09 jul 2020

Ir a contenido

LA VITALIDAD DE UN AUTOR INMORTAL

Un verano con Shakespeare

Los británicos aprovechan a fondo el reclamo turístico del Bardo en el cuarto centenario de su muerte

Xavier Moret

William Shakespeare

William Shakespeare / Leemage

Lo que se lleva este verano en Gran Bretaña es Shakespeare. Sí, ya sé que murió hace 400 años, pero precisamente por esto, por la fatalidad de los números redondos, a los británicos les da por recordar la vitalidad del escritor. Y no es para menos, ya que estamos ante el dramaturgo más representado de todos los tiempos, un autor que ha logrado que Romeo, Julieta y Hamlet se hayan incorporado para siempre al imaginario popular.

En Stratford-upon-Avon, la ciudad donde nació William Shakespeare en 1564, se frotan las manos pensando en la fortuna que les cayó del cielo. Allí todo remite a Shakespeare, empezando por la casa donde nació y acabando por la tumba, en la iglesia de la Santísima Trinidad.

ALFONS RODRÍGUEZ

 En esta casa del centro de la ciudad nació y vivió su infancia William Shakespeare 

Stratford es una localidad con plácidos prados verdes a orillas del río Avon, calles tranquilas, casas bajas de época, varios teatros y miles de turistas que acuden atraídos por la marca Shakespeare. Es muy probable que sin el dramaturgo el turismo ignorara esta ciudad, pero Shakespeare lo bendice todo, hasta el extremo que venden helados y batidos con la imagen del escritor, aprovechando que Shakespeare empieza por 'shake' (batido en inglés). En los restaurantes hay platos con nombres de obras de Shakespeare y los más teatrales pueden comprar calaveras de plástico para ensayar una variación del monólogo de Hamlet. “To sell or not to sell”…

En la casa natal de Shakespeare cuentan los guías que el escritor fue el tercero de los ocho hijos de John Skakespeare, un próspero comerciante que se casó con Mary Arden. La casa es grande, con actores disfrazados que cuentan cosas de Shakespeare y con una tienda que vende obras del dramaturgo y camisetas y tazas con la imagen del genio. Las camisetas, por cierto, ganan por goleada a los libros a la hora de pasar por caja.

ALFONS RODRÍGUEZ

 Un actor acompana a los visitantes para ambientar la visita en la casa de Shakespeare.

En la bien conservada escuela King Edward VI se pueden visitar las aulas donde estudió el dramaturgo que a los 18 años se casó con Anne Hathaway, de 26 (embarazada de tres meses), con la que tuvo tres hijos. Cuenta la leyenda que Shakespeare tuvo que marcharse de Stratford cuando lo pillaron cazando un ciervo en plan furtivo. Sea cierto o no, de la década de 1580, los llamados “años perdidos”, tenemos pocas noticias de él. Lo siguiente que sabemos es que está en Londres abriéndose paso como autor teatral.

La casa de una de las hijas de Shakespeare, casada con el médico John Hall, es otro de los lugares más visitados de Stratford, junto con la iglesia de la Santísima Trinidad. En esta última, mientras el cura se esfuerza en pedir a los turistas que respeten un lugar de culto, la sesión de selfis ante la tumba es continua. No es seguro, por cierto, que Shakepeare esté bajo la lápida, pero las palabras grabadas que indican “bendito sea el hombre que respete estas piedras / y maldito el que remueva mis huesos”, han hecho que nadie ose comprobarlo.

La visita a las cercanas granjas de Anne Hathaway y Mary Arden puede completarse asistiendo a una representación de un Shakespeare en Stratford. Si no quedan entradas, siempre se puede visitar el 'backstage' de los teatros de la Royal Shakespeare Company, incluidos The Swan y The Other Place. Por cierto, es curioso observar como los guías se refieren a la obra 'Macbeth' como “the scottish play”, ya que en el mundillo teatral trae mala suerte pronunciar este nombre.

ALFONS RODRÍGUEZ

Imágenes de obras de Shakespeare, en Stratford-upon-Avon.

Si saltamos a Londres, escenario del éxito de Shakespeare, el reconstruido teatro The Globe ofrece representaciones de sus obras en un ambiente que recuerda al de la película 'Shakespeare in love', mientras que en un pub cercano, The George, puede verse todavía cómo eran las antiguas posadas, en cuyos patios se representaban obras de Shakespeare en un ambiente popular, mientras el público comía y bebía a discreción.

En la British Library una completa exposición conmemora el 400º aniversario de la muerte de Shakespeare, pero los devotos del genio harán bien en visitar lo que queda de The Rose, el teatro en el que debutó.

“Las ruinas de The Rose se descubrieron en la orilla sur del Támesis en 1989”, cuenta la actriz Suzanne Marie. “Construyeron encima un edificio de oficinas, pero conseguimos que conservaran los cimientos del teatro. Aquí representamos obras de Shakespeare para reunir el dinero necesario para poder reconstruir el teatro en el futuro”.

Y mientras Suzanne sueña, las luces que iluminan la estructura circular de las ruinas, inundadas por las humedades del río, parecen invocar el espíritu de Shakespeare, el autor fallecido hace 400 años que consiguió la paradoja de ser inmortal.