Elecciones 2022

Así votaron las Italias: la victoria de Meloni, en datos, claves y gráficos

Las derechas se hicieron fuertes en el norte del país favorecidas la abstención, mientras la izquierda y 5 Estrellas resistían en las ciudades y el sur

Así votaron las Italias: la victoria de Meloni, en datos, claves y gráficos
4
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +
Ricard Gràcia
Ricard Gràcia

Responsable del departamento de Infografía

Especialista en Visualización de la información, datos, mapas, diagramas... Nuevas narrativas

Escribe desde Barcelona

ver +

¿Cómo se puede explicar que Italia, uno de los países fundadores de la Unión Europea y la tercera economía del continente, se haya entregado de manera tan rotunda a la extrema derecha? La coalición conservadora, encabezada por los Hermanos de Italia de Giorgia Meloni y que incluye a la Liga de Matteo Salvini y la Forza Italia de Silvio Berlusconi, ha ganado las elecciones y tendrá una amplia mayoría en la Cámara de Diputados y en el Senado. El partido ultra ha teñido de su color toda la bota italiana, con excepciones muy puntuales, y ha desplazado sin contemplaciones al Partido Democrático y al Movimiento 5 Estrellas, aunque este último ha logrado mantener un suelo bastante significativo.

Estas son las claves, los datos y los gráficos más importantes que ayudan a entender el contundente triunfo de Meloni.

La Italia meridional, desencantada con la democracia

Italia es un país en el que la participación al voto ha sido históricamente alta. Sin embargo, a partir de 2013, la afluencia a las urnas ha empezado a descender por debajo del 80% y este fenómeno ha sido particularmente acentuado en la Italia meridional. Durante la jornada electoral del domingo, se ha mantenido esta tendencia. Calabria, Campania, Apulia, Basilicata, los Abruzos y la isla de Sicilia han registrado una abstención mayor a la de otras regiones del norte y centro del país. En el caso de Calabria, una región afectada por el desgobierno y las infiltraciones mafiosas, solo la mitad de la población (el 50,8%) de los habitantes decidieron ejercer su derecho, unos 13 puntos menos que en los anteriores comicios de 2018. Y, dentro de esta región, una de las localidades que más han sufrido el fenómeno ha sido Crotone, donde solo el 45% acudió a votar. Un reflejo de la magnitud de la desafección por las instituciones y la clase política italiana en las zonas meridionales del país.

Nápoles, aún cautivada por los 5 Estrellas

A pesar de que el Movimiento 5 Estrellas (M5E) perdió a nivel nacional más de la mitad de los votos que había obtenido en los comicios de 2018, la formación populista ha logrado mantener buena parte de su consenso en Nápoles. De hecho, en el Senado italiano, el M5S incluso conquistó a la región de Nápoles, Campania. La formación populista ha asimismo logrado hacerse con los escaños destinados a los diputados de otras localidades del sur del país, por ejemplo, los de las ciudades de Cosenza (Calabria) y Foggia (Apulia).

Las grandes ciudades, progresistas

Como también ha ocurrido en otros países, también en estas elecciones italianas se ha vuelto a ver la dicotomía ciudades versus zonas rurales. De hecho, pese a sus malos resultados en casi todo el país, la coalición liderada por el Partido Democrático (PD) ha triunfado en grandes urbes como Bolonia, Florencia, Bolzano, Turín, Génova, y Roma. En esta última ciudad incluso ganó en el barrio periférico de Tor Bella Monaca, la zona más pobre de la capital italiana, que el año pasado se convirtió en la única administrada por una coalición liderada por Hermanos de Italia. Observando aún más de cerca se ve que, además, el PD ha conseguido sus mejores resultados en las zonas céntricas de las grandes ciudades, repitiendo un patrón ya visto en otros comicios. Asimismo, en las localidades con más extranjeros hay más votos para Hermanos de Italia. Y en aquellas con mayor número de licenciados prefieren el Partido Democrático y formaciones centristas, según YouTrend.

La derecha y la ultraderecha, fortísimas en el norte

La coalición liderada por Hermanos de Italia, e integrada por Forza Italia y la Liga, ha triunfado ampliamente en las regiones del norte del país. Sin embargo, la repartición del consenso entre los socios de la coalición no se ha mantenido igual a la de otros años. En particular, se nota un traspaso del voto de la Liga a Hermanos de Italia en regiones como Lombardía, Véneto, y Piamonte, territorios históricos de los legüistas. Algo inconcebible hace cuatro años y que, según los analistas, se debe también a que Hermanos de Italia ha logrado atraer el voto de las pequeñas y medianas empresas, que en los últimos meses han sido las más afectadas por la crisis energética y su consecuencia directa, la inflación. Una peculiaridad: la de Valle de Aosta, donde ha ganado un partido autonomista, el Vallée d'Aoste - Autonomie Progrès Fédéralisme.

Los jóvenes, populistas y moderados

De acuerdo con datos de la agencia YouTrend, los jóvenes italianos de entre 18 y 24 años han votado mayoritariamente por los 5 Estrellas y los partidos centristas, encarnados por la formación Atienza-Italia Viva, que lidera Matteo Renzi junto con uno de sus antiguos ministros, Carlo Calenda. Por el contrario, los entre los 55 y 65 años se han decantado más por el centroizquierda, y los de más de 65 años, por Hermanos de Italia. Forza Italia, en cambio, ha cosechado más éxito entre los de entre 40 y 60 años.