Primera ejecución federal en 70 años

EEUU ejecuta a la única mujer que permanecía en el corredor de la muerte

La asesina convicta mató a una embarazada en 2004 y le extrajo el feto

Se trata de uno de los últimos actos de la presidencia de Donald Trump

Lisa Montgomery, en una imagen de archivo.

Lisa Montgomery, en una imagen de archivo. / Reuters

Se lee en minutos

En una de las últimas decisiones con el sello de Trump, no ha habido clemencia. La asesina convicta Lisa Montgomery, de 52 años, ha sido ejecutada de madrugada a través de una inyección letal en la prisión de Terre Haute (Indiana), convirtiéndola en la primera mujer ajusticiada a nivel federal en 67 años. Su abogada ha luchado hasta el último minuto para salvar la vida de una mujer apelando a su enfermedad mental sin negar en ningún momento la gravedad de los hechos que cometió. En el 2004, Montgomery asesinó a una mujer de 23 años embarazada de ocho meses, le abrió el útero con un cuchillo de cocina y se llevó al bebé que , por cierto, sobrevivió. Ella no podía tener más hijos. Igualmente salvaje es el pasado de la asesina, violada sistemáticamente por su padrastro y utilizada por la madre para el tráfico sexual.

La sexta mujer sometida a una ejecución federal en la historia de EEUU no podido ver llegar al presidente demócrata Joe Biden que se muestra contrario a la pena capital. Solamente dos días antes, el lunes , un juez había frenado la ejecución para ordenar una revisión psicológica de la condenada al considerar que había dudas sobre su capacidad para entender el motivo de su ejecución -condición sine qua non para aplicarla- por su "divorcio con la realidad". Solo un día después, el Tribunal Supremo dejó en papel mojado la suspensión y ordenó la ejecución inmediata. La decisión estuvo reñida porque tres jueces progresistas estaban en desacuerdo. Ha sido de madrugada, ante un grupo de periodistas testigos colocados en una habitación contigua.

10 hombres ejecutados

Desde la reanudación en julio de las ejecuciones a nivel federal en Estados Unidos, tras 17 años de pausa, se ha aplicado la pena capital a 10 hombres. Además de Montgomery, la Administración Trump prevé ejecutar a dos afroestadounidenses antes de acabar la semana: Corey Johnson, y Dustin Higgs. Sin embargo, podría decirse que, en su caso, contraer el covid puede ser su salvación. Los dos condenados a muerte contrajeron hace poco el covid-19 y la inyección letal podría causarles un sufrimiento ilegal, consideraron los jueces. 

Te puede interesar

Una ejecución requiere que decenas de personas permanezcan en un entorno cerrado, ambiente propicio para la propagación del virus. Por esta razón, los estados estadounidenses han suspendido las ejecuciones durante meses.  El Gobierno de Trump ha hecho todo lo contrario y se ha mostrado partidario de proceder con las ejecuciones lo más rápido posible antes de dejar el poder.

"En las últimas horas de la presidencia de Trump, hay una carrera por ejecutar a personas que han estado en el corredor de la muerte durante años o incluso décadas. Es una locura", denunció en la radio NPR el lunes el senador demócrata Dick Durbin, quien anunció la presentación de un proyecto de ley para detener de nuevo las ejecuciones federales.