31 oct 2020

Ir a contenido

SAGA DE ESTRELLAS

Mick Schumacher, en el nombre del padre... y de la madre

El hijo del campeón alemán hará su debut oficial este viernes en un GP de Fórmula Uno

Josep Viaplana

Mick Schumacher, este jueves.

Mick Schumacher, este jueves. / AP

Mick Schumacher hará su debut oficial este viernes en un GP de Fórmula Uno. El joven alemán, líder de la F2, participará por primera vez en una sesión oficial de entrenamientos en la primera tanda de libres de Nurburgring. Mick, de 21 años, hijo de Michael Schumacher, conducirá el Alfa Romeo C39 que lleva habitualmente el italiano Antonio Giovinazzi.

Se da por hecho que Mick Schumacher dará el salto a la Fórmula Uno en el próximo ejercicio y lo hará de la mano de Ferrari y dentro de la escuadra Alfa Romeo, probablemente como compañero de Kimi Raikkonen, que con 40 años es el piloto más veterano de la parrilla. El finlandés, curiosamente, fue el piloto que sustituyó a su padre en la Scuderia cuando éste decidió retirarse por primera vez a finales del 2006.

Sesión de pruebas

La semana pasada Ferrari organizó una sesión de pruebas en Fiorano para que el alemán, junto al británico Callum Iliot, de 21 años, que conducirá este viernes el Haas VF-20 de Romain Grosjean, y el ruso Robert Shwartzman, también de 21 años y que se estrenará en Abu Dhabi, se familiarizasen con los hábitos de la conducción de un monoplaza de fórmula uno y los métodos de un gran premio.

Mick Schumacher ya había estado a los mandos del SF90 en el test del año pasado en Bahrein y también ha llevado algunos de los legendarios coches que condujo su padre, incluyendo la reciente exhibición a los mandos del Ferrari F2004 en Mugello.

Un momento de ensueño

Mick Schumacher, educado, sencillo y serio como pocos, tiene un carácter ferozmente competitivo y está dedicado incansablemente a su trabajo desde que decidió pasarse a los fórmulas en el 2015. Su determinación por llegar a la cima es intensa y cautivadora, pero no le gusta dar pasos en falso y ha mostrado una enorme determinación en sus actos, tanto dentro como fuera de la pista.

No corrió bajo su propio apellido hasta que pasó a las categorías de monoplazas, puesto que cuando empezó  a correr en karts optó por competir bajo el seudónimo de Mick Betsch, usando el apellido de soltera de su madre y así pasar más desapercibido en sus primeras carreras, a las que iba acompañado de su abuelo paterno. El padre siempre le tuteló a distancia para no generarle un estrés suplementario.

Celoso de la intimidad

Michael era tan celoso de la intimidad del pequeño Mick que hizo que dejara de correr cuando salió a la luz el apellido que usaba para pasar desapercibido, pero su afición era superior y nunca dejó de rodar en el circuito de karts que tenía su abuelo en Kerpen, siempre arropado por toda la familia.

La saga de los Schumacher se perpetúa ahora con la llegada del joven Mick, que también vio como su tío Ralf disputaba 182 grandes premios, con 6 victorias y habiendo conducido para Williams, Toyota y Jordan. David, hijo de Ralf y primo de Mick, de 19 años, compite actualmente en la Fórmula 3.

Mick Schumacher, por último, siguió los pasos de su legendario padre en 2019, firmando con la Ferrari Driver Academy después de desechar una propuesta de Mercedes. El joven alemán ha construido una fuerte amistad con Sebastian Vettel, quien disfrutó de una relación similar con su padre cuando irrumpió por primera vez en la escena de la F1.