Ir a contenido

SEGUNDA EDICIÓN DEL FESTIVAL SÂLMON

Una bailarina en la Luna

El Mercat presenta hasta el 3 de noviembre piezas de prometedores coreógrafos europeos

MARTA CERVERA
BARCELONA

Ayudar a conectar al público con creadores aún no demasiado conocidos, nacionales e internacionales, es el principal objetivo del festival Sâlmon, que hoy levanta el telón en el Mercat de les Flors. Este escaparate servirá propuestas de los artistas más prometedores de la danza europea hasta el 3 de noviembre. Las entradas se mantienen a 6 euros, como en la primera edición, para incentivar la asistencia del espectador.

La catalana Lali Ayguadé, exmiembro de la prestigiosa compañía de Akram Khan, abre la muestra en la Sala Pina Bausch con Portland, un solo coreografiado por Marcos Morau, de La Veronal. «Mi personaje está solo, acaba de llegar a la Luna y desde allí contempla la Tierra. La forma como miramos las cosas es la base de la pieza», dice Ayguadé para quien asimilar el movimiento roto y fraccionado característico de La Veronal ha sido todo un reto. «Hemos tenido que adaptarnos, yo a su estilo y Marcos a mi personalidad», reconoce encantada con su búsqueda de nuevos lenguajes. «Aunque no es un bailarín, Marcos sabe el movimiento que quiere. Lo controla todo: desde el peinado que llevo, la ropa, la escenografía... », explica Ayguadé que prepara su salto al circo contemporáneo con la compañía Baró D'Evel.

Nada tiene que ver Portland con la peculiar visión del Antiguo Testamento de Loose Collective, un original grupo austríaco integrado por músicos, bailarines y coreógrafos que también se presenta este fin de semana. Está respaldado por Modul-dance, un proyecto impulsado por 19 casas de danza europeas, entre ellas el Mercat.