Violencia en Asia

Un expolicía ataca una guardería en Tailandia y mata a 37 personas, 23 de ellas niños

El autor, acusado de tráfico de drogas, ha asesinado a su familia tras el ataque y luego se ha suicidado

Masacre en una guardería de Tailandia: un expolicía mata a 34 personas, 23 de ellos niños. / AFP / VÍDEO: EFE

2
Se lee en minutos
Adrián Foncillas
Adrián Foncillas

Periodista

ver +

Un antiguo policía causó este jueves una de las peores matanzas jamás perpetradas en Tailandia, al asesinar a 37 personas, entre ellas 23 niños de entre dos y tres años de una guardería. Tras matar también a su familia, el atacante se quitó la vida. Según el balance de la policía, hay una docena de heridos, ocho de ellos de gravedad.

El exagente, Panya Khamrab, de 34 años, acudió a una guardería de la ciudad de Uthai Sawan, situada a 500 kilómetros al noreste de Bangkok, a las 12.10 PM (hora local) con un cuchillo y un arma de fuego. Una profesora embarazada de ocho meses se cuenta entre los fallecidos en el centro infantil. Una vez perpetrada la masacre, el atacante huyó en coche y atropelló a varios peatones. Y antes de quitarse la vida, segó la de su mujer y su hijo.

El hombre buscado por la matanza en Tailandia.

/ CIB THAILAND

"El hombre llegó a la hora del almuerzo y disparó cuatro o cinco tiros a los profesores. La gente pensó en un principio que eran fuegos artificiales", describió un funcionario que trabajaba en una oficina cercana a la agencia Reuters. El expolicía entró después a una habitación donde dormían los niños y los acuchilló, añadió.

Las fotografías colgadas en las redes sociales muestran los cuerpos de los niños cubiertos por sábanas ensangrentadas. Las lluvias torrenciales que asolan la provincia de Nong Bua Lamphu explican que en el centro sólo hubiera hoy una treintena de niños.

La masacre ha provocado una gran conmoción en el país y el primer ministro tailandés, Prayut Chan-ocha, ordenó una investigación urgente de la tragedia y anunció que este viernes visitará la población afectada.

Despedido por posesión de drogas

Khamrab, de 34 años, había sido despedido del cuerpo policial en junio tras haber sido arrestado seis meses antes por posesión de drogas. "Tenía que presentarse a su proceso mañana (este viernes) sobre su problema de drogas y probablemente estaba estresado y con alucinaciones (por el uso de anfetaminas)", explicó en rueda de prensa Damrongsak Kittiprapas, jefe de la policía nacional.

Según este responsable policial, "el atacante estaba en un estado de locura". Las pruebas forenses intentarán determinar si se debió al consumo de drogas. La pistola de 9 mm que utilizó fue adquirida legalmente para uso personal, añadió.

Noticias relacionadas

La masacre recuerda a la que provocó dos años atrás un soldado de 31 años en un centro comercial en la provincia nororiental de Nakhon Ratchasima. Mató a 29 personas e hirió a 58 antes de que la policía le abatiera tras un periplo de casi 17 horas. Y el mes pasado, un oficial de policía mató a tiros a dos colegas e hirió a otro en la Escuela de Guerra del Comando de Entrenamiento del Ejército en Bangkok.

Sólo Filipinas supera a Tailandia en número de homicidios con armas de fuego. El pasado año se contaban seis millones de armas, lo que revela una proporción de un arma por cada diez habitantes. Pero la prensa local ha alertado en los últimos meses de que en el país hay otros cuatro millones de armas sin registrar que los tailandeses adquieren a bajo precio y sin excesivos problemas en las redes sociales.