Desbloqueo

Rusia y Ucrania acuerdan desbloquear las exportaciones de cereales

El pacto en negociación establece la utilización de corredores seguros en el mar Negro y la instauración de un alto el fuego en las zonas de paso

Cultivo de cereales.

Cultivo de cereales.

4
Se lee en minutos
Adrià Rocha Cutiller
Adrià Rocha Cutiller

Periodista

ver +

Separados, primero los rusos y después los ucranianos, sin querer ni verse, Rusia y Ucrania han firmado este viernes su acuerdo para permitir que las exportaciones de grano y trigo ucranianos puedan salir de los puertos del país eslavo, que sufre un bloqueo naval desde que el Kremlin empezó su invasión en febrero de este año

En Ucrania, en la actualidad, hay 22 millones de toneladas de trigo esperando a ser exportadas. “Lo que hemos conseguido hoy es un faro de luz, de alivio. A los representantes aquí presentes de Rusia y Ucrania: quiero deciros que habéis conseguido superar todos los obstáculos para conseguir un acuerdo que beneficia a todos. El foco no ha sido en conseguir que el pacto beneficie a uno u otro. Este acuerdo beneficia al mundo entero”, ha dicho el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, que ha viajado desde Nueva York a Estambul, donde se ha firmado el acuerdo.

Según el texto, el pacto será válido durante los próximos 120 días, tras los cuales será renovado automáticamente siempre que todos los firmantes estén de acuerdo. Si uno no lo está, estos corredores humanitarios de trigo habrán terminado.

Junto con la ONU, la otra mediadora entre Kiev y Moscú para este acuerdo ha sido la Turquía del presidente Recep Tayyip Erdogan. “Quiero agradecerles a mis homólogos Vladímir Putin y Volodimir Zelenski —los presidentes de Rusia y Ucrania— por su liderazgo. En los próximos días empezará el tránsito de las exportaciones a través del mar Negro. Esto será una bocanada de aire fresco para muchos países del mundo. Además, estableceremos un centro de coordinación en Estambul que controle la implementación de este acuerdo”, ha dicho Erdogan.

Sin embargo, algunos interrogantes siguen: el desminado de los puertos ucranianos, según el texto, queda en vilo y tendrá que ser negociado y discutido en un futuro.

Crisis alimentaria global

Junto con la crisis energética que se avecina para este invierno, el mundo —sobre todo África y Oriente Próximo— se precipitaban sobre una crisis humanitaria de alimentos. Rusia y Ucrania son dos de los mayores exportadores de trigo del mundo, lo que ha hecho que los precios de este alimento se hayan disparado en los últimos meses. 

“El inicio de las exportaciones reducirá la presión y los altos precios. Este acuerdo no ha sido fácil. Siempre hemos dicho que no había una solución a la crisis alimentaria global que se avecinaba sin un acceso total y completo a las cosechas ucranianas y a las cosechas y fertilizantes rusos”, ha dicho Guterres en la ceremonia.

Con ello, según ha dado a entender su secretario general, la ONU espera que Estados Unidos y los países de la Unión Europea (UE) levanten sus sanciones contra las exportaciones de los productos agrícolas rusos. “Llegar a este acuerdo no ha sido nada fácil. El acuerdo ha sido posible solo tras unas negociaciones muy largas”, ha dicho Erdogan.

Los motivos, a parte de la desconfianza entre Kiev y Moscú, han sido varios. Ucrania quería asegurarse de que Rusia no utilizaría la reapertura de los puertos ucranianos para intentar una ofensiva e invasión naval sobre la costa del país invadido. Moscú ya lo intentó —y falló— en febrero, al inicio de la guerra

Por su parte, Rusia quería asegurarse de que los cargueros que saliesen con trigo de los puertos ucranianos no volviesen hacia Ucrania con armamento ni municiones mandadas por occidente. Después de meses de negociaciones, se ha podido llegar a un acuerdo en Estambul este viernes.

Un pacto que, sin embargo, son dos. “Ucrania no firma ningún documento con Rusia. Firmamos un acuerdo con Turquía y la ONU y nos comprometemos con ellos. Rusia firma un acuerdo paralelo con Turquía y la ONU”, ha dicho poco antes de la firma Mijailo Podolyak, el asesor principal del presidente ucraniano. 

“No habrá una escolta de la marina rusa de nuestros cargueros ni sus representantes estarán en nuestros puertos. En caso de provocaciones, daremos una respuesta militar inmediata. Todas las inspecciones de los cargueros serán llevadas a cabo por grupos conjuntos en aguas turcas, siempre cuando sea necesario”, ha continuado Podolyak.

Desconfianzas

Noticias relacionadas

“Nos hemos esforzado todos para llevar hoy este acuerdo a buen puerto, y esperamos que este pacto en el mar Negro sea un pacto que lleve un faro de luz hacia la paz [entre Ucrania y Rusia]”, ha dicho Guterres en la presentación del texto.

Sin embargo, Moscú y Kiev están más alejadas que nunca. Con la delegación ucraniana fuera de la sala, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, ha firmado el acuerdo junto con Guterres y el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar. Solo cuando Shoigu ha abandonado la sala han entrado los ucranianos. No se han ni cruzado.