La seguridad del depósito geológico frente al Delta del Ebro

El estudio ambiental del almacén Castor no preveía riesgo sísmico

La declaración de impacto aprobada por el Gobierno no avisa de posibles temblores

El proyecto está parado hasta que el Instituto Geográfico aclare las dudas

Se lee en minutos

SÍLVIA BERBÍS
TORTOSA

La declaración de impacto ambiental (DIA) del proyecto subterráneo de almacenamiento de gas Castor, aprobada en el año 2009 por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, no contenía ningún apartado sobre riesgos sísmicos. Según confirmaron ayer fuentes del propio ministerio, «la DIA no registra ningún epígrafe referente a ese aspecto». Ello no descarta, sin embargo, que pueda existir un informe específico sobre las previsiones sísmicas del reservorio, algo que reclamó el Observatori de l'Ebre al conocer la resolución.

La empresa Escal UGS, concesionaria del almacén ubicado en el subsuelo marino frente a la costa del delta del Ebro, mantiene sus previsiones de continuar con la inyección de gas colchón a finales de octubre y confía en que en el tiempo que resta hasta entonces el Ministerio de Industria levante la orden de paralización de las operaciones de inyección de gas decretada el pasado jueves, después de que el Instituto Geográfico Nacional (IGN) haya registrado en la zona más de 250 microseísmos desde el pasado 8 de septiembre, como informó ayer EL PERIÓDICO.

TRES AÑOS SIN RESPUESTA / El Observatori de l'Ebre trasladó en su día la consideración de que se debía «estudiar la frecuencia y magnitud de la actividad sísmica incluyendo pruebas que aseguren que las presiones debidas a la inyección no causen fracturas en las rocas». A raíz de esta reclamación, la Plataforma Ciutadana en Defensa de les Terres del Sénia presentó un recurso de alzada ante el Ministerio de Industria contra la resolución de DIA. «En ese recurso reclamamos que se nos diera traslado de un informe sísmico, sin que en estos tres años hayamos recibido respuesta», apuntó ayer la portavoz de la entidad Cristina Reverter.

Fuentes de la empresa especificaron que «la ubicación del almacén contó con la aprobación del IGN y la DIA fue aprobada por los organismos competentes cumpliendo con los requisitos reclamados». Escal UGS sostiene que «el proyecto fue diseñado para que cumpliera con todas las garantías de seguridad incluso estando a plena capacidad».

Te puede interesar

El almacén, que aprovecha la estructura geológica de un yacimiento de petróleo agotado, tiene una capacidad de 1.900 millones de metros cúbicos de gas, de los cuales 600 millones son de gas colchón, el volumen mínimo necesario para operar, que es el que se ha inyectado en los últimos meses. Falta, sin embargo, un volumen menor de gas colchón que introducir en el almacén. «Nuestras previsiones son continuar con el calendario previsto una vez el ministerio dé su conformidad», señaló la compañía.

LAS CAUSAS DE LOS TERREMOTOS / El Ministerio de Industria ha reclamado al IGN la elaboración de un informe sobre los movimientos sísmicos registrados hasta el momento. El director del instituto, Emilio Carreño, explicó ayer que el organismo prepara «un análisis exhaustivo de los datos para evaluar la situación y conocer si los temblores son debidos a la inyección de gas o a causas naturales». Carreño reconoció que «no consta en España una serie tan larga de microseísmos inducidos por el hombre. Sin embargo sí hay series mucho más largas de microseísmos por causas naturales». La serie de temblores «no significa que existan riesgos para la seguridad», según Carreño.