28 mar 2020

Ir a contenido

ARRANCA EL MUNDIAL DE MOTOGP

Mir: "Para pilotar estas motos, has de estar como un toro"

El piloto mallorquín se presenta, junto al catalán Àlex Rins, con el equipo Suzuki en el día previo a los primeros ensayos serios de la temporada

"Este año ya toca estar merodeando entre los cinco primeros para aprovechar la ocasión que salga para ganar", señala Mir, eufórico con su físico

Emilio Pérez de Rozas

Joan Mir, hoy, en la presentación del equipo Suzuki en el circuito de Sepang, en Malasia.

Joan Mir, hoy, en la presentación del equipo Suzuki en el circuito de Sepang, en Malasia. / ALEJANDRO CERESUELA

El mallorquín Joan Mir, que se ha presentado hoy, en el circuito de Sepang (Malasia), junto a su compañero de equipo, el catalán Àlex Rins, está seguro que este año aprovechará todo lo aprendido en su primer año como novato en la categoría de MotoGP. Para ello, Mir ha reconocido que ha trabajado durísimo en el aspecto físico para afrontar el gran reto de estar, constantemente, en el top-5 de cada gran premio.

“La verdad es que para poder pilotar estas motos, que son auténticas bestias, tienes que estar como un toro. Y, sí, estoy como un toro, pues he dedicado los dos últimos meses a trabajar muy duro mi físico, alternando el gimnasio con el esquí de montaña y todo tipo de motos, desde el motocros hasta el trial, pasando por el ‘dir-track’, que son especialidades que me encantan, pero que no puedes practicar, por prudencia, a lo largo de la temporada”, ha señalado Mir, de 22 años, que este año espera dar el gran salto.

No parar de entrenar

“Cuando hablo de hacer esquí de montaña me refiero a que, normalmente, lo que solemos hacer es ir en bicicleta de montaña, más que de carretera, que empieza a ser peligrosa, pero con la bici trabajas mucho las piernas, mientras que en el esquí de montaña trabajas todo el cuerpo e, incluso, haces movimientos con el cuerpo, con tu tronco, con los brazos, muy parecidos a los que hacemos encima de la moto y eso es muy bueno para nuestra preparación”, comenta Mir, que reconoce haber esta solo una semana y media parado en Navidad para, después, hacer alguna escapada a su querida Mallorca (él reside en Andorra) para rodar, en el coqueto trazado de Llucmajor, pegadito a Palma, con una poderosa Suzuki GSX-R.

El joven piloto mallorquín reconoce que en el año de tu debut en MotoGP no puedes hacer muchas cosas “pues te pasas los entrenamientos y carreras haciéndote con el control de la moto, aprendiendo, no solo a pilotarla, que ya es un trabajo muy complicado, como a ponerla a punto, a aprender a conocer sus sensaciones y, lo que es más importante, a saber transmitirlas a tus ingenieros”.

Mir, que considera que “estar como un toro” le permitirá aprovechar el momento ideal en todo GP, que son las últimas vueltas, considera que Suzuki ha trabajado durísimo para ofrecerle a él y a Àlex Rins una moto competitiva. “Los pilotos siempre nos quejaremos. Siempre quieres más, pero Suzuki ha trabajado duro y lo que está claro es que tanto nuestros ingenieros como la fábrica han logrado, al parecer, una moto mejor que la del año pasado, que ya era buena. Cuando ves que la gente trabaja en firme, tú llegas al circuito muy motivado. Esto no es un deporte individual, es un deporte colectivo”.

Buscando la renovación

Mir, que está ya negociando su renovación por dos años más (2021 y 2022) con Suzuki “pues las dos partes estamos muy contentos”, quiere estar este año arriba siempre. “La ilusión y lo que ya toca es pelear por entrar entre los cinco primeros en cada gran premio. Si estás ahí, seguro que, a lo largo del año, a lo largo de 20 carreras, siempre te surgirá más de una oportunidad de conseguir el podio y, quien sabe, si hasta mi primera victoria”.

Ni que decir tiene que Joan Mir, que el pasado año sufrió una caída muy fea, que le apartó de los circuitos y de la que le costó mucho, mucho, recuperarse, está esperando como agua de mayo el primer entrenamiento de la temporada, mañana, en Sepang (Malasia), “pues anuncian 70 grados de temperatura en la pista y ahí deberé de demostrar que ya me he recuperado del todo de mis pulmones. Es como si te sacaran a la pista y te dijera el jefe ‘venga, niño, demuéstranos lo mucho que has entrenado’. Pero, bueno, espero que sean algo menos de 70 grados”.

Temas Joan Mir