unidos

Duración: 138 minutos

Año: 2018

Género: 'Thriller'

Estreno: 2 de marzo del 2018

Los Lawrence, Jennifer y Francis, sin parentesco alguno entre ellos pese al apellido, se conocen bien: han hecho juntos tres de las cuatro partes de Los juegos del hambre. En Gorrión rojo cambian de tercio, tema, género y estilo. Se trata de una película de espionaje que revive de manera asumida ciertos elementos clásicos (el contexto de la guerra fría, la manipulación, los agentes dobles, la sospecha permanente) con alguna y no decisiva secuencia de acción.

Es, pues, un relato más intimista que expansivo, al que en su parte final le sobran dos de los cuatro requiebros que realiza, lo único que altera la extrema funcionalidad, y buenos resultados, de la propuesta. La protagonista, en estado económico precario, con su madre enferma y su carrera como bailarina truncada a causa de un accidente en el escenario, acepta formar parte de una unidad especial del servicio de seguridad ruso. Se convierte así en un gorrión rojo, expertas agentes que emplean su cuerpo para seducir, manipular y asesinar, si conviene, a sus rivales.

Las secuencias del adiestramiento son de lo mejor de la película, ya que muestran hasta que punto se pueden deshumanizar las conciencias al mismo tiempo que, en un sobresaliente ejercicio de autocontención, la protagonista continúa preservando su identidad y sentimientos.

Lawrence, Francis, deja de lado los fuegos de artificio de otros de sus filmes (Constantine), para construir un thrillesórdido y oscuro, más mental que físico, en el que la teórica historia de amor con el agente de la CIA encarnado por Joel Edgerton es más una sugerencia que una certeza. Lawrence, Jennifer, deja atrás la tutela de David O. Russell, el director que hasta la fecha le había otorgado sus papeles más relevantes y oscarizables (El lado bueno de las cosas, La gran estafa americana, Joy) para mostrar una hierática convicción fuera del melodrama o del género fantástico.

0 Comentarios
cargando