Medio Ambiente

China y Estados Unidos se comprometen a cooperar contra el calentamiento global

  • Ambos países se comprometen a "reforzar la implementación" del Acuerdo de París contra la crisis climática tras una visita oficial de John Kerry a Shanghai

  • Joe Biden ha convocado a líderes de 40 países a una cumbre virtual el próximo jueves para avanzar en la lucha contra el calentamiento del planeta

Central térmica de carbón de Belchatow (Polonia), la más grande de este tipo en Europa.

Central térmica de carbón de Belchatow (Polonia), la más grande de este tipo en Europa. / Reuters

2
Se lee en minutos
Adrián Foncillas
Adrián Foncillas

Periodista

ver +

Pekín y Washington pelearán juntos contra el calentamiento global, reza el comunicado que concluye la primera visita de un alto cargo de la administración Biden a China. “Estamos comprometidos a cooperar entre nosotros y con otros países para frenar la crisis climática, que debe ser combatida con la seriedad y urgencia que exige”, señala una nota que no escasea en obviedades, buenas intenciones y generalidades. El mundo respira tras el acuerdo de los dos países que concentran casi la mitad de los gases invernaderos globales.   

La visita a Shanghái de John Kerry, encargado estadounidense de asuntos climáticos, jubila una época que no dio ni para comunicados elementales. Donald Trump se alineó con la industria petrolífera, desdeñó cualquier urgencia medioambiental, retiró a su país de los acuerdos de París de 2015 y dejó la vía libre a Pekín para que liderase la batalla global. La degradación de las relaciones bilaterales de los últimos meses, además, impidió que representantes de ambos países compartieran una mesa. El compromiso de Shanghái abre una etapa de normalidad con múltiples y fragorosos frentes geopolíticos pero con canales de comunicación abiertos para trabajar en temas de interés mutuo. “Envían el mensaje inequívoco de que cooperarán en este asunto en particular. Antes de Shanghái ni siquiera podíamos asumir ese mensaje”, se felicitaba Li Shuo, de la organización Greenpeace, citado por la agencia Reuters.  

Trudeau, Bill Gates, Obama, Hollande y Modi, en la apertura de la cumbre de París de 2015 que dio lugar al acuerdo contra el cambio climático.

/ Reuters

Del compromiso se espera que aceite los inminentes e importantes eventos sobre el cambio climático. Joe Biden, que le ha conferido la máxima prioridad, presidirá esta semana una reunión virtual a la que han sido invitados una cuarentena de líderes globales. China no ha desvelado aún si participará su presidente, Xi Jinping, en una reunión que servirá para intuir las posturas de la cumbre sobre el cambio climático que organizará este año el Reino Unido.  

Noticias relacionadas

China y Estados Unidos se comprometen en el acuerdo de Shanghái  a “mejorar sus acciones y cooperación en procesos multilaterales”, debatir sobre acciones concretas para rebajar las emisiones y ayudar a financiar el tránsito de energías contaminantes a limpias en los países en vías de desarrollo. Es un marco amplio y Kerry se afanó en endulzar el discurso. “No estamos señalando a nadie. Nosotros tenemos demasiado carbón y otros países tienen demasiado carbón, pero China es el que más tiene del mundo. Y, debido a eso, debe esforzarse”, sentó. China es, también, el país que más invierte en energías renovables del mundo y Le Yucheng, viceministro de Exteriores, recordó la semana pasada que mover la maquinaria productiva de un país de 1.400 millones de personas requiere su tiempo. “Algunos países nos están pidiendo que alcancemos nuestros objetivos antes pero no creo que sea realista”, aclaró. 

Xi anunció el año pasado que China alcanzará en 2060 la neutralidad de carbono, es decir, que los volúmenes emitidos no superen a los absorvidos por bosques u océanos. La “revolución verde” también contempla la rebaja del 18 % de emisiones de carbono por unidad económica de producción en el próximo lustro. Biden, por su parte, se ha comprometido a que Estados Unidos alcance una economía libre de emisiones en 2050.