800 víctimas esta semana

La coalición árabe de Yemen dice haber matado a otro centenar de hutís en norte del país

  • Yemen se ha visto devastado por un conflicto de siete años que enfrenta a los rebeldes hutís respaldados por Irán con el gobierno, apoyado por esta coalición militar liderada por Arabia Saudí

Aumenta la crisis económica y la pobreza en Yemen.

Aumenta la crisis económica y la pobreza en Yemen. / Reuters

2
Se lee en minutos

La coalición militar árabe que interviene en el Yemen aseguró este miércoles haber matado a otros 108 rebeles hutís en ataques aéreos contra sus posiciones en la provincia de Marib (norte) en las últimas veinticuatro horas, con lo que suman casi ochocientos los insurgentes que dice haber abatido en una semana.

La coalición, encabezada por Arabia Saudí, detalló en un comunicado que había llevado a cabo diecinueve nuevas operaciones áreas en el distrito de Al Abdiyah, en el sur de la provincia de Marib con el resultado de 12 vehículos militares del movimiento chií destrozados, además de los 108 muertos. "Llevamos a cabo 19 ataques que destruyeron 12 vehículos militares de la milicia (de los hutís) y mataron a 108 terroristas en las últimas 24 horas", anunció la coalición.

Yemen se ha visto devastado por un conflicto de siete años que enfrenta a los rebeldes hutís respaldados por Irán con el gobierno, apoyado por esta coalición militar liderada por Arabia Saudí. Los chiitas hutís reanudaron el mes pasado su ofensiva para arrebatar el control de Marib. Y los enfrentamientos y ataques aéreos han dejado desde entonces cientos de muertos entre rebeldes y tropas leales al gobierno. Todo ello acentuó la peor crisis humanitaria del mundo actualmente, según la ONU.

Guerra de cifras

Al Abdiyah, uno de los distritos más poblados de Marib, es objeto de ataques de los aviones saudís desde que recientemente fue tomado por los hutís en la ofensiva que lleva a cabo desde febrero en esta estratégica provincia, último bastión del gobierno reconocido internacionalmente en el norte del país.

En una guerra de cifras que no ha sido corroboradas por fuentes independientes la coalición asegura haber matado en total a al menos 798 rebeldes en la última semana, mientras que estos afirmaron el martes que habían causado 1.300 muertos y más de 4.000 heridos entre las tropas progubernamentales que combaten en tierra sin precisar cuándo.

A la par que se intensifican los combates en Marib continúan los ataques de los hutís yemenís contra objetivos en la vecina Arabia Saudí, donde lanza constantemente misiles y drones cargados con explosivos que, en su mayoría, son interceptados o caen sin causar heridos ni daños personales.

Noticias relacionadas

La coalición informó este martes de que había destruido dos lanchas cargadas con explosivos, otro de los métodos usados por los insurgentes, que iban a ser usadas en ataques inminentes. Aunque no especificó dónde fueron alcanzadas estas embarcaciones, acusó a los hutís de "seguir amenazando a las líneas navieras y al comercio internacional en el estrecho de Mandeb y el sur del mar Rojo".

Los hutís controlan amplias zonas del norte y el oeste del Yemen, incluida Saná, desde finales de 2014 y principios de 2015, cuando empezó una guerra que se agravó con la intervención de una coalición de países árabes encabezada por Arabia Saudí.

Temas

Yemen