Elecciones en Italia

Ida Dominijanni: "Meloni sabe que si se mete con el aborto las mujeres no se lo van a tolerar"

  • La pensadora, representante del feminismo radical, carga contra el tradicionalismo que defiende la extrema derecha en Italia, pero también pone énfasis en las responsabilidades de la izquierda

Ida Dominijanni: "Meloni sabe que si se mete con el aborto las mujeres no se lo van a tolerar"
4
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

El rol de la mujer en la sociedad, las reivindicaciones del colectivo LGBTI+ y todos los debates que se cuecen y se articulan alrededor de estos temas, han sido la banda sonora de trasfondo de la campaña electoral en Italia. De ahí la importancia de voces como la de la pensadora y ensayista Ida Dominijanni (Catanzaro, 1954), representante de esa primera hornada de feminismo radical que es el que más conquistas cosechó desde los años 60 -el divorcio y el aborto, por citar los más importantes-, y que no ha dejado de levantar la voz en la sociedad italiana. 

Antigua profesora de Filosofía en diversas universidades italianas y anglosajonas, Dominijanni atiende a EL PERIÓDICO en una entrevista en la que carga contra el ideario de la extrema derecha y su respuesta a la crisis de la natalidad, pero no esconde los pecados de la izquierda. Partiendo también de un punto fijo: el de defender el llamado "feminismo de la diferencia", que se contrapone al "feminismo de la igualdad", pues cree que la igualdad de derechos no implica forzosamente la igualdad de trato, y que se puede llevar la feminidad a todas partes incluyendo el trabajo. Una corriente clásica que mantiene un diálogo pero también fricciones con las nuevas generaciones de grupos como Ni Una Menos, por su negativa ante temas como la gestación subrogada. 

Por primera vez Italia podría tener una primera ministra mujer, Giorgia Meloni, que además es una líder de la llamada derecha radical, del partido Hermanos de Italia. ¿Cómo lo explica?

Meloni ha escalado dentro de su partido, enfrentándose a los hombres de su partido, y derribándolos uno por uno. 

¿Esto rompe el paradigma que asocia el feminismo a la izquierda?

Primero, no podemos asociar la izquierda italiana al feminismo. Es un estereotipo. Claro está, el feminismo ha sido más de izquierdas que de derechas, esto es obvio. Pero no es cierto que la izquierda haya sido siempre feminista. En Italia, en los 70, tuvimos que conquistar una relación con la izquierda, no fue automático. Dicho esto, el feminismo ha penetrado hoy en la sociedad italiana, también en la derecha, aunque en formas que yo no apruebo. (…) Hay que asumir un hecho: Giorgia Meloni no está ahí porque la derecha la promocionó, esta ahí porque ella conquistó su papel.

¿La izquierda en Italia no ha sido capaz de dar más espacio a las mujeres?

En Italia, como también en España, la izquierda adoptó una estrategia muy corriente, la de apoyar a las mujeres a través de una paridad obligada, la de las cuotas rosas. No es algo que forzosamente sea correcto. No nos sirve promocionar a cualquier mujer, hay que premiar la calidad. 

¿Cree que algunas italianas votarán a Meloni por ser mujer?

No. Creo que ella cosechará muchos votos en general.

Para una feminista, ¿es un error votar a Meloni?

No somos un partido. Cada una hace lo que quiere. Yo lo considero un error porque no me gustan sus contenidos tradicionalistas y y creo que ella representa una renovación de la derecha de molde fascista. Dicho esto, como muchas otras feministas italianas, creo que el patriarcado está en una profunda crisis en Italia. Ella recompone a los hombres bajo su liderazgo. 

¿Qué consecuencias tiene esto?

Hermanos de Italia defiende el tradicionalismo, le da énfasis a la figura de la mujer-madre, algo que unido a la fobia por los inmigrantes, configura una respuesta de nacionalismo clásico a la crisis de la natalidad.

¿Está en riesgo el acceso al aborto?

Creo que no. Meloni es suficientemente astuta como para entender que si se mete con el aborto las mujeres no lo van a tolerar. Lo hemos visto en Estados Unidos, después de la última sentencia, el conflicto social ha crecido y las consecuencias de esto son muy complejas. Si la extrema derecha gana, creo que intentará asociar la ley (que autoriza el) aborto en Italia a una serie de prácticas de disuasión y políticas promaternidad, pero no puede hacer más que eso. 

Alguno ha hablado incluso de cementerios de fetos de mujeres que abortan.

Qué lo intenten... Sobre las cuestiones de los derechos las resistencias son muy fuertes en Italia. Yo no estoy muy preocupada por esto. Sé que hay preocupación en la comunidad LGBTI+ porque ella es ferozmente contraria. 

En Italia, solo 7 de 77 rectoras de universidad son mujeres, las mujeres embajadoras son 17 de 139, y también en la política su presencia es escasa en los puestos de poder.

Estos datos nos dicen que las instituciones, en lo que concierne a la gestión de los cargos políticos de relevancia,  están en una crisis galopante.

Noticias relacionadas

¿Puede empeorar la situación para las mujeres en su país?

No creo, porque la misoginia en Italia es trasversal, existe tanto en la derecha como en la izquierda.