NOVEDAD EDITORIAL

La mirada limpia de Cesc

Un libro con 175 dibujos originales recuerda al dibujante y pintor catalán, referente del humor gráfico, a los 10 años de su muerte

Viñeta de Cesc.

Viñeta de Cesc.
Viñeta de Cesc. 
Viñeta de Cesc. 

/

Se lee en minutos

“No pretendo que mis dibujos hagan reír, ni me gustaría; prefiero hacer pensar a los que miren, e incluso que se encojan de hombros”. Con esta frase de Cesc (Francesc Vila i Rufas, Barcelona 1927-2006), referente del humor gráfico, abre el libro homenaje que acaban de coeditar Amaníaco Ediciones y Gaboche Editorial, con la colaboración de la Biblioteca de Catalunya, y que reúne 175 dibujos originales del pintor, grabador y dibujante catalán, del que el próximo jueves, 22 de diciembre, se cumplirá una década de su fallecimiento.

 

Con el título de 'Cesc', esta edición única de 500 ejemplares, ofrece un recorrido por la obra del artista, desde sus inicios, cuando en 1943 realizó su primera exposición, en el Salón de Arte Rovira de Barcelona, con dibujos acuarelados sobre la vida cotidiana, hasta su última y muy pictórica fase. Se trata de originales, algunos inéditos, en los que se aprecian las diferentes texturas de los papeles que usaba, las anotaciones a lápiz, los añadidos, los sellos o hasta marcas de celo. Son dibujos pertenecientes a coleccionistas particulares y también a instituciones, sobre todo la Biblioteca de Catalunya, donde su viuda, Concepció Martínez, cedió su fondo. 

EL ÚLTIMO TRABAJO

Entre ellos figura su último trabajo, el cartel para la 55ª feria del Llibre d’ocasió Antic i Modern y, cerrando el volumen, el chiste de despedida del 'Diari de Barcelona', publicado el 30 de junio de 1989, fecha que él mismo anotó a mano y donde se autorretrata sobre un arco iris escribiendo en el cielo “adeú-siau”. 

Algunos de los originales reproducidos en el libro pueden verse expuestos hasta el próximo 28 de enero en la librería Jaimes de Barcelona, donde se presentó el pasado martes. Después podrán visitarse virtualmente en el portal Humoristan.org. En el acto participaron los humoristas gráficos Manel Fontdevila y Jaume Capdevila, Kap. Este último atribuyó el “secreto” de este “cronista de lo cotidiano”  a su mirada limpia y pura, inocente, naïf, casi como la de un niño pequeño, sin prejuicios, que se sorprende ante lo que ve, y con la que transmitía la esencia de las cosas”. Y sin embargo, apuntan los editores, Jordi Coll y Jesús Sánchez, “sus dibujos no eran inocentes, aunque tampoco malintencionados”. 

LA GENTE

En la presentación, a la que además de la viuda del dibujante y su hijo, Agustí Vila, asistieron colegas como Kim y José Luis Martín, Fontdevila remarcó que Cesc, ese “gran dibujante de paredes y bloques de pisos”, “dibujaba a la gente, no a los políticos, porque es a la gente a la que le pasan las cosas”.    

Cesc publicó en cabeceras de prensa como 'Diari de Barcelona', 'El Correo Catalán', 'Avui' y 'Tele/Exprés', en revistas como 'Cavall Fort', 'Serra d’Or' o la sarítica británica 'Punch', e hizo trabajos para agencias extranjeras y de publicidad. 

Te puede interesar

En opinión de Kap, Cesc “disfrutaba con el dibujo” pero la profesión de humorista gráfico te hace “esclavo de la actualidad y del mensaje”. Por ello, en la última parte de su vida se decantó por la pintura, “que le ofrecía la libertad que buscaba”.   

El libro, con un prólogo del artista Perico Pastor, reproduce el discurso que leyó Cesc como académico electo de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts Sant Jordi, en 1999, y cuenta con una biografía introductoria.