Segunda vuelta electoral

La coalición de centroizquierda gana las alcaldías de Roma y Turín

  • Los resultados suponen un frenazo a los partidos de extrema derecha, como la Liga y Hermanos de Italia

  • El nuevo alcalde de la capital será, Roberto Gualtieri, del Partido Democrático y exministro de Economía

El candidato de centro-izquierda a la alcaldía de Roma, Roberto Gualtieri.

El candidato de centro-izquierda a la alcaldía de Roma, Roberto Gualtieri. / ANGELO CARCONI / EFE

2
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

La disyuntiva ultraderecha y centroizquierda no parece ya un dilema para los electores italianos, al menos a nivel local. Esta es la primera constatación de los resultados de la segunda vuelta de las elecciones municipales en las dos grandes ciudades que celebraban la cita este domingo y lunes, Roma y Turín, donde el Partido Democrático (PD) se ha impuesto de manera clara. Un resultado que se suma a las victorias progresistas en Milán, Bolonia y Nápoles de la primera vuelta y que corrobora algo que no se daba por descontado: el inesperado buen estado de salud del centroizquierda italiano y el frenazo al avance de los ultras de la Liga y de Hermanos de Italia

En la capital italiana el ganador ha sido Roberto Gualtieri, exministro de Economía, expresidente de la Comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara. Gualtieri centró su campaña electoral en proponer soluciones a la recogida de basuras en la capital, un problema endémico. De 55 años y perfil moderado, el político del PD se enfrentaba al abogado Enrico Michetti, procedente de las filas del partido ultraderechista Hermanos de Italia, pero apoyado también por la Liga, de Mateo Salvini, y Forza Italia, de Silvio Berlusconi

Antesala de la derrota

Sin embargo, en los últimos días, primero una manifestación de antivacunas que terminó con destrozos de grupos de neofascistas, y luego la filtración de diversos audios de Michetti con comentarios críticos suyos sobre judíos, migrantes e incluso del papa Francisco, fueron la antesala de la derrota del centroderechista. El viernes se canceló un acto de su partido en el barrio del antiguo gueto judío de Roma.

En Turín el resultado también ha sorprendido. El progresista Stefano Lo Russo, también del PD, se ha impuesto por una diferencia de unos veinte puntos a su rival de la derecha, Paolo Damilano, el candidato que los analistas dieron como favorito en la primera vuelta. “Este triunfo ha ido más allá de nuestras expectativas”, ha comentado Lo Russo, un geólogo que en las pasadas semanas puso mucho énfasis en la lucha contra la desigualdad en la ciudad. 

Un triunfo, este, que, como en Roma, el PD ha logrado sin aliarse con el Movimiento 5 Estrellas (M5S), partido ahora en caída libre. Hasta ahora gobernaba la alcaldía de Roma y Turín. “Vuelve la tradicional división izquierda-derecha”, ha sido el comentario de algunos analistas. Hace unos días, el exlíder del M5S, hoy ministro de Exteriores, Luigi di Maio, sugirió que su partido podría fundirse con el PD en el futuro.

Noticias relacionadas

La sorpresa de Trieste

La vulnerabilidad del bloque de derecha se ha visualizado en Trieste. En la fronteriza (noreste) ciudad italiana, el candidato que había sido dado por seguro ganador toda la campaña, el actual alcalde, el centroderechista Roberto Dipiazza, se ha acabado imponiendo pero por la mínima, con un margen de tan solo 2,6% respecto a su más próximo rival. La victoria, aunque amarga, ha evitado el remate final para un bloque cuyo discurso radical parece no encajar con el fino maquiavelismo de la Italia de Mario Draghi. Trieste ha sido el escenario durante cuatro días de la protesta de grupos contrarios al pasaporte covid, que el lunes la policía desalojó del puerto, aunque la manifestación continuó en el centro de la ciudad-,