Salir de la crisis pandémica

Digital, verde y social: el plan de Draghi para la recuperación de Italia

  • El primer ministro italiano presenta un plan de 250.000 millones de euros para apoyar la inversión en infraestructuras, empleo, educación y transición ecológica

El primer ministro italiano, Mario Draghi, el pasado martes en Roma.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, el pasado martes en Roma. / Massimo Percossi / Efe

3
Se lee en minutos
Rossend Domènech
Rossend Domènech

Corresponsal en Roma

ver +

Préstamos del Estado para la hipoteca con el objetivo de que los jóvenes puedan comprar su primera vivienda, conexión a Internet de las 40.000 escuelas del país y de todos los centros de atención primaria. Una masiva construcción de guarderías y de escuelas de primaria, además de mecanismos de cuidado de los bebés, para romper la desventaja de que las mujeres no puedan trabajar y ocuparse de los hijos al mismo tiempo.

Son tres ejemplos concretos, aunque no los más importantes económicamente, de cómo Italia piensa invertir los 248.000 millones de euros para la recuperación, 209 de los cuales serán procedentes del Plan Europeo de Recuperación (PNRR) y el resto, añadidos por el gobierno de Mario Draghi, serán invertidos en déficit propio, destinado a obras públicas que el país tenía programadas. El 40% de los fondos se invertirán al sur de la península en tareas como construir trenes de alta velocidad que la unan al norte o para apoyar la creación de empresas de parte de jóvenes y mujeres.

“Estoy seguro de que lo realizaremos y que la honradez prevalecerá sobre la corrupción, la estupidez y los intereses creados”, ha dicho Draghi presentando el plan al Congreso. Este martes lo presentará al Senado, el miércoles las Cámaras lo votarán y el viernes, última fecha útil, el Gobierno lo presentará a Bruselas.

Más digitalización, innovación y cultura

El plan de Italia se divide en cinco “misiones” que, como condición de la Unión Europea (UE), deben ser realizadas y terminadas en 2026, lo que comportará el nombramiento de inspectores que sigan cada proyecto de cerca y el control de las empresas que los realicen.

El gobierno destinará 50.000 millones (un 27%) de los fondos a la digitalización, innovación, competencia y cultura. “El objetivo es acelerar la adopción de tecnología para que en 2026 haya oportunidades iguales para todos en el ámbito público, privado y familiar”, ha afirmado Draghi.

Unos 70.000 millones serán destinados a “la revolución verde y transición ecológica”, que incluyen una agricultura sostenible, economía circular, transición energética, movilidad sostenible, transformación energéticamente sostenible de todos los edificios y la puesta a punto de todos los recursos hidráulicos y anticontaminantes. El capítulo incluye todo el ciclo de la basura, desde su producción doméstica o industrial hasta su eliminación. “Es importante para Italia, un país más expuesto a los riesgos climáticos que otros países”, ha dicho Draghi.

Mejores transportes y apoyo social

Unos 31.000 millones se invertirán “para alcanzar una red de infraestructuras de transporte moderno, digital, sostenible e interconectado”. La mayor parte de los fondos se invertirán en ejes ferroviarios, ya existentes o por realizar, como la alta velocidad entre sur y norte del país (actualmente se requieren siete horas en un tren normal para los 500 km que separan Reggio Calabria, en la punta de la bota, de Nápoles). En el capítulo entrarán los puertos del país, que siendo equivalentes a los de España producen menos beneficios porque en parte son todavía subvencionados.

Educación e investigación se llevarán 32.000 millones, parte de los cuales destinados al plan masivo de guarderías, escuelas de primaria y atención a los bebés, además de la conexión a Internet de las 40.000 escuelas. El resto irá a reforzar la investigación, la formación de los científicos y conexiones entre universidades e industrias y ámbito laboral. “Se trata de aspectos beneficiosos para el crecimiento económico, pero también determinantes para la inclusión y la igualdad”, ha dicho Draghi.

Inversión en un empleo más justo

El ámbito laboral en todos sus aspectos se llevará 22.000 millones, a los que se añadirán 7.300 millones de otro plan europeo (React-Eu). Se invertirán en apoyo a las actividades empresariales de las mujeres, la introducción de un sistema certificado sobre la igualdad de género y el acceso de los jóvenes en general al mundo laboral, pero también en la recalificación de los trabajadores y de los tejidos urbanos, principalmente las periferias y en la construcción de viviendas temporales para estudiantes y necesidades sociales.

Noticias relacionadas

Todas las inversiones para los proyectos del plan irán paralelas a cuatro reformas estructurales del Estado: hacienda, justicia, administración pública y competencia, con el fin de que las obras no se paralicen por causas exteriores.

Draghi ha terminado diciendo que dentro de estas cifras, “tenéis que colocar las vidas de los italianos, las esperanzas de quienes han sufrido la pandemia, las justas reivindicaciones de quien ha perdido el puesto de trabajo o ha tenido que cerrar su actividad (…), en su conjunto, hay el destino del país”.