Debate global

Biden excluye a Rusia y China en la cumbre de un centenar de países por la democracia

  • El dirigente avisa que los gobiernos autoritarios suponen un "desafío a la democracia y los derechos humanos"

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, durante un discurso en la Casa Blanca.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, durante un discurso en la Casa Blanca. / Carlos Barria / Reuters

3
Se lee en minutos
El Periódico

El presidente estadounidense, Joe Biden, ha alertado hoy sobre la creciente amenaza que representan los gobiernos autoritarios que suponen un "desafío a la democracia y a los derechos humanos". "La democracia no ocurre por accidente. Tenemos que renovarla cada generación", ha afirmado el mandatario durante el discurso inaugural desde la Casa Blanca de la Cumbre de la Democracia, un evento virtual organizado por EEUU y que reúne a más de un centenar de países -entre ellos España- con las destacadas ausencias de China y Rusia.

Biden ha recordado que "la democracia necesita defensores", también en su país. "Aquí en Estados Unidos sabemos mejor que nadie que renovar nuestra democracia y fortalecer nuestras instituciones democráticas requiere un esfuerzo constante", dijo Biden. "Estamos en un punto de inflexión", añadió el gobernante demócrata. "¿Permitiremos que el retroceso de los derechos y la democracia prosiga de forma desenfrenada?"

La Cumbre por la Democracia tiene como ejes fundamentales fortalecer la democracia frente al autoritarismo, la lucha contra la corrupción y promover los derechos humanos.

En su turno de palabra, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha resaltado la importancia de reforzar "la confianza y credibilidad" del modelo democrático como el "mejor antídoto" contra "cualquier deriva totalitaria".

En este foro virtual, que se prolongará hasta mañana viernes, son tan protagonistas los países que participan como los que el líder demócrata ha dejado fuera. La seleección del presidente estadounidense ha levantado ampollas y los expertos alertan de la peligrosidad de agrupar a "los buenos" a un lado y, al otro, "los malos".

Sociedad civil

Amén de China y Rusia, archienemigos de la potencia norteamericana, ocho países latinoamericanos -Venezuela, Nicaragua, Cuba, Bolivia, El Salvador, Honduras, Guatemala y Haití- no han sido convocados para debatir sobre democracia. Sin embargo, Biden no ha tenido problema ninguno en invitar a Brasil, Filipinas e Irak, entre otros, pese a la fragilidad flagrante de su estado de Derecho. Fuera de la fiesta de la democracia también han quedado Irán, Corea del Norte, Arabia Saudí, Honduras y Bangladés. Sin embargo, Pakistán, con la salud del Estado de derecho muy deteriorada, sí se codeará con las democracias más consolidadas del mundo. Activistas, periodistas, líderes del sector privado y otros miembros de la sociedad civil participarán en la reunión global.

El presidente del Diálogo Interamericano, Michael Shifter, ha argumentado a la agencia Afp que "es muy probable que la ausencia de la cumbre de los países iberoamericanos sea contraproducente tanto para los intereses de EEUU como para la democracia en la región". El investigador de Chatman House, Christopher Sabatini, por su parte, afirma que "si no se maneja con cautela, puede crear dos bloques; el club de los buenos, que gozarían de los beneficios diplomáticos y el reconocimiento de la Casa Blanca, y luego estarían los otros".

"Una muestra de debilidad"

Cuba ha sido uno de los países que arremetió contra la cumbre de la que ha sido excluida a través de Twitter. "La convocatoria selectiva a una cumbre que dice ser sobre democracia es muestra de debilidad de Estados Unidos, incapaz de encarar en la ONU el desprestigio y el aislamiento de su política exterior", denunció el canciller Bruno Rodríguez.

Noticias relacionadas

Estados Unidos ha optado por invitar a todos los miembros de la Unión Europea, excepto Hungría. Entre los participantes están aliados del país norteamericano como Reino Unido, Alemania, Francia o España, además de otras naciones como Polonia, cuyo Gobierno ha protagonizado encontronazos con el bloque europeo por la vulneración de derechos. Para apuntalar la confianza, Biden ha invitado a Taiwán, su aliado en la zona, provocando el enfado de China. En Asia, han sido invitados a la cita otros aliados de Estados Unidos como Japón o Corea del Sur, y también Filipinas o India.