Drama humanitario

Bloqueada en Guatemala la caravana con 9.000 migrantes rumbo a EEUU

  • Las fuerzas de seguridad lanzan gases lacrimógenos y aporrean a los que insisten en seguir su camino

  • México blinda su frontera sur ante la eventual llegada de los migrantes

  • Biden prepara una ambiciosa reforma para regularizar el estatus de 11 millones de migrantes

Decenas de migrantes, a bordo de un camión en Guatemala.

Decenas de migrantes, a bordo de un camión en Guatemala. / EFE

Se lee en minutos

Europa Press

El Ejército de Guatemala ha bloqueado este domingo en avance de la caravana migrante que aspira a llegar a Estados Unidos y les pidió que vuelvan a Honduras después de que unas 9.000 personas cruzaran el sábado de manera ilegal la frontera entre ambos países centroamericanos.

Se produjeron choques violentos entre algunos integrantes de la caravana y la policía y los militares guatemaltecos, que lanzaron gases lacrimógenos y aporrearon a aquellos que insistían en avanzar por la fuerza.

"Es imposible que puedan seguir su ruta, los invitamos a que regresen a su lugar de origen, no van a pasar", les aseguró el director de Migración, Guillermo Díaz, según el diario local 'Prensa Libre'. Pero los migrantes aseguran que el retorno a Honduras no es una opción por la falta de oportunidades y la inseguridad que se vive en el país. De momento, se encuentran bloqueados en una carretera del poblado de Vado Hondo, en el departamento de Chiquimula, fronterizo con Honduras.

Guatemala había endurecido los requisitos para la entrada en el país ante la expectativa de una nueva caravana de migrantes en medio de la pandemia del coronavirus y había exigido PCR negativo y pasaporte a quien quisiera cruzar la frontera desde Honduras, requisitos que cumplieron varios centenares que cruzaron la frontera de manera legal antes de que se produjera una entrada masiva de forma ilegal, como se está recogiendo en diversos vídeos en redes sociales:

El Gobierno de Guatemala ha pedido en un comunicado a los gobiernos del istmo centroamericano "tomar acciones" para evitar riesgos de propagación del coronavirus y en concreto ha llamado a las autoridades en Honduras a "contener la salida masiva de sus habitantes".

El Ejecutivo ha señalado que ha declarado el estado de prevención en siete departamentos del país y ha condenado "cualquier acción que incite a realizar migraciones irregulares".

México cierra su frontera

Ante lo sucedido en Guatemala, México ha reforzado su frontera sur para prepararse para la eventual llegada de la caravana.

El Gobierno mexicano se ha unido al guatemalteco en sus reclamos a Honduras a través de un comunicado enviado por la Secretaría de Relaciones Exteriores del país en el que se pide al país centroamericano a que "atiendan, oportunamente, este flujo irregular de personas migrantes, de tal manera que prevengan futuros desplazamientos".

Asimismo, también ha apoyado al Ejecutivo de Guatemala del que ha aplaudido su actuación.

De acuerdo al diario mexicano 'El Universal', cientos de miembros de la Guardia Nacional, personal del Ejército y la Armada se han sumado a los 500 agentes migratorios presentes en la frontera. El Gobierno ha recalcado que atenderá a los migrantes y que el objetivo es que si traspasan la frontera, lo hagan de manera segura y tras una revisión sanitaria.

Te puede interesar

México militarizó su frontera sur después de que la proliferación de las caravanas migrantes hiciera que Estados Unidos amenazara con imponer nuevos aranceles a México. A cambio, el Gobierno de Donald Trump se comprometió a aprobar un plan de ayuda a los estados centroamericanos que no se concretó. Un plan de características similares es también una de las promesas de campaña del presidente electo de EEUU, Joe Biden. El aún presidente extendió el viernes la "emergencia nacional" en la frontera con México, impuesta por primera vez en febrero de 2019 para desbloquear fondos y construir su tan anunciado muro.

El plan migratorio de Biden

Con el adiós de Trump y su retórica racista, miles de personas han puesto rumbo hacia los Estados Unidos confiando en un cambio de política migratoria en Washington. Joe Biden formó parte del gabinete de Barack Obama, que deportó a muchas más personas que la administración conservadora saliente y que ostenta el récord de expulsar a más personas en un año, hasta 419.384 en 2012.


Sin embargo, ese rumbo puede cambiar completamente en las próximas semanas. Según han avanzado los medios estadounidenses, Biden prepara mandar al Congreso un ambicioso plan de reformas para ayudar a los inmigrantes indocumentados que llegan del centro del continente americano. La nueva presidencia plantea dar un camino para la ciudadanía a 11 millones de personas que ya residen en el país pero sin permisos. Durante el periodo de espera de ocho años tendrían permiso de residentes permanentes.


"Es la agenda más agresiva que he visto sobre la reforma de inmigración desde el primer día”, ha señalado a Politico Héctor Sánchez Barba, jefe de la organización a favor de los derechos de los inmigrantes Mi Familia Vota y antiguo crítico de Biden. Ese acceso a la ciudadanía sería más rápido en el caso de los menores de edad, de las personas con un estatus protegido y de los trabajadores esenciales. De terminar aprobándose sería la mayor reforma migratoria desde 1986.

Temas

Inmigración