Ir a contenido

CICLO CON 250 TEMAS

Ilker Arcayürek abre la maratón Schubert del Auditori

El ascendente tenor brilla en el inicio del ciclo de tres años del Auditori dedicado a los 'lieder' del compositor austriaco

César López Rosell

Ilker Arcayrek. 

Ilker Arcayrek. 

Impactó este verano en la inauguración de la 25ª Schubertiada de Vilabertran y volvió a hacerlo ayer en el inicio del ciclo 'Schubert lied' del Auditori, organizado en colaboración con el festival ampurdanés y el Centro Nacional de Difusión de la Música (CNDM). El joven tenor lírico lker Arcayürek, nacido en Estambul pero formado en Viena, dio el pistoletazo de salida a un proyecto que pretende ofrecer, en tres años una antología de las más destacadas y también de las menos conocidas canciones del compositor vienés. Una maratón con unos 250 temas, elegidos entre un catálogo de 600 obras, desfilarán por la Sala Oriol Martorell de la mano de los nuevos talentos de la interpretación del género y de los pianistas que, como es sabido, son tan protagonistas como los propios cantantes.

Arcayürek dominó la escena con la belleza de una voz cristalina, apoyada en una dicción y fraseo exquisitos que contribuyen a realzar la expresividad y emoción que exige la recreación estos poemas. Magnífico en los graves y en el centro, solo le falta pulir la poderosa emisión de sus agudos para alcanzar el perfecto equilibrio interpretativo. El pianista británico Simon Lepper jugó más el rol de acompañante que el de copartícipe que es el que se exige, pero se mostró siempre correcto. No está, claro, al nivel de Wolfram Rieger o Helmut Deutsch, grandes maestros del género, pero tampoco es lo que se pretende con esta oportuna apuesta. La fría iluminación de la sala, para que el público pudiera leer la traducción de los textos del programa, restó intimismo a un recital de gran intensidad poética.

Calidad de los conciertos

El tenor desgranó con extrema sensibilidad vocal, aunque escénicamente estático, la melancolía, desasosiego y tristeza del amor y el influjo de la naturaleza de unas canciones basadas, mayoritariamente, en poemas de Goethe y Mayrhofer. Páginas como ‘An die laute’ o el canto a la primavera de ‘Frühlingsglaube’, entre la veintena de piezas expuestas, resaltaron dentro de una uniforme interpretación de todos los temas seguida con un silencio religioso, propio de los avezados seguidores de Schubert que poblaban el auditorio. Estos mismos espectadores y los nuevos que se incorporen, animados por la calidad de estos conciertos con entradas a solo 20 euros, podrán oír, en este curso, al ascendente barítono alemán Samuel Hasselhom  y al pianista Renate Rohlfing (20 de diciembre), al barcelonés José Ramon Olivé y Francisco Poyato (11 de febrero) y a la soprano suiza Franzisca Heinzen y Benjamin Mead (14 de marzo).

Todos estos intérpretes, además de los que se incorporen en los próximos dos años, son el polo de atracción de una cita que pretende consolidarse entre los aficionados al ‘lied’. y que tanto Robert Brufau, de l’Auditori, como Jordi Roch y Victor Medem, de la Schubertiada, y Antonio Moral, del CNDM, pretenden consolidar ampliando la oferta del género a otros autores.