Estudio científico

2023 será el año más cálido jamás registrado en el planeta

Un estudio advierte de que la cuenta atrás para evitar un calentamiento extremo se acelera

Naciones Unidas señala los "seis puntos de inflexión" que podrían causar "daños irreversibles" en la salud del planeta

El embalse de Darnius Boadella y el río Muga bajo los efectos de la sequía

El embalse de Darnius Boadella y el río Muga bajo los efectos de la sequía / DAVID APARICIO

Valentina Raffio

Valentina Raffio

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Hay muchas maneras de explicar qué significa y, sobre todo, qué implica el dato que encabeza esta noticia. Todavía falta un mes y medio para que acabe el año y, aun así, todo apunta a que estamos ante el año más cálido jamás registrado en el planeta. Nunca, en los más de 80 años de registros de temperaturas, los termómetros globales habían marcado cifras tan altas. Y nunca, desde que la humanidad empezó a anotar de forma sistemática la evolución del clima, habíamos vivido bajo temperaturas tan elevadas. Hacía ya meses que la comunidad científica avisaba de que nos acercábamos a este nuevo récord. Y ahora, un análisis del Servicio De Cambio Climático De Copernicus (C3S) lo confirma. El planeta acaba de alcanzar el enésimo hito indigno de celebración.

La temperatura de los últimos meses ha estado 1,43 grados por encima de lo normal

"En octubre de 2023 se han registrado anomalías de temperatura excepcionales, tras cuatro meses en los que se superaron todos los récords mundiales de temperatura. Podemos afirmar con bastante certeza que 2023 será el año más cálido desde que hay registros", afirma Samantha Burgess, directora adjunta del Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S) tras el análisis publicado este miércoles. Los registros apuntan a que este año las temperaturas han estado 1,43 grados por encima respecto al periodo preindustrial. Es decir, antes de que la humanidad alterara el clima y provocada un aumento global de las temperaturas.

La publicación de estos datos se produce a tan solo unas semanas del inicio de la cumbre del clima de Dubái (COP28). Es en este encuentro diplomático que los países de todo el mundo, reunidos bajo el paraguas de Naciones Unidas, seguirán discutiendo sobre cómo recortar sus emisiones de gases de efecto invernadero para frenar el avance de la crisis climática. Uno de los grandes objetivos de este encuentro es conseguir arrancar el compromiso global para limitar el aumento global de las temperaturas a un máximo de 1,5 grados. "Nunca ha sido tan urgente llevar a cabo medidas ambiciosas en materia climática", añade Burgess.

Calor inédito

Los registros de los últimos meses muestran hasta qué punto hemos vivido temperaturas excepcionales a lo largo de este año. El pasado mes de junio fue el más cálido jamás registrado desde al menos 1850. Julio consiguió el récord del mes más caluroso del que existen registros en el conjunto del planeta (y probablemente el más extremo de los últimos 120.000 años). Agosto se zanjó como el agosto más sofocante de la historia. Septiembre tuvo las temperaturas más atípicas para la época en casi dos siglos. Y según apunta el análisis de Copernicus, en esta misma línea, el pasado mes de octubre fue el octubre más cálido a nivel mundial desde que hay registros.


Esta subida global de las temperaturas no solo se ha reflejado en los termómetros. También ha aumentado drásticamente el riesgo de sufrir, por un lado, olas de calor extremas y sequías sin precedentes y, por el otro, inundaciones, tormentas y huracanes cada vez más voraces. Las aguas del Mediterráneo han alcanzado algunas de las cifras más altas jamás vistas. Y en los casquetes polares del planeta, la extensión del hielo se ha reducido a mínimos históricos. Estos son solo algunos de los extremos climáticos que, según advierte la comunidad científica, ponen en peligro la salud de las personas y del planeta y que necesitamos acotar de manera urgente.

"Nunca ha sido tan urgente llevar a cabo medidas ambiciosas en materia climática"

Samantha Burgess

— Directora del Servicio Copernicus

"Las naciones deben unirse para lograr la eliminación controlada y equitativa del carbón, el petróleo y el gas para así salvar el planeta y la humanidad", afirma Inger Andersen, directora ejecutiva Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente a tan solo unas semanas del arranque oficial de este encuentro diplomático clave para el futuro de nuestra especie.