Elecciones EEUU 2024

La 'revolución' de Vivek Ramaswamy, heredero (y rival) de Trump

Trump, el ausente presente en un debate de republicanos en el que se destaca el emprendedor Vivek Ramaswamy

El emprendedor y candidato a las primarias del Partido Republicano Vivek Ramaswamy, durante una entrevista tras el primer debate.

El emprendedor y candidato a las primarias del Partido Republicano Vivek Ramaswamy, durante una entrevista tras el primer debate. / KAMIL KRZACZYNSKI / AFP

Idoya Noain

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La pregunta que nadie le hizo el pasado miércoles a Vivek Ramaswamy en el debate entre ocho aspirantes a lograr la nominación republicana para 2024 es por qué se presenta a la carrera si considera, según dijo en esa cita, que Donald Trump ha sido "el mejor presidente del siglo XXI". No habría sido una pregunta descabellada dado que Trump, que de forma estratégica y políticamente hábil decidió no acudir el debate y evitar así someterse a sus rigores, también es candidato. Más que eso: el expresidente es favorito absoluto, con más apoyo que todos sus rivales juntos y unos 40 puntos de ventaja sobre el segundo mejor situado, aún el gobernador de Florida Ron DeSantis, pese a que su campaña haga aguas.

La respuesta a ese interrogante no planteado solo la tiene Ramaswamy, que en el debate fue el primero en levantar la mano enérgicamente y sin dudar ni una milésima de segundo cuando se planteó a los presentes si apoyarían la candidatura del expresidente incluso si fuera condenado en los tribunales. Pero lo cierto es que la actuación del multimillonario inversor de 38 años sirvió para ratificarlo como el más digno heredero, en estilo y sustancia, descaro y arrogancia, del propio Trump, una versión milenial del populismo y la demagogia de extrema derecha que incluso asegura que su campaña representa el "América Primero 2.0".

El debate ha hecho que se vuelvan sobre Ramaswamy los focos y la atención que ya se habían ido intensificando gracias a su rutilante ascenso. Porque con una intensa campaña sobre el terreno (con jornadas de hasta 18 horas), una ubicua presencia mediática (con su propio podcast y días en que ha llegado a dar 30 entrevistas), así como declaraciones y posturas que generan atención y titulares, un candidato que a finales de febrero ni aparecía en la media de sondeos de Real Clear Politics y cosechaba solo un 2,5% de apoyos según Fivethirtyeight, ahora está en una cómoda tercera posición. Se acerca a DeSantis e incluso le supera en algunas encuestas.

No por nada en el entorno de equipo del gobernador de Florida habían aconsejado a este salir al debate y "golpear como un martillo" a Ramaswamy, algo que finalmente acabaron haciendo sobre todo Mike Pence, Nikki Haley y Chris Christie. Y ante los ataques como "novato", "amateur" o "sin experiencia" Ramaswamy se creció. Porque como Trump, su espejo y rival, ha irrumpido en la escena con una falta de experiencia política que contrapesa con dosis considerables de confianza en sí mismo y, también, de arrogancia y narcisimo. Se retrata como un "outsider" alejado de los aparatos y supuestamente de "intereses", aunque sus vínculos con influyentes y poderosas figuras conservadoras como Peter Thiel o Leonard Leo ponen en cuestión esa independencia de la que presume.

Biografía

Ramaswamy nació en 1985 en Cincinnati (Ohio), hijo de una psiquiatra geriátrica y un ingeniero y abogado de patentes de General Motors que llegaron a Ohio de la India. Tras un incidente en una escuela pública (donde fue empujado por un chico negro por las escaleras) ingresó en un colegio privado de los jesuitas. Luego fue a Harvard, donde estudió biología, y tras prácticas en un par de fondos de inversión y en Goldman Sachs se graduó en Derecho en Yale, donde conoció a su esposa, una cirujana de cáncer de cabeza y cuello con la que ha tenido dos hijos. Es hindú practicante.

Convertido en un inversor de capital riesgo especializado en biotecnología y farmacéuticas, fundó en 2014 Roivant Sciences y unos años después Strive Asset Management. Y este hombre raíces libertarias, que ha atribuido su conservadurismo a la réplica a la progresía de su padre y a la influencia de una profesora de piano cristiana y admiradora de Ronald Reagan,fue desarrollando una aversión radical a principios como las inversiones guiadas por principios de responsabilidad social, medioambiental y corporativa, que ve como "la mayor amenaza para la democracia".

Adepto jugador de tenis, rapero ocasional, en 2021 escribió un libro titulado 'Woke Inc' que se hizo superventas al que luego siguió "Nation of Victims". Y acabó convertido en un invitado habitual en espacios conservadores como Fox News.

Sus "verdades" y propuestas

Aunque asegura que no se ve como un guerrero cultural, Ramaswamy propone liderar "una revolución" que lleve a "un renacimiento nacional y cultural" de Estados Unidos, una nación que ve en declive por la pérdida de "orgullo, identidad y sentido del deber cívico" bajo el avance de lo que tilda de las "religiones seculares" como "covidismo, 'climatismo', globalismo e ideología de género".

Sus carteles de campaña y su mensaje orbitan alrededor de una sola idea, "verdad", pero sus "verdades" no están exentas de polémica. Afirma que "el cambio climático es un timo". Coquetea con teorías conspiratorias, insinuando que no se ha dicho la verdad sobre el asalto al Capitolio o sobre los atentados del 11-S. Ha llegado a declarar que las personas transgénero "sufren un trastorno mental" y que e la discriminación positiva por raza es un "cáncer" .

Otros de sus planteamientos y propuestas no son menos provocadores. Más allá de su defensa de volver a hacer centrales valores como "fe, patriotismo y familia (nuclear)", ha dicho que de ser presidente buscaría una enmienda constitucional para elevar la edad de voto a los 25 años, con exenciones solo para quienes desde los 18 años presten voluntariamente servicio militar o como trabajadores de emergencia o pasen una prueba de nacionalidad como la que tuvieron que pasar sus padres. Su intención si llega al Despacho Oval es también demoler el gobierno federal, eliminando el 75% del funcionariado a través de despidos masivos y eliminar el Departamento de Educación, el FBI, Hacienda y los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.

Ramaswamy, asimismo, ha asegurado que desplegaría el ejército para asegurar la frontera sur ("y en la norte si fuera necesario"). Para resolver la guerra de Ucrania y a cambio de que Rusia rompa sus alianzas con China, daría partes de Ucrania a Vladimir Putin y acordaría un veto al ingreso de Ucrania en la OTAN. Y defendería a Taiwán de una potencial agresión de Pekín solo hasta 2028, el momento en que, según sus planes, tras su primer mandato habría acabado con la dependencia estadounidense de los semiconductores chinos.