Ir a contenido

ÚLTIMOS ENTRENAMIENTOS DE PRETEMPORADA

Viñales y Rins brillan en la primera noche de Catar

Márquez (10º) asegura encontrarse cada día mejor de su hombro izquierdo y recuerda que Losail nunca ha sido uno de sus circuitos preferidos

Lorenzo prueba, por vez primera, su Honda y acaba en la cola de la clasificación debido a que su mano izquierda aún le duele en las curvas

Emilio Pérez de Rozas

El catalán Maverick Viñales, en el boxe del equipo Yamaha Monster.

El catalán Maverick Viñales, en el boxe del equipo Yamaha Monster. / ALEJANDRO CERESUELA

Primer día en Doha. Primer día de la noche catarí. Nada que ver con los primeros entrenamientos, hace dos semanas, en Sepang (Malasia), donde el agarre fue tan espectacular que, incluso, hubo quien dijo que la clasificación, con cuatro Ducati delante, no era cierta. Bueno, lo dijeron hasta los propios ‘ducatistas’. Hoy, en Doha, Catar, con menos agarre, mucho polvo en la pista (siempre es así el primer día de ensayos) y mucho menos agarre que en el trazado malayo, dos catalanes, Maverick Viñales (Yamaha, 1.55.051 minutos) y Alex Rins (Suzuki, a solo 0.108 segundos) consiguieron liderar la clasificación.

Detrás de ellos, cómo no, las dos ‘Desmosedici’ oficiales de Andrea Dovizioso, pero ya a casi medio segundo (a 0.499 segundos) y Danilo Petrucci (a 0.543). Luego Valentino Rossi (Yamaha) y un espectacular Tito Rabat (Ducati), que repite su gran test de Malasia. Despúes un grupito a un segundo y un poco más de Viñales, formado por Pol Espargaró (KTM), Marc Márquez (Honda), Joan Mir (Suzuki) y Aleix Espargaró (Aprilia). Y, al fondo de la clasificación, en el puesto 21, Jorge Lorenzo, que se ha subido, por vez primera, a su Honda totalmente pintada (incluso él) de Repsol y se ha quedado a dos segundos.

Jorge Lorenzo ha podido probar, hpy, por fin, su flamante Honda en Losail (Doha). / REPSOL MEDIA / jaime olivares

Viñales expresó, perdón, siguió expresando su alegría por la Yamaha que han puesto en sus manos. “Estoy muy contento, sí, porque estamos probando cosas pero, también, apretando y todo está saliendo bien. Aún creo que podemos mejorar bastante, sobre todo en velocidad punta, pero creo que vamos por el buen camino. Solo es el primer día”. Más o menos es la opinión compartida por todos, pues quedan aún dos noches para seguir probando bajo los focos que iluminarán, dentro de quince días, el espectacular arranque del Mundial de motociclismo en Losail, Doha, Catar.

"Mi hombro está mejor, mucho mejor, y no creo que sea problema para el día de la carrera, pero tenemos que mejorar, estamos lejos de los primeros"

Marc Márquez

Pentacampeón del mundo de MotoGP con el equipo Repsol Honda

“Estoy contento, sí, muy contento, sobre todo porque el hombro izquierdo cada vez está mejor y ya apenas me da problemas”, señalo Márquez, que recordó que este es un circuito que no le va muy bien ni a su estilo de pilotaje (“ya empiezo, ya, a poder pilotar como a mí me gusta”) ni a su Honda RC213V. “No creo que tenga problemas físicos cuando llegue el fin de semana del gran premio, así que habrá que trabajar duro porque estamos algo lejos de los mejores”. Márquez reconoció que tras el castigo que le infringió a su hombro en Sepang, pasó dos días malos. Es más, ha llegado a reconocer que tuvo la sensación de que “en lugar de avanzar, retrocecía en mi recuperación, pero fue un espejismo, todo volvió a su lugar pasados dos días de descanso”.

La Honda corre mucho

Por lo que hace referencia a Lorenzo, nada nuevo en alguien que aún tiene las secuelas de una lesión delicada, de una fractura difícil de soldar, pues el escafoides es uno de los huesos que más torturan a los pilotos de motos. “Estoy lejos pero no podía ser de otra manera. Vengo de la operación, la mano aún me duele en las curvas difíciles y solo tenemos tres horas de entrenamientos que, en realidad, se reduce a una. Hemos ido probando cosas, pero, sí, estoy lejos aunque tranquilo porque, vista la velocidad de la moto de Marc en la recta, tenemos motor”.

Ese fue uno de los temas de debate en el ‘paddock’ de Losail, según explica motorsport.com, que señala la sorpresa que se llevó ‘Dovi’ cuando comprobó que la moto más veloz en recta (aunque, claro, la medición no suele ser exacta, exacta) fue la Honda de Márquez, que coronó la recta a 348.4 kilómetros por hora, cuatro kilómetros por hora más veloz que la Ducati del subcampeón italiano. “Puede ser un síntoma, puede ser un síntoma, deberemos ir con cuidado y estar atentos a esa potencia”, dijo Dovizioso y no irónicamente, no.