ESTRENO

Ferran Carvajal recupera el espíritu de Cunningham con Trevor Carlson

El Mercat estrena 'Not a moment to soon' un mix de teatro, danza y proyecciones protagonizado por el director ejecutivo del coreógrafo

Trevor Carlson en una escena de ’Not a moment too soon’, de Ferran Carvajal.  / YOANA MIQUEL

Trevor Carlson en una escena de ’Not a moment too soon’, de Ferran Carvajal. 
Trevor Carlson en una escena de ’Not a moment too soon’, de Ferran Carvajal. 

/

2
Se lee en minutos
MARTA CERVERA / BARCELONA

Los productores son intermediarios entre los artistas y sus sueños pero Trevor Carlson fue mucho más que el director ejecutivo de la compañía del innovador coreógrafo norteamericano Merce Cunningham (1919-2009), referente de la danza contemporánea del siglo XX. Desde que se conocieron y durante los últimos 15 años de vida del artista. Recuperar el  espíritu de Cunningham a través de los recuerdos de Carlson explicados por él mismo es el objetivo de 'Not a moment to soon' (En el momento más preciso). Esta singular propuesta ideada y dirigida por el polifacético Ferran Carvajal Ferran Carvajal('Goldberg' y 'Vesalii Icones') estará en el Mercat de les Flors hasta el domingo. 

El montaje pluridisciplinar integra danza, texto, música de Jaume Manresa y videocreaciones de Miquel Àngel Raió. 'Not a moment too soon' retrata a Cunningham a partir de recuerdos íntimos y anécdotas vividas por Carlson. Por ejemplo, la vez que el coreógrafo, muy limitado físicamente, se apuntó a bailar con ayuda de su amigo una noche de fin de año. "Merce y yo reíamos mucho porque a pesar de sus años tenía un corazón joven", ha recordado. "Le cuidé hasta el final como si se tratara de mi abuelo", confiesa. Aunque Trevor habla catalán el montaje se ha concebido en su lengua materna, el inglés, será subtitulado en catalán.

DE AUSTRALIA A BARCELONA

Ferran Carvajal conoce bien su historia pues no se ha separado de Carlson desde que le conoció en el 2007 cuando le vio empujando la silla de ruedas de Cunningham en Australia. "Trabajamos con un material delicado. Me cuesta imaginar haber hecho esto sin Ferran", confiesa el protagonista de 'Not a moment to soon'.

Hacer de uno mismo en escena es de lo más complicado pero Carlson se ha entregado a tope. "Nunca imaginé que hubiera ido tan lejos. Sue entrega ha sido total", admite Carvajal. Actúa acompañado por imágenes, algunas son videocreaciones, otras son filmaciones que en su día Cunningham realizó con la cámara que Trevor le regaló. "A Merce le encantaba experimentar con ella", recuerda Carlson que en su día animó al coreografo a colaborar con el grupo musical Radiohead, el artista Robert Rauschenberg, el diseñador Romeo Gigli y el bailarín Mikhail Baryshnikov, entre otros. También fue el encargado de desarrollar el plan para cuidar del legado de Cunningham tras su muerte.

Noticias relacionadas

La escenografía, diseñada por Max Glaenzel, cuenta con un impresionante despliegue tecnológico. A parte de diversas pantallas hay seis cámaras en vivo en escena que el propio Carlson se encarga de manipular.

Pero, como apunta Albert Tola, responsable de la dramaturgia: "La sinceridad de Trevor tiene mucha fuerza pero había que buscar un equilibrio entre el texto y la palabra. El reto ha sido diseñar un texto para que pudiera ser él pero desde cierta distancia".