Ir a contenido

SALÓN DEL CÓMIC DE BARCELONA

Milo Manara: «Caravaggio demostró respeto y compasión por las prostitutas»

El icono del cómic erótico presenta en viñetas la oscura y picaresca vida del maestro del Renacimiento

Anna Abella

Milo Manara, en una de sus anteriores visitas al salón de Barcelona. / AGUSTÍ CARBONELL

Milo Manara, en una de sus anteriores visitas al salón de Barcelona.
Viñeta de ’Caravaggio’, de Milo Manara.
Portada de ’Caravaggio’, de Milo Manara.

/

Icono indiscutible del cómic erótico, con sus sensuales y bellas féminas protagonizando historias como El clic y El perfume del invisibleMilo Manara (Luson, 1945) le ha tomado gusto al Renacimiento. Tras Los Borgia vuelve con Caravaggio. El pincel y la espada (Norma), primero de dos volúmenes sobre la convulsa vida del genio. Antes de viajar este jueves a Barcelona para encontrarse con sus lectores durante el Salón del Cómic, el dibujante italiano habla por correo electrónico sobre el pintor, de nombre real Michelangelo Merisi, autor de obras maestras con las que escandalizó y levantó ampollas en su época, como la Muerte de la Virgen, para la que se cree que usó de modelo el cadáver de una prostituta ahogada en el río Tíber.

-¿Qué le fascinó tanto de Caravaggio para querer contar su historia?

-Su vida aventurera, de picaresca, y muy apta para ser narrada en cómic; su carácter rebelde, de hombre de acción, intolerante con el poder, creador de obras maestras dramáticas y sublimes, pero también dispuesto a echar mano a la espada. Y la modernidad increíble de su pintura: trabajaba como trabajan hoy los fotógrafos o los cineastas, organizando sus cuadros no a partir de bocetos, sino directamente con los modelos, que usaba como si fueran actores, disponiendo la iluminación, componiendo la escena. También el hecho de haber introducido la vida real en su arte, incorporando las grandezas y miserias del pueblo en los grandes retablos de los altares de las iglesias, sin doblegarse ante los dogmas religiosos sino poniendo siempre en el centro la humanidad, con furor y piedad. También tengo motivos privados porque a los 18 años pasé el examen final del bachillerato artístico con muy buenas notas presentando el tema de Caravaggio. Desde entonces lo considero mi santo protector. Y tengo sus mismas iniciales, las de Michelangelo Merisi.

-¿A qué fuentes acudió para documentarse? ¿Cómo recreó, por ejemplo, escenarios como la cárcel, las calles de Roma, las tabernas...?

-Básicamente a las pinturas y grabados de la época. Hay muchas biografías de Caravaggio, pero los documentos más importantes son los interrogatorios de la policía, dado que fue arrestado e interrogado muchas veces. Pero también existen interrogatorios a otras personas que le denunciaron por haber sufrido algún daño. No sorprende conociendo su carácter impetuoso y violento.

-Las famosas mujeres de Manara son aquí mayoritariamente prostitutas. ¿Los castigos y humillaciones que cuenta en el cómic son reales?

-Existe un informe escrito del embajador de Mantua en el que se describe el castigo que recibían aquellas prostitutas que salían del barrio en el que debían permanecer encerradas (los Ortaggi). Decía así: «La pasada noche fueron apresadas varias prostitutas que se paseaban por las calles de Roma y el gobernador ha ordenado que se las desnude y se las golpee 50 veces con una sartén para castañas en la Torre de Nona, en presencia de los prisioneros, dejándolas en un estado ruinoso».

-¿Cómo se transmite erotismo ante esas mujeres maltratadas? O quería mostrar, como pone en boca de Caravaggio, que ellas no son culpables de la vida que llevan sino que lo son quienes requieren sus servicios?

-He descrito el trato que se les daba a las mujeres en la época, sin preocuparme de que los hechos fueran o no eróticos, porque no era esa mi intención. Me interesaba más resaltar la diferencia con la que las trataba Caravaggio, que frecuentaba al pueblo más humilde, las tabernas y las fondas y no los palacios del poder. El hecho de que él eligiera a prostitutas y cortesanas para representar a sus madonnas y sus santas demuestra la evidente simpatía, respeto y compasión con que las consideraba.

-Caravaggio tuvo problemas con la Iglesia por la sensualidad de sus obras ¿Cuál ve más erótica?  

-Sus problemas con la Iglesia se debieron, sobre todo, a motivos políticos. A parte del dramático caso de La muerte de la Virgen, que ordenaron que fuera quemado por herejía, tuvo que rehacer otros cuadros porque se consideraron poco convenientes: San Mateo y el ÁngelLa conversión de San Pablo... Otros fueron rechazados, como La Madonna de los  palafreneros. Aunque no tuvo una vida fácil con la Iglesia, parece que la causa de todos los rechazos fue el gran coleccionista Scipione Borghese, que así podía comprar los cuadros rechazados de Caravaggio por poco dinero.

-En el salón del 2012 dijo que en Los Borgia se había autocensurado no dibujando una escena de cama entre César Borgia y Da Vinci porque no hay pruebas de la homosexualidad de este. ¿Lo aplica a Caravaggio y la relación con su amigo Mario, uno de sus modelos? ¿Prefirió mostrar la ambigüedad sobre su sexualidad? 

-No hay ninguna prueba de su supuesta homosexualidad. Existe una acusación, posiblemente calumniosa, de su colega Giovanni Baglione, en vengaza por una poesía ferozmente satírica contra él escrita por Caravaggio. También están los famosos desnudos masculinos de Caravaggio, que son muy sensuales, pero son hechos por encargo. Sin duda podemos hablar de ambigüedad sexual en Caravaggio y yo la he simbolizado poniendo uno junto al otro los dos modelos desnudos, de espaldas, de Ana (prostituta modelo) y Mario. Pero estoy convencido de que la sensualidad y la sexualidad de Caravaggio se expresaban sobre todo en su pintura y no en sus relaciones personales.

-El carácter irascible y pendenciero de Caravaggio marcó su vida. Era su lado oscuro. ¿Tiene Manara un lado oscuro?

-Todos lo tenemos, pero aquí quería narrar su lado oscuro y no el mío.

-Si pudiera dominar a alguien con un Clic para cambiar la deriva del mundo actual, ¿a quién sería?-Tomaría de ejemplo a Caravaggio y probaría a convencer a los grandes dueños de las finanzas de que el dinero no ocupa el primer lugar en la escala de valores y que es un delito repugnante causar el sufrimiento de pueblos enteros solo para acumular dinero. Serán los más ricos del cementerio, pero para los gusanos no significará una gran diferencia...