Retirada de Afganistán

Siete afganos mueren aplastados en una avalancha en el aeropuerto de Kabul

  • El Gobierno británico pide a EEUU que extienda el plazo de su retirada para poder evacuar a más afganos

  • La OTAN asegura que 21 personas han muerto en el aeropuerto desde que comenzara la evacuación

  • El Pentágono activa una orden de emergencia para involucrar a la aviación civil en el proceso de repatriación

Un grupo de pasajeros espera para subir a un avión del ejército australiano el pasado 20 de agosto.

Un grupo de pasajeros espera para subir a un avión del ejército australiano el pasado 20 de agosto. / Australian Defence Force / AFP

3
Se lee en minutos
El Periódico

Siete afganos han muerto en una caótica avalancha en las inmediaciones del aeropuerto de Kabul, donde decenas de miles de personas se aglomeran para tratar de salir del país desde que los talibanes tomaran el poder, según anunció el domingo el ministerio británico de Defensa. "Las condiciones en el lugar son extremadamente difíciles, pero hacemos todo lo posible para gestionar la situación de la manera más segura posible", afirmó un portavoz británico tras dar su pésame a las víctimas.

Ante la situación desesperada que se vive en los accesos al aeropuerto de la capital afgana, el Gobierno británico pidió que se prolongue el plazo para la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán. “Ninguna nación puede evacuar a todo el mundo” antes del 31 de agosto, escribió el ministro de Defensa, Ben Wallace, en una tribuna publicada en ‘The Mail on Sunday’. Esa es la fecha fijada unilateralmente por Estados Unidos para salir definitivamente del país. "Si el calendario estadounidense se mantiene, no tenemos tiempo que perder para evacuar a la mayoría de la gente que espera", añadió el ministro. También la Unión Europea afirmó que será “imposible” evacuar a todos aquellos que están bajo amenaza de los talibanes antes del plazo estipulado.

Avalancha en el aeropouerto

La cadena británica 'Sky News' difundió el sábado imágenes de al menos tres cuerpos cubiertos con lonas blancas fuera del aeropuerto. Su reportero sobre el terreno informó de que la gente estaba siendo aplastada, mientras otros trataban de aguantar “deshidratados” y aterrorizados. Paracaidistas del ejército británico tuvieron que intervenir para ayudar a los afganos arrastrados por la melé en medio de un calor sofocante. Recurrieron también a mangueras de agua para tratar de reanimar a algunos.

De acuerdo con la OTAN, 21 afganos han muerto en los accesos al aeropuerto desde que comenzó la evacuación, una misión que ha puesto al descubierto la mala organización de los aliados internacionales, incapaces de coordinar con los talibanes un corredor seguro para los afganos que huyen. Los reproches en el seno de la coalición comienzan a aflorar. "Ellos quieren evacuar a 60.000 personas de aquí a fin de mes. Es matemáticamente imposible", advirtió el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell. El catalán explicó que se ha informado a los estadounidenses de que la seguridad del aeropuerto es demasiado estricta y estaría afectando a los intentos de los afganos que trabajaron para la UE de llegar al lugar.

Este mismo sábado la embajada estadounidense había pedido a sus conciudadanos que no se desplazaran hasta el aeródromo por motivos de seguridad. Más tarde se informó de que la alerta se derivaba de las amenazas del Estado Islámico, uno de los grupos radicales que opera en Afganistán y que rivaliza con los propios talibanes.

Aviación civil

El Pentagono ha activado una orden de emergencia, que no se utilizaba desde el famoso Puente Aéreo de Berlín en la guerra fría, para obligar a la aviación civil a involucrarse en el proceso de evacuación. De acuerdo con el plan, unos 20 aviones comerciales se sumarán a las 120 aeronaves militares destinadas al transporte de pasajeros. Por motivos obvios de seguridad, no operarán desde el aeropuerto de Kabul, sino desde las bases militares estadounidenses en Catar y Bahrein, adonde están llegando las miles de personas evacuadas desde la capital afgana.

Noticias relacionadas

Las terribles imágenes de este fin de semana en el aeropuerto afgano se suman a otras escenas dramáticas vividas desde el domingo. Desde aquel bebé al que sus padres entregaron a los soldados a través del muro del aeropuerto a las imágenes de los afganos que quedaron colgados de los aviones en pleno despegue.

Un periodista evacuado este domingo junto a otros reporteros y académicos aseguró a 'Agencia France Presse' que las multitudes desesperadas rodearon su autobús. "Nos enseñaban sus pasaportes y nos gritaban ‘llevadnos con vosotros, por favor’", explicó el periodista. "Un combatiente talibán en un camión disparó al aire para dispersarlos", añadió.