Derechos laborales

Huelga masiva de los trabajadores de Amazon en Italia

  • Los empleados piden ritmos de trabajo “más humanos” en la primera gran protesta europea contra la multinacional

Huelga masiva de los trabajadores de Amazon en Italia

Reuters

Se lee en minutos

Los trabajadores de Amazon en Italia han logrado un hito de protesta único. Por primera vez en el país y en el mundo, los empleados de todo el circuito de la multinacional estadounidense, desde los de los almacenes hasta los repartidores, han ido a la huelga convocada este lunes por los tres sindicatos nacionales.

No piden dinero, sino un ritmo de trabajo “más humano”. Actualmente quien marca ese ritmo es un algoritmo programado, según los sindicatos, para un “trabajo a destajo”, eso es, el pago de una tarifa fija por unidad producida, no por tiempo. Esta modalidad está suprimida en Italia desde los años 70.

Hasta 40.000 personas trabajan para Amazon en Italia, de las cuales un 70% se habría adherido a la protesta, según los sindicatos. Los huelguistas han pedido a los ciudadanos que evitasen pedidos durante 24 horas. “Tenemos que pararnos, es una cuestión de respeto del trabajo, de la dignidad de los trabajadores y de la seguridad para ellos y vosotros”, dijeron.

Quejas en toda la UE

Numerosos medios de comunicación de la Unión Europea, aunque no la mayoría, han retratado las condiciones laborales en las que se trabaja en Amazon. Los empleados pueden tener sueldos bastante buenos como 1.350 euros netos al mes (en Italia), pero a cambio deben procesar un promedio de 300 pedidos por día, entregarlos en tres minutos, no disponer de interlocutores a quien presentar una queja, respetar los plazos sobre la cantidad de paquetes, escuchar los mensajes que salen de los altavoces animando no perder el ritmo y ser controlados laboralmente por los mozos de almacén.

La huelga fue anunciada después que, según los sindicatos, Amazon interrumpiera las negociaciones aduciendo estarlas llevando a cabo con AssoExpressi, entidad que representa el 90% de las sociedades subcontratadas y que la multinacional considera los “interlocutores correctos”.

Plataforma de protesta unitaria

Los tres sindicatos italianos han preparado una “plataforma unitaria” que reúne todas las categorías profesionales del circuito de Amazon y que comprende, entre otros, un convenio colectivo, ritmos de trabajo, horarios, contratación de los ritmos y de la interinidad en unos plazos determinados y el no despido si cambia la empresa subcontratada.

“Esta huelga requiere respuestas”, ha dicho Maurizio Landini, secretario general de CGIL, análogo a CCOO. Tania Scacchetti, secretaria confederal de los tres sindicatos ha declarado que “es importante que Amazon aumente sus actividades en Italia, pero no es suficiente ofrecer oportunidades de trabajo (…)”. Ha añadido que “el crecimiento exponencial de Amazon tiene otra cara (…) porque detrás de las cifras los trabajadores piden derechos, tutelas, garantías que el coloso de Jeff Bezos sigue sin ofrecer, crecen los ocupados pero también los problemas (…), como demostración de que una ocupación de calidad no es, por el momento, una prioridad de Amazon”.

En ocasión de la huelga, Mariangela Marseglia, directiva de Amazon Italia y España ha dirigido una carta a los clientes de la multinacional, afirmando que en Amazon “respetamos el derecho de cada individuo a expresar su propia posición”, que “es la empresa mundial más atenta al cliente”, y que coloca “en el primer lugar a nuestros dependientes, a proveedores terceros, ofreciéndoles un ambiente de trabajo seguro, moderno e inclusivo, con salarios competitivos entre los más altos del sector, premios y óptimas oportunidades de crecimiento profesional...”.

Protestas de los ‘riders’

Noticias relacionadas

A fines de febrero la Justicia de Milán concedió a las empresas repartidores de comida seis meses de tiempo para pasar a contratados a los 60.000 ‘riders’ del sector, de lo contrario irían a juicio. El próximo viernes la red de ‘riders’, RiderxiDiritti, se manifestará en ámbito nacional para pedir un convenio colectivo, protesta a la que se ha adherido la Liga de los Braceros.

La Eurocámara aprobó el pasado febrero una resolución en la que se ilustraba que “el mayor aumento de países en los que se ha prohibido crear o adherirse a un sindicato se produce en Europa: el 40% no lo permite, el 68% ha violado el derecho de huelga y el 50% el derecho a un convenio colectivo”.