El madurismo gana con claridad las elecciones regionales y municipales en Venezuela

  • El partido del Gobierno logró la victoria en 20 de los 23 estados regionales en juego en una contienda con muy baja participación

  • Por primera vez en 15 años, los comicios han contado con la participación de observadores internacional de la UE, la ONU en el Centro Carter de EEUU

Un elector con una mascarilla con la bandera venezolana vota en un colegio electoral de Caracas.

Un elector con una mascarilla con la bandera venezolana vota en un colegio electoral de Caracas. / FEDERICO PARRA / AFP

4
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

"Agradezco al pueblo por entregarnos la victoria". Pasada la medianoche, el presidente Nicolás Maduro se presentó frente las pantallas de televisión para anunciar el triunfo del oficialismo en las elecciones regionales y municipales. Acompañado de todo su equipo, Maduro dijo que el Partido Socialista Unido (PSUV) ganó en 20 de los 23 estados regionales en unas elecciones en la que participó una parte de la oposición bajo la alianza llamada la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). "Somos una fuerza determinante de la historia de este país hermoso”, se jactó el presidente. Maduro llamó a "respetar los resultados" y al "diálogo político" con los partidos que intervinieron en la contienda.

La participación electoral ha sido baja: solo un 41,8% de los venezolanos en condiciones de votar acudieron a las urnas. "Hay que seguir recuperando la motivación por el voto”, reconoció, en alusión al 58,2% de abstención que algunas consultoras habían augurado con bastante precisión. El desencanto colectivo no atenuó el entusiasmo del Palacio de Miraflores en la medianoche de Caracas. Por primera vez en quince años, observadores de la Unión Europea, de la ONU y del estadounidense el Centro Carter, supervisaron las urnas.

El nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), formado esta vez por tres rectores maduristas y dos opositores, limitó en parte los habituales abusos oficialistas, como la utilización de recursos públicos para presionar a la población. Más del 50% de los candidatos que fueron inhabilitados por el CNE pertenecen al chavismo disidente.

El desatino opositor

En estas elecciones también estaban en juego 335 alcaldías, además de concejos municipales. La oposición ha pagado u na vez más el precio de la división y la falta de un horizonte común. Años atrás apostó por el abstencionismo. Esta vez, una parte importante de los adversarios del Gobierno aceptó participar en las elecciones. Un esfuerzo que no le ha valido para alterar las relaciones de fuerza ni motivar a una buena parte de los venezolanos, que se quedaron en sus casas.

"Casi nueve millones de venezolanos participaron el día de hoy. Una vez se tengan resultados totales por estados y municipios y la suma nacional haremos el necesario balance que corresponde. Vaya palabras de reconocimiento a todos los que trabajaron sin descanso en el proceso", dijo el exgobernador del estado de Miranda, el opositor Henrique Capriles. "Hay una certeza después del 21N: Maduro seguirá siendo ilegítimo, desconocido y además investigado por la CPI. Ya él y su régimen saben las consecuencias de burlar las reglas democráticas. Estamos en dictadura, debemos salir de ella y el llamado es a luchar unidos hasta lograrlo", señaló por su parte el exdiputado Juan Guaidó, a quien Estados Unidos reconoce todavía como “presidente encargado” de Venezuela.

Contexto económico

Las elecciones se han celebrado en un contexto de devastación económica y social que Maduro volvió a atribuir a las sanciones de Estados Unidos. "Han tratado de echarle la culpa al socialismo de los problemas que ellos generan. Si estamos hoy victoriosos es porque hemos creado conciencia", sostuvo Maduro y llamó al "trabajo mancomunado" con los partidos que aceptaron las reglas de juego electorales para participar de la reactivación. El PIB se ha derrumbado un 75% durante los últimos ocho años de Gobierno. La pobreza, según cifras extraoficiales, golpea al 74% de la población. Según Maduro, por primera vez en mucho tiempo "la economía está creciendo" gracias al empuje de la industria petrolera. "La vida comienza a moverse con motor propio. Hay que restaurar el bienestar social y abrir la puerta a una nueva era de prosperidad. El año está terminando bien".

Impacto internacional de la contienda

Noticias relacionadas

Por el momento es una incógnita el impacto que las elecciones puede tener en el proceso de negociaciones con la oposición para resolver por consenso el conflicto político. El diálogo que patrocina Noruega y se venía llevando a cabo en México, quedó interrumpido hace unos meses debido a la extradición a Estados Unidos de Alex Saab, un empresario colombiano que es acusado en un tribunal de La Florida de ser testaferro de Maduro. El Gobierno lo considera un patriota porque Saab contribuye a romper las sanciones económicas de Washington contra Caracas.

"La probabilidad de que estos resultados cambien la posición de Estados Unidos frente al reconocimiento de liderazgos opositores, la relación con el Gobierno interino (de Guaidó) y la política de sanciones es baja y más cuando se producirán elecciones en Florida, que complican cambios de este tipo", sostuvo el consultor Luis Vicente León.

Temas

Venezuela