Ir a contenido

ENTREVISTA

Carmen Machi: "Helena de Troya es la voz de muchas mujeres de hoy"

La popular actriz recala en el Teatro Goya con el aclamado monólogo 'Juicio a una zorra', de Miguel del Arco

Marta Cervera

Carmen Machi, el pasado viernes, en Ofelias, su hotel preferido en Barcelona.

Carmen Machi, el pasado viernes, en Ofelias, su hotel preferido en Barcelona. / FERRAN NADEU

La popular Carmen Machi (Madrid, 1963) regresa con su aclamado monólogo 'Juicio a una zorra'. El galardonado texto de Miguel del Arco se repone en Barcelona, esta vez en el Teatro Goya, a partir del martes. En él la mujer más bella y vilipendiada de la historia, Helena de Troya, ofrece su versión de los hechos. 

¿Cuál es el secreto del éxito de esta pieza?
El texto es una maravilla. El formato es una exposición absoluta de un ser humano desnudo a todos los niveles menos el físico. El público, que ejerce de jurado, empatiza con el dolor de una mujer muy inteligente que gestiona su dolor y transita por él con sentido del humor, aunque la obra no es una comedia.

Miguel del Arco la escribió para usted y se estrenó en el Festival de Mérida en el 2011..
Sí, y hacía dos años que no la representaba. La recuperé para ir de gira por Latinomérica y me hace mucha ilusión volver con ella a Barcelona porque es una función muy catártica. Nunca me había traspasado tanto un personaje. Emocionalmente esta obra es tremenda. Has de entregarte sin concesiones. Es teatro en estado puro con momentos verdaderamente terroríficos, pero tan bien contados que te llegan al corazón como un dardo.

En lo que va de temporada, en Barcelona se han visto monólogos de Rosa Maria Sardà, Míriam Iscla y Clara Segura. Ahora coinciden en la cartelera el suyo y el de Laia Marull. ¿Dominan las actrices el panorama actual?
Históricamente, este país ha gozado de muy buena salud en cuanto a actrices, pero ahora el peso de la mujer en la vida artística va más allá. Las mujeres están en todas partes. En los próximos dos años, el 70% de todas las películas que rodaré estarán dirigidas por mujeres. No sé si están igual de remuneradas que ellos, pero espero que sea así. Es interesante que en el panorama artístico y cultural haya una mirada femenina tan grande.

"En los próximos dos años, el 70% de las películas que rodaré están dirigidas por mujeres. No sé si están igual de remuneradas que los hombres, pero espero que sea así"

¿Es femenina la mirada de Miguel del Arco?
Totalmente. Le encantan las mujeres y conoce muy bien su alma. En su versión de 'Antígona' que se vio en el Lliure antes de Navidad asumí el rol de Creonte. Curiosamente, mucha gente no lo entendió y me decían: "Qué curioso, empiezas haciendo de hombre y acabas de mujer". Pero es que no hacía de hombre. ¡Si iba con labios y uñas pintados! Esto demuestra que todavía cuesta ver que la autoridad puede ser patrimonio de la mujer.

¿'Juicio a una zorra' es una obra feminista?
Es una función muy femenina. No trata de reivindicar nada pero habla de la mujer como víctima de una historia escrita por hombres. A Helena de Troya se la culpa de ser responsable de una guerra, es la representación absoluta del adulterio, se la acusa de mala madre y de no tener pudor al irse con el traidor porque es una ninfómana. En el texto, ella se defiende y ofrece su versión, diferente de la de Ulises y Homero. Miguel del Arco salva la dignidad de Helena.

Su único pecado, según ella, es haberse enamorado.
Helena se enamoró después de que fuera violada por señores desde que era una niña de 9 años. Y eso, contado por ella, tiene mucha fuerza. Lo interesante es que todo lo que narra la obra es tal cual. Los hechos son los que son. El autor no inventa nada pero muestra todos los intereses políticos y financieros que hay detrás. Helena de Troya representa la voz de muchas mujeres de hoy en día.

"Lo pasé muy bien con 'Aída', pero no contaba con todo lo que conlleva la popularidad [...]. Me cambió el carácter y me diagnosticaron pánico al ser humano"

¿Cómo elige sus proyectos?
La vida pasa y uno sube al carro que le apetece, si se lo puede permitir. Mi carrera es fruto del sentido común. Soy una actriz de teatro, que es mi cuna. La televisión me dio popularidad. Me lo pasé muy bien con 'Aída', pero no contaba con todo lo que conlleva la popularidad. Me apabulló el no poder salir a la calle, no poder comunicarme; me cambió el carácter y me diagnosticaron pánico al ser humano. Tuve que dejarlo.

¿Temió que 'Aída' la encasillara como actriz cómica?
No. Menos un año en que solo hice televisión, siempre compatibilicé la serie con la interpretación de grandes textos. El teatro siempre fue mi espacio de libertad. Me divierte mucho hacer drama. Mi trayectoria la ha marcado el sentido común.