Ir a contenido

ENTREVISTA

Lita Cabellut: "No creo que sea más grotesca que la propia vida"

Poco conocida en España pero reconocidísima internacionalmente, la pintora presenta, en el Espai Volart, su primera restrospectiva en el país

Natàlia Farré

Lita Cabellut, junto a tres de las 70 obras que expone en el Espai Volart. 

Lita Cabellut, junto a tres de las 70 obras que expone en el Espai Volart.  / JORDI COTRINA

Hace años que su nombre suena internacionalmente y que su obra se cotiza alto, tanto que en el 2015 se convirtió en la artista española más valorada, tras Miquel Barceló y Juan Muñoz. Entrar en el ránking le dio cierta popularidad en España, y ahora presenta su primera retrospectiva en el país: en el Espai Volart hasta el 27 de mayo.  Es la artista plástica Lita Cabellut (Sariñena, 1961).

Es la artista española más reconocida internacionalmente y en España apenas se la conoce. ¿Le duele? Si no eres visible, si no tienes una voz, si no tienes un portal donde mostrarte, no te pueden ver. El no reconocimiento simplemente es porque no era visible. No hay nada que reprochar. 

Pero hay artistas masculinos con menos valoración que no han sufrido este olvido. ¿Ha influido su condición de mujer? Siempre ha habido un punto de machismo en el mundo del arte, igual que en todas partes. Lo vivimos constantemente todas las profesionales: La mujer tiene que andar más rápido, caminar más firme y gritar más alto; si no, no cuentan con nosotras.

Vamos a que la gente descubra su arte. ¿Qué pinta Lita Cabellut? Lita Cabellut pinta retratos. Y Lita Cabellut pinta todo el tiempo su historia, su vida, sus sentimientos, sus pasiones, sus delirios. Lita cabellut pinta a través de un retrato anónimo su propio retrato. Sería muy prepotente y arrogante pintar algo que no conozco. Modigliani decía algo muy bonito a su mujer: cuando ella le preguntaba cuándo la iba a pintar con ojos, él le respondía: "Cuando conozca tu alma". Es muy difícil pintar aquello que no se conoce.

"Lita Cabellut pinta retratos. Y pinta todo el tiempo su historia, su vida, sus sentimientos, sus pasiones, sus delirios. Lita cabellut pinta a través de un retrato anónimo su propio retrato" 

Todos estos retratos, o autorretratos, tienen un punto grotesco, ‘kitsch’, incluso doloroso... No creo que sea más grotesca que la propia vida. La vida es muy contradictoria, tiene momentos de color rosa y al mismo tiempo de negro profundo. Y mis retratos son una galería de sentimientos, contradictorios e igualitarios al mismo tiempo.  La igualdad la da el hecho de que son gente con sentimientos, y la contrariedad sale de que unos son felices y otros desgraciados. Es una ruleta: lo que te toca hoy de bueno mañana te lo servirán de malo porque la vida no es constante, está llena de momentos grotescos, momentos intensos, momentos espirituales... Intento acercarme a lo que es la vida con la honestidad de mi experiencia.

¿Por qué utiliza siempre el gran formato y agrieta las telas? Es mi técnica, el lenguaje en  el cual me puedo expresar. Es mi manera de poner puntos, comas y tildes. Mis retratos siempre cuentan una historia, son pequeños poemas visuales. No me interesa pintar un retrato, lo que me interesa es la historia que el retrato cuenta.                  

Una historia no se escribe en un día, ¿cuál es el proceso de trabajo? Constante. No tengo vida personal. Mi vida artística y mi vida personal se funden. Mientras aprendía la técnica había un pasillo entre una y otra, pero ahora que tengo las herramientas que necesito para crear ya no hay ni pasillo ni puertas. Trabajo las 24 horas del día. Mi vida en el mundo del arte se ha convertido en un estado de ser.

¿Por eso se está abriendo a nuevos formatos? Lo digo por su colaboración en la ópera 'Le siège de Corinthe' con la Fura dels Baus. Fue brutal. El lienzo y la manera tradicional de pintar se me iban quedando pequeños, y de repente apareció Carlus Padrissa, un león con voz de pájaro y una persona con una personalidad arrolladora. Yo también soy una especie de león, así que su mujer no tenía claro que la cosa pudiera acabar bien. Pero nos convertimos en dos gaviotas que volaban en armonía. Ha sido maravilloso. Vamos a seguir trabajando juntos. La próxima ópera será 'Carlos V', en el 2019.

Su vocación se despertó frente a 'Las tres gracias' de Rubens cuando era una niña. ¿Qué vio en ese cuadro? Era pura emoción, descubrir un nuevo mundo. Lo que vi fueron tres mujeres felices, sin vergüenza, confortables con su desnudez. Me agradó y me conmovió esa imagen de felicidad y de unidad. Pensé que quería estar en ese mundo, en esa tela, con ellas. Y le dije a mi madre: "Yo voy a hacer eso".

"Para mí es muy importante que se reconozca a Lita Cabellut mujer, a Lita Cabellut pintora, a Lita Cabellut como persona comprometida con su sociedad. Y se olvide a la niña de la calle" 

Tiene un profundo conocimiento de los pintores clásicos españoles y flamencos. ¿Algún preferido? Goya y sus pinturas negras. Fue un hombre muy comprometido con la sociedad y con el momento histórico que vivió. Y adoro a Vermeer, por su  delicadeza, su silencio, por ese dolor convertido en amarillos y azules.

Creo que también siente admiración por un músico, Camarón de la Isla. Sí, escucho mucho a Camarón cuando trabajo. Es muy bestia. Me ayuda a ir directamente al nivel emocional que necesito porque arrolla y remueve. Te lleva hacia abajo, hacia la nada, hacia la magia, hacia ese punto donde aparecen cosas inesperadas.

No le he preguntado por su infancia, ¿lo agradece? Muchísimo. Para mí es muy importante que se reconozca a Lita Cabellut mujer, a Lita Cabellut pintora, a Lita Cabellut como persona comprometida con su sociedad. Y se olvide a la niña de la calle. 

0 Comentarios
cargando