31 oct 2020

Ir a contenido

CRÓNICA DE TEATRO

'Birdie', un cautivador y poético vuelo sobre las migraciones

La Agrupación Señor Serrano fascina en el Grec con un paralelismo entre 'Los pájaros' de Hitchcock y el drama de los inmigrantes

Imma Fernández

Àlex Serrano y Pau Palacios, en ’Birdie’.

Àlex Serrano y Pau Palacios, en ’Birdie’. / PASQUAL GORRIZ

En una pantalla aparece Tippi Hedren observando despavorida cómo se va posando una bandada de pájaros sobre una alambrada. “¡Ya vienen, ya vienen!”, grita tras encerrarse a salvo en su guarida. En paralelo, una premiada fotografía de José Palazón nos recuerda otra valla, en Melilla, donde una ‘bandada’ de seres vivos intenta emprender el vuelo, mientras debajo un par de golfistas van a lo suyo: a hacer un ‘birdie’. La poética analogía entre la obra maestra de Hitchcock y el drama de la emigración golpea al espectador más que mil palabras.

Es ‘Birdie’, el nuevo trabajo de la Agrupación Señor Serrano, la magnífica e innovadora compañía barcelonesa que se ha visto forzada también a volar fuera para sobrevivir y alcanzar el merecido reconocimiento. Galardonados con el León de Plata en la Bienal de Venecia 2015, los ‘señores’ Serrano han vuelto a triunfar en el Grec (en la sala Hiroshima), donde ya cautivaron el pasado año con ‘A house in Asia’, espléndido wéstern sobre la captura de Bin Laden que el Teatre Lliure rescatará en septiembre junto a otras dos piezas del grupo.  

MAQUETAS Y VÍDEOS

Denuncia, poesía, ingenio y originalidad son de nuevo las armas del colectivo fundado por Àlex Serrano para conquistar la platea. Marionetistas de la era digital, manipulan en tiempo real vídeo, maquetas, proyecciones, sonidos..., y algunos recursos nuevos como unos sugerentes haces de luz. Es una puesta en escena de complejo engranaje que ellos dominan a la perfección y en la que interactúan tres escalas; la de los tres ‘performers’, la micro –con 2.000 figuritas de animales y bebés protagonizando los desplazamientos constantes de la vida– y la macro: la proyección en la que convergen todas las acciones. Faltan algunos ajustes en el tramo final de la obra, un cierre de mayor vuelo, como admitió Serrano tras el estreno del miércoles, al que llegaron justos de tiempo. 

Como el resto de las obras de la Agrupación, ‘Birdie’ nació de una noticia en un diario: el drástico descenso de las migraciones de aves. Luego saltó la crisis de los refugiados y los creadores empezaron a atar cabos, a buscar paralelismos y a echarle crítica, ironía y humor a una historia que se resume en cuatro palabras: la vida es movimiento. Sobre el campo de golf que tapiza el escenario (donde también se reproduce en una maqueta la fotografía de Palazón) aparecen, en escala liliputiense, decenas de bebés en fila siguiendo los pasos de dinosaurios, mamuts o gorilas por una Tierra azotada por la sequía, las guerras, la contaminación... Pese a todo, las migraciones continúan. Nada ni nadie se detiene en el cosmos. Ninguna alambrada evitará que las bandadas de pájaros sigan alzándose. Lo cuenta 'Birdie' en el vuelo más poético de este Grec.