Memoria democrática

Tres institutos se suman al proyecto Stolpersteine en recuerdo de las personas deportadas por el nazismo

Los Stolpersteine son cubos de cemento que se colocan a ras del suelo delante de la residencia donde vivieron en libertad los afectaros del nazismo

Tres institutos se suman al proyecto Stolpersteine en recuerdo de las personas deportadas por el nazismo
5
Se lee en minutos

El alumnado de tres institutos de la ciudad ha recibido los nueve Stolpersteine dedicados a barceloneses y barcelonesas que fueron deportados por el régimen nazi. Los Stolpersteine (‘adoquines’, en alemán) forman el memorial más largo del mundo: hay más de 75.000 en más de 1.800 ciudades de veinte países, y se sitúan delante de los domicilios de las personas homenajeadas.

En los últimos meses, los y las estudiantes de cuarto de ESO y primero de bachillerato de los institutos Francisco de Goya, Quatre Cantons y XXV Olimpíada han trabajado con familiares, la Amical de Mauthausen y Otros Campos y la Amical de Ravensbrück para recuperar las biografías de estas nueve personas que vivieron en la ciudad y fueron deportadas por el régimen nazi. El proyecto ha servido también para conocer los contextos sociales e históricos que favorecieron el ascenso del fascismo y del nazismo.

Cada adoquín contiene el nombre de la persona y las fechas de nacimiento, de exilio y de deportación, e indica si la persona sobrevivió o murió. En las próximas semanas, los Stolpersteine se colocarán en los lugares donde se ha podido documentar que vivieron estas nueve personas. Así se acabará la primera experiencia del proyecto piloto Stolpersteine Barcelona, que se ampliará durante el curso 2022-2023 en cinco institutos más de la ciudad.

Estas son las historias de los nueve barceloneses y barcelonesas deportados por el régimen nazi que tendrán un Stolpersteine:

Lluis Villar Fornas

Nació en Barcelona el 6 de junio de 1900. Se alistó voluntario cuando se produjo el golpe fascista contra el Gobierno de la república. Se marchó al exilio en Francia y permaneció un tiempo en el campo de refugiados de Argelès. Se alistó a la Compañía de Trabajadores Extranjeros. Fue detenido por los alemanes y lo trasladaron al Stalag VIII-C, en Zagan (Polonia), posteriormente al XII-D, en Tréveris, y el 25 de enero de 1941 a Mauthausen. Más tarde lo trasladaron a Gusen, donde resistió hasta el 7 de diciembre, fecha en que se registró su muerte.

Florián Ibáñez Marín

Nació en Almansa (Albacete) el 27 de marzo de 1903. Después de pasar por la ciudad de Elche, llegó a la ciudad de Barcelona, donde se quedó en vivir. Florián fue un obrero anarcosindicalista que, como consecuencia de la derrota republicana, se vio obligado a exiliarse en Francia. Fue detenido por los alemanes en la primavera de 1940 y fue deportado a Mauthausen y Gusen, donde murió el 6 de septiembre de 1941.

Josep Fort Maluenda

Nació el 7 de agosto de 1892 en Barcelona. En el exilio se alistó a la 39 Compañía de Trabajadores Extranjeros. Fue detenido y trasladado al Frontstalag, en la ciudad de Belfort, y posteriormente al Stalag XI-A, en la localidad de Altengrabow. El 26 de abril de 1941 fue trasladado a Mauthausen y el 30 de junio de 1941 a Gusen, y desde allí al Castillo de Hartheim, donde murió el 29 de septiembre de 1941.

Carme Boatell Teixidó

Nació en Barcelona el 28 de julio de 1911. Cruzó la frontera y llegó a Perpiñán. Formó parte del primer grupo de la resistencia en Marsella, donde fue detenida y la trasladaron a la prisión de Baumette. En enero de 1943 fue trasladada a Reims y, posteriormente, a Ravensbrück. En junio la llevaron a Leipzig para trabajar en una fábrica de armamento. Sobrevivió al régimen y murió en Perpiñán el 31 de mayo de 1976.

Francesc Boix Campo

Nació el 31 de agosto de 1920. Afiliado a las JSUC, trabajó para la revista 'Juliol' como fotógrafo hasta que fue a luchar como voluntario a la 30.ª División. La derrota republicana lo llevó hacia Francia, a los campos de Vernet y Septfonds, donde lo destinaron a la 28 Compañía de Trabajadores Extranjeros. Lo detuvieron en Vosgos y, después de pasar por diferentes 'frontalags' y 'stalags', lo llevaron a Mauthausen. Dentro del campo participó en la tarea de robar negativos, que posteriormente se convertirían en fotografías probatorias durante los juicios de Nuremberg. Meses después, también aportó su testimonio gráfico al Tribunal Americano de Dachau. A causa de los problemas de salud que sufría como consecuencia de su paso para Mauthausen, murió en París el 7 de julio de 1951.

José Alcubierre Pérez

Nació en Barcelona el 9 de mayo de 1924. A principios de febrero de 1939 pasó a Francia con su familia, y de allí a Le Bolou, desde donde fueron transportados a la ciudad de Angulema. El 24 de agosto de 1940 fueron deportados a Mauthausen en el convoy de los 927. En el año 1944 entró a formar parte del Kommando Porschacher, destinado a trabajar en la pedrera. Desde allí tuvo un papel destacado en el camuflaje de las fotografías robadas por los republicanos. Después de la liberación continuó en el exilio francés y se estableció definitivamente en Angulema con su familia.

Sabatia Morand

Nacida en Barcelona el 25 de diciembre de 1920, en el seno de una familia judía, se marchó a París, y el 26 de febrero de 1944 fue internada en Drancy. El día 7 de marzo de 1944 fue deportada a Auschwitz en el convoy número 69. Murió en el campo polaco el 12 de marzo de 1944.

Ferran Masip Arenillas

Noticias relacionadas

Nació en Barcelona el 14 de junio de 1899. En el año 1937 se alistó a la Brigada de Milicias de Transporte. Dos años más tarde se marchó al exilio en Francia, donde fue confinado en Argelès y en Sant Ciprià. Desde allí se alistó a la Compañía de Trabajadores Extranjeros. Los alemanes lo hicieron prisionero. Primero pasó por el Frontsalag 140, en Belfort, y después al Stalag XI-B, en Fallingbostel. El 25 de enero de 1941 lo llevaron al campo de Mauthausen. El 28 de abril fue trasladado a Gusen y después volvió a Mauthausen para ser “operado”. Murió el 18 de noviembre.

Vicenç Vidrier Giménez

Nació en Torís (Valencia) el 23 de noviembre de 1900. Hacia 1920 se trasladó a vivir a Barcelona para trabajar en las oficinas de la Compañía de Tranvías. A finales de enero de 1939 se marchó al exilio. Desde el campo de Embrum fue destinado a una compañía de trabajadores extranjeros. Los nazis lo capturaron en la primavera de 1940 y lo internaron en el Frontstalag 161 y, posteriormente, en el Stalag XII-D, en Tréveris. Desde aquí fue deportado a Mauthausen y después a Gusen, donde murió el 21 de enero de 1942.