Pandemia

Johnson anuncia el confinamiento de Inglaterra a partir del jueves, durante un mes

Las nuevas restricciones incluyen el cierre generalizado de la actividad, excepto los comercios de productos esenciales y los centros educativos

Boris Johnson.

Boris Johnson. / AFP / STEFAN ROUSSEAU

1
Se lee en minutos
Begoña Arce

La rápida expansión del coronavirus, 50.000 casos al día, y el miedo a decenas de miles de muertes este invierno ha llevado a Boris Johnson a poner a toda Inglaterra bajo un segundo confinamiento a partir del jueves hasta el 2 de diciembre. En una conferencia de prensa a última hora del sábado, el primer ministro anunció el cierre de bares, restaurantes, cafés y todos los comercios que no sean esenciales. Los desplazamientos al lugar de trabajo estarán permitidos, para quienes nos puedan trabajar en su domicilio. La orden es permanecer en casa, aunque se podrá salir a hacer ejercicio y reunirse con una persona en el exterior. A diferencia del confinamiento en primavera, las escuelas y universidades, permanecerán abiertas a pesar de la oposición de los sindicatos de enseñanza. El gobierno prolongará un mes más las ayudas salariales que concluían a finales de este mes. “A menos que actuemos va a haber más muertos que en abril”, señaló Johnson. “La Navidad este año", advirtió, "será muy diferente”.   Las medidas serán sometidas a votación el miércoles en la Cámara de los Comunes.  

85.000 víctimas este invierno

Noticias relacionadas

El anuncio tuvo lugar después de una reunión extraordinaria del Gabinete. Johnson también telefoneó al líder de la oposición, el laborista Keir Starmer, quien desde hace tres semanas venía pidiendo el confinamiento. El gobierno defendía sin embargo cierres locales, que afectaron especialmente al Norte, estrategia que se ha demostrado insuficiente  

Las nuevas restricciones se decidieron el viernes, a la vista de las últimas proyecciones de los asesores científicos sobre la rapidez a que avanza el virus y el número de víctimas mortales que podría alcanzar las 85.000 este invierno a un ritmo de 4.000 fallecidos diarios. Todas las proyecciones son peores que los pronósticos más graves que barajaba el gobierno. A eso se sumó un informe sobre la capacidad de los hospitales, que pueden llegar a verse saturados en pocas semanas, incluso en las partes de Inglaterra en las que el nivel de contagios es menor.