Accidente ferroviario

Al menos 38 muertos en Grecia al chocar un tren de pasajeros y un mercancías

El jefe de estación de Larissa, en el centro del país, ha quedado detenido y acusado de homicidio involuntario

El primer ministro apunta a un "trágico error humano" y el ministro de Transporte dimite para "honrar la memoria de las víctimas"

Choque mortal de trenes en Grecia

Tzekas Leonidas / Zuma Press / VÍDEO: PI STUDIOS

Montse Martínez

Montse Martínez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Grecia se ha despertado este miércoles golpeada por una trágica noticia. Al menos 38 personas han fallecido y más de 70 personas han tenido que ser hospitalizadas debido al peor siniestro ferroviario sufrido en el país heleno -uno de los más graves en Europa en la última década-, cuando un convoy de pasajeros y uno de mercancías chocaron frontalmente la noche del martes al circular por la misma vía en las inmediaciones de la localidad de Tempe, en el centro del país. En una comparecencia en televisión, el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, ha apuntado a un "trágico error humano" como causa del accidente. La detención del jefe de la estación de Larissa (Grecia central) avala esta hipótesis.

El arrestado es un hombre de 59 años y está acusado de delitos de homicidio involuntario. En su declaración ante la policia, recogida por la prensa local, el jefe de estación dijo que ordenó el cambio de vía pero que el sistema no le respondió. La repercusión del siniestro ha alcanzado también la esfera política con la dimisión del ministro de Transportes. "Es lo menos que podía hacer para honrar la memoria de las víctimas", ha dicho Kostas Karamanlis para, a reglón seguido, asumir la responsabilidad de los "fracasos de largo recorrido" del Estado. 

Los equipos de socorro han advertido desde el primer momento de que el número de fallecidos podría aumentar porque hay vagones ya inexistentes, pulverizados por la virulencia del choque. Muchos fallecidos son jóvenes que regresaban a casa tras un fin de semana largo en Tesalónica.

La investigación inicial apunta a que el tren de pasajeros, donde viajaban 350 personas recorriendo la ruta entre las localidades de Tesalónica (norte) y Larissa (centro), se ha desviado por error a otra vía por la que circulaba el convoy comercial. La fuerte colisión ha provocado que tres de los vagones con pasajeros a bordo descarrilaran y se incendiaran. El tren comercial, con ruta entre Tesalónica y Atenas, transportaba placas metálicas

Vagones pulverizados

Los dos trenes, operados por Hellenic Train, circulaban a gran velocidad cuando se produjo el impacto por lo que los respectivos conductores y otros miembros de sendas tripulaciones, claves para esclarecer los hechos, han fallecido. La extrema violencia del choque ha dejado pulverizados los primeros vagones de los dos convoyes.

Los testimonios de quienes han podido salvar la vida coinciden en descripciones como haber vivido un "terremoto" precedido por un fuerte "estruendo". "La gente comenzó a romper los cristales para salir de los vagones, el pánico era total", ha explicado un superviviente a la cadena Skai. Como su testimonio, decenas.

Las autoridades esperan tener más información sobre las causas que condujeron al siniestro cuando lleguen a sus manos las conversaciones grabadas en los críticos minutos previos al momento de la colisión. "Me comprometo a que se esclarezcan las causas de esta tragedia. Haremos todo lo posible para que no suceda nunca más una cosa como esta", dijo el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, que por la mañana se ha desplazado al lugar del siniestro.

En el marco de la investigación ordenada por la fiscalía, también han prestado testimonio otros dos funcionarios ferroviarios, mientras que el responsable de la empresa Hellenic Train ha sido interrogado por la policía.

Más de 1.000 grados centígrados

El gobernador regional de Tessalia, Kostas Agorastos, ha detallado que entre los heridos abundan las quemaduras porque los compartimentos incendiados han llegado a alcanzar temperaturas que superaban los 1.000 grados centígrados.

"Tenía la sensación de que algo no iba bien cuando nos detuvimos", ha relatado un pasajero a la cadena de televisión Mega, para añadir: "El conductor nos dijo que nos retrasaríamos unos 15 minutos porque era vía única". Seguramente, reflexiona ahora, deberían haber tardado más en salir y piensa que se ha producido un error en la coordinación.

Las labores de socorro no han sido fáciles debido a las pésimas condiciones en las que han quedado las zonas siniestradas. Alrededor de 150 bomberos y 40 ambulancias, así como efectivos del Ejército, han sido desplazados al lugar del siniestro. Grúas y mecánicos han ayudado a limpiar escombros y a levantar los vagones volcados.

Una "inimaginable tragedia". Son palabras de la presidenta griega, conmocionada, al igual que sus conciudadanos, por el suceso. El Gobierno ha declarado tres días de luto.