Libertad de expresión

Reporteros Sin Fronteras denuncia que muchos Gobiernos usan la pandemia para maniatar al periodismo

La práctica informativa está bloqueada total o parcialmente en el 73% de 180 países analizados

Un fotógrafo de prensa trabajando.

Un fotógrafo de prensa trabajando. / Rafael Ben-Ari / Chameleons Eye

2
Se lee en minutos
Montse Martínez
Montse Martínez

Periodista internacional

ver +

La pandemia de coronavirus ha sido la excusa perfecta para los Gobiernos poco proclives a la libertad de prensa. "Por causa -o con el pretexto- de la crisis sanitaria, los periodistas se enfrentan a un cierre de accesos tanto a las coberturas sobre el terreno como a las fuentes de información", recoge la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada por Reporteros Sin Fronteras (RSF), que analiza la "salud informativa" de 180 países del mundo. En un 73%, el periodismo está total o parcialmente bloqueado. Los países nórdicos, con Noruega, Finlandia y Suecia a la cabeza, gozan de una salud excelente frente a los moribundos Eritrea y Corea del Norte. España no se mueve del puesto 29.

Los indicadores que miden las restricciones de acceso a la información y los impedimentos a la cobertura de la actualidad han registrado un "palpable deterioro", en palabras de Alfonso Armada, presidente de la sección española de la organización, que advierte de que "la mejor vacuna contra la desinformación es el periodismo". El creciente odio al periodista, traducido en agresiones de diversa intensidad, es otro de los temas que preocupa a RSF. En este sentido, Armada ha destacado el caso de Alemania, que ha abandonado el grupo de países con mejores condiciones para ejercer precisamente por el aumento de agresiones a profesionales en el transcurso de la cobertura de actos convocados por negacionistas del covid. España tampoco se libra del fenómeno, como ha podido constatarse en la cobertura de la crisis política catalana o en actos de campaña de los ultraderechistas de Vox.

De Bolsonaro a Maduro

Noticias relacionadas

Reporteros Sin Fronteras destaca que presidentes como Bolsonaro en Brasil, que ha bajado cuatro puntos en la tabla (111), y Maduro en Venezuela (148) han hecho promoción de medicamentos contra el covid cuya efectividad nunca ha sido probada y han promovido el insulto y la estigmatización de periodistas que cuestionan la versión oficial. Irán (174) y Egipto (166) han multiplicado condenas a periodistas para minimizar la cifras del covid. China (177) sigue alcanzando niveles sin precedentes de censura, vigilancia y propaganda en internet.

A pesar de que ha bajado dos puntos, la situación de la libertad de prensa en Alemania sigue siendo bastante buena, como en el caso de EEUU, pese a que en el último mandato de Trump aumentaron los ataques a informadores (400) y detenciones (130). Por regiones, Europa y América siguen siendo los continentes más proclives a la libertad de prensa, aunque América Latina es la que presenta un mayor desgaste.