Crisis sanitaria global

La variante delta causa en China el peor rebrote de covid en meses

Nueve trabajadores del personal de limpieza del Aeropuerto Internacional Lukou de Nanjing están en el origen de la transmisión

Un sanitario realiza una prueba diagnóstica de covid-19 en Nanjing, China.

Un sanitario realiza una prueba diagnóstica de covid-19 en Nanjing, China. / EFE/EPA/ALEX PLAVEVSKI

3
Se lee en minutos
Adrián Foncillas
Adrián Foncillas

Periodista

ver +

Un operario de limpieza desidioso que coloca a China en aprietos es el corolario de que la variante delta encuentra la grieta en la armadura más robusta. China suma ya más de 170 casos relacionados con el foco de Nanjing, capital del provincia oriental de Jiangsu, en la que es su peor crisis en meses. Hay casos desperdigados en media docena de provincias y también en Pekín, que ha roto su racha de 180 días inmaculados. 

El rebrote es un aparente atentado contra la lógica: ¿Cómo puede surgir el virus en un país en el que no existía y que somete a los llegados del extranjero a tres o cuatro semanas de cuarentena y abundantes tests antes de dejarles pisar la calle? La grieta quedó al descubierto cuando nueve trabajadores del personal de limpieza del Aeropuerto Internacional Lukou de Nanjing dieron positivo en unos análisis rutinarios del 20 de julio.

Protocolo ignorado

Las investigaciones sentaron que fue ignorado el estricto protocolo de seguridad que obliga a contar con equipos diferentes para adecentar los aviones llegados del extranjero y los domésticos y la prensa local descubrió después que la gestión de los servicios de limpieza había empeorado desde que el aeropuerto los externalizó para abaratar costes.

La incompetencia se paga en China y más en tiempos de pandemia. No ha habido rebrote sin su cadena de despidos y es dudoso que los responsables del aeropuerto sigan en sus puestos la semana próxima. El episodio ha merecido la atención de la Comisión Central de Disciplina e Inspección, el principal órgano fiscalizador de las corruptelas del país, que les ha acusado en una nota pública de negligencia, gestión poco profesional y ningún celo en la aplicación de las medidas contra la prevención de la pandemia.

 Foco aeroportuario

El virus pasó del personal de limpieza a familiares, trabajadores del aeropuerto y poco después se detectaron positivos en profesores y taxistas. Un foco en un aeropuerto es una pesadilla y por el de Nanjing, uno de los más importantes del país, transitan 30 millones de viajeros anuales. Los casos ya han llegado a la sureña provincia de Guangdong, la norteña de Liaoning o la central de Sichuan. Algunos contagios están relacionados con un espectáculo en un parque temático de Zhangjiajie del 22 de julio. Las 2.000 personas que estuvieron presentes y sus contactos más cercanos han sido analizados y puestos en cuarentena.  

Los desvelos nacionales se concentran esta semana en Nanjing, histórica capital de varias dinastías chinas y símbolo de la ignominia por la masacre japonesa del pasado siglo. Muchos de sus barrios están en "alerta alta" y han sido cerrados bares, restaurantes y gimnasios. Las autoridades testan a la carrera a sus casi diez millones de habitantes y desaconsejan los viajes no esenciales. Han sido cancelados los vuelos durante dos semanas y las rutas de autobuses de larga distancia, se han levantado controles en las carreteras y algunas ciudades como Suzhou han cortado el acceso.  

Noticias relacionadas

No es la primera presencia de la variante Delta en China pero sí la más virulenta. A Pekín, que había sometido con agilidad a las anteriores, le inquieta su mayor mortalidad y capacidad de transmisión. Las muertes de personal medico que había sido inoculado con la preceptiva doble dosis en Tailandia o Indonesia alumbran las dudas sobre la eficacia de las vacunas chinas. El miedo explica que China levantase en Guangzhou un centro de cuarentena del tamaño de 20 campos de fútbol para los llegados de fuera y que alargara las semanas aislamiento o que elevara el umbral de la inmunidad de rebaño del anterior 70% hasta el 80% u 85%. 

Los planes para alcanzarlo a finales de año se cumplirán sin problemas pero tampoco será la bala de plata contra la pandemia. Las autoridades han informado de que muchos en Nanjing quedaron infectados con el ciclo completo de vacunación aunque, afortunadamente, no han mostrado los síntomas mas severos.