Las claves de la falta de combustible en el Reino Unido

El Reino Unido vive una grave crisis de combustible que en algunas zona del país ha obligado a cerrar hasta el 90% de los surtidores. La emergencia durará aún unos días. Estas son las claves del origen del problema.

Cola de vehículos para repostar gasolina en una estación de servicio en Londres.

Cola de vehículos para repostar gasolina en una estación de servicio en Londres. / REUTERS / HENRY NICHOLLS

2
Se lee en minutos
El Periódico

Reservas suficientes

El Reino Unido tiene reservas suficientes de combustible. Lo que no tiene son transportistas para sacarlo de las refinerías hasta las estaciones de servicio. British Petroleum estima que el 30% de 1.200 estaciones de servicio en el Reino Unido está fuera de servicio desde el domingo. También en algunos supermercados y farmacias se deja sentir la falta de ciertos alimentos y medicinas. El número de transportistas en el Reino Unidos ha pasado de 305.000 el año pasado a los 235.000 actuales, según RHA, una asociación del Transporte por carretera.


El Brexit y el covid

Las autoridades calculan en 100.000 los conductores que hacen falta. Unos 20.000 camioneros de la UE que retornaron a sus países cuando comenzó la pandemia no han podido regresar al Reino Unido por nuevas normas de inmigración que entraron en vigor con el Brexit. El covid también impidió durante meses que se se pudieran hacer exámenes de conducir. Pero la combinación del brexit y el covid agravaron un problema que se venía gestando hace años. El sector ya se enfrentaba a un desafío de reclutamiento. Más de un tercio de los conductores de vehículos pesados tienen más de 55 años y el sector no atrae a los jóvenes. Solo un 1% tienen menos de 25 años. En los próximos tres años se retirará un tercio de ellos. Las condiciones laborales son peores que en otros países europeos y los salarios también.

Noticias relacionadas

Buscando en el Este de Europa

Y ante esa falta de personal local, el Reino Unido había confiado tradicionalmente, además, en los transportistas europeos, sobre todo de los países del Este. Pero tras el Brexit, la burocracia por la nuevas aduanas convirtió al Reino Unido en un destino menos atractivo para los camioneros.

Qué está haciendo el Gobierno

El Gobierno está actuando en varias direcciones para afrontar la crisis. En primer lugar ha suspendido la Ley de Competencia en el sector para que compañías rivales pueden colaborar y dar prioridad al suministro en zonas donde la escasez es más grave. Además, ha pedido a 150 soldados que estén listos por si deben ponerse al frente de los camiones cisterna para suministrar combustible. Más a medio plazo, ha anunciado 5.000 visados para contratar extranjeros y ha enviado cartas a un millón de antiguos conductores para que retomen el volante. Además, ha puesto en marcha, un plan para preparar a 4.000 nuevos camioneros.