Represión política

Arrestos masivos contra la oposición en Hong Kong

  • La policía detiene a medio centenar de políticos y activistas acusados de violar la controvertida ley de seguridad nacional impulsada por Pekín

El activista Lester Shum, rodeado de policías durante su detención este lunes en Hong Kong.

El activista Lester Shum, rodeado de policías durante su detención este lunes en Hong Kong. / TYRONE SIU (REUTERS)

3
Se lee en minutos
Adrián Foncillas
Adrián Foncillas

Periodista

ver +

Una cincuentena de políticos de la oposición y activistas han sido arrestados este miércoles en Hong Kong en la mayor operación policial desde que la controvertida ley de seguridad nacional fuera aprobada en junio del pasado año. Al grupo se le acusa de "subvertir el poder estatal" por organizar y participar en unas primarias ilegales que perseguían el bloqueo del Gobierno de la excolonia.

La campaña ha atacado al movimiento antigubernamental en los frentes político, mediático y legal. En el grupo figuran históricas figuras como los exparlamentarios Helena Wong, Lam Cheuk-ting, Chu Hoy-dick y Claudia Mo o el académico Benny Tai. La variedad de perfiles, con moderados e inflamados, sugiere la vocación universal de la operación y la menguada paciencia de las autoridades.

La policía también ha entregado esta mañana órdenes judiciales en las oficinas del tabloide 'Apple Daily', un pertinaz crítico de los gobiernos de Hong Kong y Pekín, y los portales web Stand News e In-Media. Los dos primeros organizaron foros electorales para los candidatos mientras el último publicitó la votación, señala el diario local 'South China Morning Post'. Una treintena de agentes han entrado en la sede de un bufete de abogados que asesora a los políticos de la oposición y arrestado a uno de sus socios por ayudar a organizar las primarias.

Estrategia "subversiva"

Aquellas primarias de julio están detrás del frenesí policial matutino. Las organizó el bando antigubernamental en cinco demarcaciones para elegir a los representantes que competirían en las elecciones parlamentarias de septiembre. Su llamada "estrategia más de 35", que hacía referencia a la mayoría necesaria en las cámaras, pretendía bloquear la acción del Gobierno y forzar la salida de la jefa ejecutiva, Carrie Lam. Esta ya advirtió de que cualquier acción planteada para bloquear el normal funcionamiento del Parlamento era "potencialmente subversivo". Unos 600.000 hongkoneses, algo menos del 10% de la población, participaron en esos comicios informales y declarados ilegales por las autoridades. La convocatoria electoral para el Legco o Parlamento regional fue suspendida por el Gobierno cuando bregaba con la agresiva tercera ola del coronavirus.

"Tu objetivo era vetar los presupuestos y las iniciativas legales para forzar la dimisión de la jefa ejecutiva", le explicaba esta mañana un agente a un representante del distrito de Yuen Long que grababa su propia detención. El policía aludía a un artículo titulado 'Diez pasos para conseguir daño colateral real' que el político había publicado en la prensa local. La ley de seguridad ha endurecido los castigos del delito de subversión. Los supuestos más agravados contemplan penas que oscilan entre los 10 años de prisión y la cadena perpetua, mientras su participación más atenuada prevé desde tres a 10 años.

Fin al oasis de libertades

Noticias relacionadas

Aquella ley que cocinó Pekín y persigue la subversión, la secesión, el terrorismo y las injerencias extranjeras es vista por muchos en la excolonia como el fin del oasis de libertades en el magma chino. La ley se aprobó tras las protestas de 2019 que sumieron a la capital financiera en el caos, fracturaron su sociedad y hundieron su economía. La defiende Pekín y los hongkoneses hastiados con aquel caos por haber devuelto la paz y la estabilidad. Para el resto finiquita aquel traje de "un país, dos sistemas" que tejiera el arquitecto de las reformas, Deng Xiaoping.

La jornada representa un enorme salto cuantitativo en la aplicación de la ley. En sus primeros seis meses de vigencia había justificado la detención de unas 40 personas y la presentación de cargos contra cuatro. Han bastado hoy unas horas para pulverizar esos registros. La operación llega dos semanas antes del relevo en la Casa Blanca y días después de que China y la Unión Europea firmaran un relevante acuerdo comercial.